Jueves, 30 de Junio de 2022

Cambios de época en importantes rincones del Conurbano

Los oficialismos de distritos como Malvinas Argentinas, Hurlingham, Moreno, San Vicente, Merlo, Tres de Febrero y San Miguel son algunos de los pagos que dieron que hablar el domingo pasado. Mariano West, Daniel Di Sabatino y Raúl Othacehé no estarán en octubre; Jesús Cariglino, Luis Acuña, Hugo Curto y Joaquín De La Torre llegan condicionados. Qué pasó en esos rincones, algunas claves de los resultados más llamativos -algunos no tanto- del GBA.

17-08-2015



Por Hernán López

Las elecciones primarias, aunque no todas definitivas, marcaron un cambio de época en algunas zonas del Conurbano que andaban pidiendo una vuelta de tuerca hace largo rato y, por distintos motivos, eso no sucedía hasta ahora. Desde Jesús Cariglino en Malvinas Argentinas y Luis Acuña en Hurlingham a Mariano West en Moreno y Daniel Di Sabatino en San Vicente, por nombrar sólo algunos casos testigos, quizá los más relevantes.

Todos tienen la particularidad de haber perdido, o recibido menos votos, que jóvenes postulantes, todos encuadrados dentro del peronismo pero identificados con el sector del kirchnerismo más duro. Y que tienen otra singularidad: llevan años construyendo en sus pagos chicos, estando cerca de los vecinos, a pesar que sólo saltan a la fama recién ahora.

La base de su tarea militante es fuertemente territorial, en sintonía con el Gobierno nacional y provincial, además de la actitud propositiva.

Más allá de esas virtudes, también pesa el ingrediente netamente local. Malvinas Argentinas, Hurlingham, Moreno o San Vicente llevan años de atraso en materias básicas, como los servicios de cloacas, agua potable o conexión a la red de gas, por no mencionar el déficit en pavimentación o problemas de salud -Malvinas, por ejemplo, tiene un sistema perverso que generó cientos de casos por mala praxis y varias muertes, mientras que Hurlingham supera largamente la media del Gran Buenos Aires en Mortalidad Infantil-.

A esto hay que sumar Merlo, donde Raúl Othacehé perdió una interna increíble, aunque su verdugo sea -en ese caso- alguien con mañas parecidas a las suyas y que responde a Cariglino como Gustavo Menéndez, líder de la agrupación Grande Merlo y concejal local. También hay signos de interrogación en las huestes de Hugo Curto, Intendente de Tres de Febrero que ganó por apenas un punto y corre el riesgo de caer en octubre, en ese caso ante Cambiemos, cuyo aspirante único será Diego Valenzuela, del PRO.

También hubo una sorpresiva derrota en San Miguel, donde el jefe comunal, Joaquín De La Torre, cayó contra el conjunto de los votos logrados por el FpV -su candidato será Franco La Porta en octubre-.

Los problemas históricos de gestión tienen un complemento no menos importante: el atornillarse en el poder, la desesperación por conservarlo, los escándalos de corrupción y la violencia política contra la oposición local, factores que constituyen un peligroso imaginario para el vecino común, quien, frente a esas calamidades, ve su calidad de vida deteriorada año a año.

Estos distritos, ciertamente, no son los únicos con problemas de esta magnitud. Pero el grado de severidad que registran, y la impunidad de sus mandamases, dieron la nota en las urnas. Algunos ya quedaron atrás, otros corren ese riesgo. Hay pronósticos abiertos.

Regresar