Viernes, 20 de Mayo de 2022

Macri pasó por Lomas el fin de semana

Para tratar de dejar atrás varios días de frustraciones, el precandidato de Cambiemos y líder del PRO recorrió el distrito de zona sur con maría Eugenia Vidal, postulante a Gobernadora bonaerense, y Gabriel Mércuri, anotado en la competencia local. Apuntó a las cuentas pendientes en el Conurbano, incluyendo red cloacal, conexión a la red de gas, asfalto, entre otros.

27-07-2015



A dos semanas para las PASO, y pocos días después del balotaje en la Ciudad de Buenos Aires, el líder del PRO y precandidato de Cambiemos volvió a pasar por el Conurbano con una recorrida por Lomas de Zamora, el distrito más importante del sur y segundo en toda el área metropolitana, donde continuó con la retórica de los últimos tiempos junto a sus candidatos.

El Jefe de Gobierno porteño propuso como ejes el "mejoramiento del transporte público, la terminación de la red cloacal, pavimentación, profundización de la educación y el mejoramiento de la seguridad" teniendo como base el trabajo que "se llevó a cabo en Capital Federal con la Policía Metropolitana" durante una visita a la capilla San Cayetano.

"Se prometieron cloacas a mucha gente y se lo cumplieron a muy pocas. Venimos a decir que vamos a terminar con las obras y con todo lo que falta, y cuando nuestro Gobierno termine, todos podrán decir que ya accedieron a las cloacas básicas", subrayó y explicó que "nadie puede resignarse a tener cloacas, agua corriente y gas, es algo tan básico como los planes sociales y poder jubilarse".

También agregó: "Claramente se le puede ganar al poderoso Gobierno nacional, no sólo Lomas, sino en la Gobernación y la Presidencia".

Esos últimos conceptos eran pronunciados con su precandidata a Gobernadora de la provincia, María Eugenia Vidal, pegada a Macri en cada una de sus paradas, y el elegido para competir por la Intendencia del pago chico, Gabriel Mércuri, concejal local e hijo del histórico dirigente peronista Osvaldo Mércuri, quien, alguna vez, presidió la Cámara de Diputados bonaerense.

Cabe recordar que Macri viene de una semana complicada marcada por dos grandes factores. El primero fue su ajustada victoria en la Ciudad de Buenos Aires, donde Horacio Rodríguez Larreta venció a Martín Lousteau por apenas tres puntos de ventaja y sacó un margen menor a los cálculos esperados inicialmente, y otro el cambio de discurso durante el acto triunfal.

El ingeniero, el postulante opositor mejor ubicado en las encuestas, prometió que mantendrá algunas de las políticas más características del Gobierno nacional en estos 12 años, incluyendo las políticas previsionales, la Asignación Universal por Hijo, las estatización de Aerolíneas Argentinas y el control sobre YPF, algunas medidas que, en su momento, él mismo rechazó y criticó de manera pública.

Lejos de eso, el alcalde capitalino emprendió un viraje que el Frente para la Victoria utilizó para ironizar contra él. Y que también condenó el resto de la oposición, desde Progresistas a los candidatos de la alianza UNA, conformada por José Manuel De La Sota y el más interesado en su caída, Sergio Massa, tercero en los sondeos y primero hasta fines del año pasado.
Regresar