Martes, 30 de Noviembre de 2021

La Matanza de Klaukol sigue matando gente

Pasan los años, los meses, los días y los vecinos del barrio comúnmente conocido como La Mercedes siguen padeciendo innumerables problemas de salud a causa de la planta que Parex Klaukol tiene en Virrey del Pino, en el corazón de La Matanza. Los vecinos reclaman, mientras las autoridades -incluidas las judiciales- miran para otro lado. Susana Aranda, abanderada de esta causa que Buenos Aires 2punto0 investigó el año pasado, pasó en limpio el estado de situación al programa radial de nuestra agencia de noticias. Otro imperdible testimonio.

08-09-2015


"Acá literalmente es tierra de nadie y las multinacionales parece que tienen impunidad de por vida", es la reflexión de Susana Aranda, que vive en el barrio La Mercedes y está expuesta -como todos sus vecinos- a la contaminación de Parex Klaukol, la empresa francesa radicada en Virrey del Pino y que cuenta con otras seis fábricas en el país.

Pasan los años y la situación de este asentamiento es esencialmente la misma. Exposición a graves problemas de salud como producto del material particulado despedido por las tolvas de la planta, un material conformado por distintos metales y elementos emanados para fabricar los productos que provee esta compañía.

Es un componente que los habitantes del lugar no sólo respiran sino que encuentran impregnado por todos lados, desde las plantas a los techos de sus casas y su propia piel. Situación que trae aparejadas enfermedades respiratorias, inconvenientes neurológicos, casos de leucemia fulminante, sobre todos en los más chicos.

La cara más visible de este reclamo, Susana Aranda, volvió a la carga contra la empresa y disparó también a la Municipalidad, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), autoridades de la ACUMAR y el Poder Judicial, especialmente el juez Juan Pablo Salas, a cargo del caso. "Las cámaras judiciales de San Martín le dicen al juez Salas que tiene que seguir investigando", apuntó.

"Esto es así, es la realidad; porque nosotros lo tenemos comprobado. Vinieron los toxicólogos del ACUMAR, hicieron los estudios y confirmaron todo", mencionó y recordó que esto sigue todo el tiempo, como pasó durante la semana pasada, con el fallecimiento de un menor y tiempo antes con la muerte del hijo de un señor que ella conoce.

"No tenemos agua potable porque la que puso Espinoza tiene metales. Sin cloacas, sin pavimentos, sin nada. No se hizo nada", recalcó y enfatizó que "acá los chiquitos padecen esto debido a los metales pesados" que aspiran de manera involuntaria. También acusó que las autoridades "ocultan información" a los vecinos, que ocupan varias manzanas a la redonda y son alrededor de 300 hogares afectados.

"No tenemos acceso a la información. Eso también es un delito, porque ACUMAR y el juez Salas tapan la verdad. Esto es así", manifestó la mujer, a Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

"El juez no investigó y no hizo un análisis de verdad para llegar a esto. Parece que la verdad no existe, no está, no sé. Es hora que hagan algo", continuó.

Y concluyó con la siguiente frase: "Siempre el hilo se corta por lo más fino. Y nosotros vivimos encerrados en nuestras casas".


Regresar