Sábado, 24 de Octubre de 2020

Bahía Blanca: Un acertijo más para octubre

Cambiemos fue la opción más votada por casi 5 puntos de diferencia sobre el FpV. Marcelo Feliú le ganó la interna k a Iván Budassi, Héctor Gay será el representante del PRO y Dámaso Larraburu, más rezagado, también será de la partida por el massismo aunque con menos margen.

12-08-2015



Bahía Blanca presentaba, a priori, uno de los escenarios más interesantes dentro de la provincia, no sólo por el peso que tiene sobre los votos en la Sexta Sección Electoral sino los espacios en disputa y los resultados del 2013. Allí ganó Francisco De Narváez en las primarias, un auténtico batacazo, y domina cierto descontento del electorado hacia el Frente para la Victoria.

El sector político que históricamente canalizaba el desencanto de los bahienses por el peronismo en general era la Unión Cívica Radical, que dominó el partido entre 1983 y 2003 hasta que cayó en desgracia, entre otras cosas por la salida de Fernando De La Rúa del poder nacional dos años antes. Desde entonces, una parte de la ciudadanía local deambula de un espacio a otro, sin una fuerza hegemónica.

En el Frente para la Victoria, esta vez, iban dos postulantes de importante crédito para el electorado local: descartado Cristian Breitenstein, que ganó dos elecciones y casi no estuvo en el sillón de mando entre 2007 y este año, los dos contrincantes eran el diputado provincial Marcelo Feliú, históricamente cercano a la figura de Florencio Randazzo, e Iván Budassi, hombre de Daniel Scioli y director ejecutivo de ARBA.

El ganador fue Feliú por un margen importante, aprovechando el buen crédito en el distrito.

Budassi, en este caso, probablemente pague los platos rotos por su cercanía a Breitenstein, el ministro de Producción que cumple un rol importante en el Gabinete de Daniel Scioli pero eso es a costa de su alejamiento del pueblo bahiense que -nuevamente- confió en él no una sino dos veces luego de ser interino antes de ganar por primera vez.

El FpV sacó el 32,62 por ciento de los votos: el 75,01 quedó para Feliú y el 24,99 para Budassi.

El PRO logró una alianza con Héctor Gay y éste, sin inconvenientes, ganó la interna. El también legislador provincial y ex denarvaísta venció en las PASO del último domingo y sacó boleto para competir en las elecciones generales de octubre, con la ventaja de haber sido, él individualmente y su frente como colectivo, el más votado en las urnas.

Cambiemos, además, obtuvo el 37,07 de las adhesiones.

Por el Frente Renovador no competía Gustavo Bevilacqua -actual jefe comunal y enlistado para jugar por una banca en el Congreso nacional-; la estrella principal era sorpresivamente un dirigente de poco afecto localmente como Dámaso Larraburu, probablemente el peronista con más influencia en los corrillos políticos locales y, paradójicamente, uno de los más detestados por la opinión pública.

Larraburu hizo gala de ese descrédito -todo lo opuesto a Feliú, por caso- con una pésima actuación general. Sí tuvo el triunfo en el chico del massismo, pero el resultado global no fue alentador en absoluto: sólo el 13,38 por ciento del total con un 73,15 por ciento de ese caudal en manos de Larraburu.
Regresar