Martes, 1 de Diciembre de 2020

Macri también le dijo que no a Posse

En su apuesta de jugársela por los "puros", el precandidato presidencial y líder del PRO bendijo explícitamente a Guillermo Montenegro durante el encuentro del viernes, en Mar del Plata. Se sacó una foto con el ministro de Seguridad porteño luciendo una remera que leía la inscripción "Guillermo Montenegro 2015". Un cachetazo para Gustavo Posse, que pedía pista en el macrismo.

06-06-2015



El líder del PRO, Mauricio Macri, aprovechó la reunión organizada en Mar del Plata para sacarse una foto con el ministro de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, y ponerse la camiseta con la consigna proselitista. Una imagen que es interpretada como guiño a la postulación de este último y un duro rechazo -otro más- para Gustavo Posse.

Esto es en respuesta evidente a los trascendidos de los últimos días, que daban por sentada una candidatura del Intendente local con la boleta del macrismo.

La actitud del Jefe de Gobierno porteño va en sintonía con la adoptada a nivel provincial y respecto a una hipotética alianza con Sergio Massa, la versión que más corre en la política actualmente. Cabe recordar que en el encuentro de ayer, realizado en Torre de Manantiales, el ingeniero volvió a descartar cualquier acuerdo con el tigrense y entronizó, en cambio, a su elegida de siempre en suelo bonaerense, María Eugenia Vidal.

Y la misma posición guarda Macri con vistas a San Isidro, donde acompaña a su postulante "puro" en lugar de estrechar manos con Posse, que estuvo cerca de su armado hasta fines del 2012 pero prefirió a Massa en las elecciones del año siguiente. El sanisidrense eventualmente rompió con el Frente Renovador y trató de recostarse nuevamente sobre Macri; jamás recibió el beneplácito de ningún dirigente.

Esto es importante de recalcar porque, en los últimos meses, el espacio de Massa viene en caída libre y perdiendo a figuras de peso casi todas las semanas. Pero lo cierto es que la diáspora arranca en enero con la salida de Posse, que pegaba el portazo en medio de un escándalo judicial con la suegra del ex Jefe de Gabinete, la concejala y ex legisladora nacional Marcela Durrieu, que hizo una denuncia contra la Municipalidad de San Isidro por presunta malversación de fondos y logró que el fiscal Jorge Di Lello hiciera lugar a esa presentación.

En ese momento, Posse hablaba de una conjunción entre Massa y Macri, entendiendo que, si no, ganaría el Frente para la Victoria y más puntualmente Daniel Scioli, el primero en las encuestas. Y su idea era constituir una alianza con el macrismo que fue negada sistemáticamente en estos cinco meses, no sólo por el alcalde de Capital Federal sino por cuanta figura de ese espacio tuvo la oportunidad de enfatizarlo, incluyendo a María Eugenia Vidal, Jorge Macri y Gabriela Michetti.

Ante la falta de una boleta realmente competitiva, y estar casi condenado a jugar con lista corta este año, Posse descartó sus sueños de postularse a la Gobernación bonaerense y anunció, semanas atrás, que volverá a buscar el trono local por quinta vez consecutiva. Es Intendente desde 1999 y ganó todas las elecciones en estos 16 años.
Regresar