Domingo, 1 de Agosto de 2021

"La mejor actitud que puede tener Posse es retirarse"

El massismo no anduvo con rodeos y dobló la apuesta, aun cuando terminan de blanquear el difícil momento interno. Quien pidió que el Intendente de San Isidro -y precandidato a Gobernador del Frente Renovador- salga es el senador provincial José Luis Pallares. Repaso del tablero local.

15-01-2015



Luego que el Intendente de San Isidro, Gustavo Posse, dinamitara la interna del Frente Renovador con sus declaraciones, el senador bonaerense de la fuerza salió a cruzarlo y prácticamente pidió que abandone el redil cuanto antes. "Si el hecho de procurar generar nueva capacidad dirigencial, el hecho de cobijar en nuestra seno varios sectores de la sociedad, como político, le hace daño a Posse en lugar de mejorar la performance que él mismo debe pretender tener, la mejor actitud que puede tener es retirarse", observó.

"La verdad que si se siente incómodo, la mejor actitud que puede tener es retirarse", agregó José Luis Pallares.

Y también consideró que algunos "han tomado la campaña electoral con mucha vehemencia marketinera" en este comienzo del 2015, cuando faltan apenas 8 meses para las primarias.

"Algunos la han tomado desde el punto de visto del contacto con la gente como es el caso de Sergio Massa, realizando actividades que tienen que ver con el día a día de los veraneantes, y otros la han tomado desde el marketing político, que no le hace bien al veraneante", advirtió el legislador opositor, uno de los primeros en comenzar a trabajar cerca de Sergio Massa, a fines de 2012.

Cabe recordar que Posse había tenido conceptos realmente duros que, puertas adentro, cayeron como un baldazo de agua fría. Si bien no desconocían las incomodidades de Posse, tampoco esperaban una reacción como esa.

El Jefe comunal argumentó que, con la mirada en 2015, Daniel Scioli y Mauricio Macri están un escalón por encima de Massa. "En una escala superior juega Scioli que, nos guste o no nos guste, es Gobernador hace ocho años. Macri también viene de una escala superior, tiene un lugar de largada nacional, porque la Ciudad de Buenos Aires es una Gobernación", analizó.

"Massa podría ir de Vice de Macri", lanzó a continuación.

Y hasta reconoció los problemas de armado y estructura que el massismo indudablemente mantiene desde 2013. "No es que nosotros somos súper fuertes en la provincia. Con este club de precandidatos, con esta federación de candidatos, tenemos entre 18 y 20 puntos y a esta altura se suponía que seríamos entre 70 y 80 intendentes", indicó.

"Mi tesis es que, si no hay un acuerdo en la oposición, el Gobierno sale de un escalón superior. Hay que ser generosos y ofrecer un cambio después de décadas del mismo signo político", insistió el ex radical y concluyó que "así no se le gana a Scioli", admitiendo lo que en la mesa chica de Massa está casi vedado, esto es, que el Gobernador bonaerense está mejor posicionado en los sondeos de opinión e intención de votos.

Posse reaccionaba luego de una denuncia por desvío de fondos que formuló, en San Isidro, la suegra del tigrense, nada menos que Marcela Durrieu, concejala local y precandidata a Intendenta. Una acusación que tomó el fiscal federal Jorge Di Lello, devino en una acusación formal y está vinculada a unos fondos por 400 millones de pesos que el distrito recibió -entre 2005 y 2007- para urbanizar villas y asentamientos precarios.

Es imposible no conectar esa última causa con la reacción de Posse en los últimos días. Su pase a PRO sería un hecho. Habrá que ver qué decisión toma en febrero.
Regresar