Jueves, 30 de Junio de 2022

El sciolismo también valoró el encuentro con Vidal

"Los encuentros, que ya veníamos teniendo con los próximos ministros, se van a intensificar para lograr lo que queremos, una transición ordenada y también fructífera", aseguró el Jefe de Gabinete bonaerense, Alberto Pérez, que evitó la polémica por el sueldo y las dudas que sembró María Eugenia Vidal, la electa Gobernador de la provincia.

26-11-2015



La reunión entre María Eugenia Vidal y Daniel Scioli fue un avance importante en el camino a una transición que, al menos dentro de la provincia, parece mejor encaminada que a nivel nacional. Si Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri tendrán nulo contacto hasta un día antes del cambio de mando, la cosa viene mejor en suelo bonaerense: durante la campaña previa a la segunda vuelta, la Gobernadora electa encabezó dos encuentros junto a sus hombres de confianza, entre ellos Hernán Lacunza, y los principales funcionarios sciolistas, con Silvina Batakis a la cabeza.

Eran dos señales positivas que, ayer, terminaron de confirmarse cuando Scioli recibió a su sucesora y además puso la sala de prensa a disposición para que comunicara los matices de la cumbre.

Vidal hizo una valoración esencialmente positiva de la reunión, pero también dejó comentarios preocupantes sobre las cuentas pendientes: no hay acuerdo respecto a las cuentas públicas -el sciolismo asegura que deja una gestión casi sin déficit, al tiempo que el equipo económico de la primera esgrime que, por el contrario, el rojo es importante- y también resuena el fantasma del aguinaldo, cuya segunda parte tendrá que ser abonada en pocas semanas.

La administración de Scioli liquidará los salarios de noviembres antes de concluir, siendo una de sus últimas actividades, pero el último sueldo y el SAC quedarán para la sorpresa del PRO. Y ésta, lejos de llevar tranquilidad, encendió la mecha aludiendo que no está absolutamente asegurado y que necesitará, en todo caso, del apoyo financiero nacional que -afortunadamente para ella- estará en manos de su jefe político.

Los aguinaldos serán pagados en tiempo y forma, no cabe la menor duda. El objetivo era pasarle las facturas a Scioli y minar el fin de su mandato.

Eso mismo argumentó la propia María Eugenia Vidal en su contacto con la prensa, aunque después salió a hablar el Jefe de Gabinete actual, Alberto Pérez, vocero del Mandatario bonaerense. "Quiero una transición ordenada y fructífera", aseveró y comentó que "los equipos ministeriales de Scioli van a seguir desde hoy y hasta la asunción de Vidal", a sólo dos semanas.

"Trabajando con los funcionarios de la nueva administración", describió el jefe de los ministros sciolistas.

"Los encuentros, que ya veníamos teniendo con los próximos ministros, se van a intensificar para lograr lo que queremos, una transición ordenada y también fructífera; así estamos trabajando y ese es el ánimo", siguió el funcionario.

Más allá de la polémica por el sueldo anual complementario, que eventualmente será saldada y quedará como anécdota, los signos son positivos de cara a lo que viene en poco tiempo y todo parece ir a buen puerto.
Regresar