Lunes, 6 de Diciembre de 2021

El massismo se sigue derrumbando en la Legislatura

La senadora Patricia Segovia y el diputado Mario Giaccobe, ambos cercanos a Darío Giustozzi, abandonaron el bloque del Frente Renovador en sus respectivas cámaras. En Senadores, el FR queda todavía más lejos de la mayoría que llegó a tener en 2014. En Diputados, volvió a hundirse.

13-05-2015



En las últimas horas, fuentes parlamentarias de la provincia confirmaron que otros dos legisladores abandonaron el barco del massismo, restándole todavía más peso a los dos bloques de ese espacio. En este caso, el portazo corre por cuenta de la senadora Patricia Segovia y el diputado Mario Giaccobe, ambos referenciados en el sector de Darío Giustozzi.

Esto ocurre, naturalmente, tras el alejamiento del propio Giustozzi, que confirmó los rumores durante el último fin de semana y anunció que salía del Frente Renovador luego de dos años como miembro fundamental. Eso significó un escándalo para esas filas, sobre todo por las críticas que profirió el ex Intendente de Almirante Brown.

La salida de Segovia complica el andar de la bancada massista, porque resta una mano cuando, hasta hace cuatro meses, tenía la primera minoría con 20.

Desde enero a esta parte, el que inició la fuga fue el senador provincial Roberto Costa, hombre históricamente ligado con la Unión Cívica Radical y en particular Gustavo Posse, el Intendente de San Isidro. Eso era cuando el jefe comunal comenzaba a tomar distancia y emprender un acercamiento -a la postre fallido- a las huestes de Mauricio Macri, que nunca terminó de recibirlo con los brazos abiertos y plantear cierta frialdad hacia él.

Además de Costa, otro possista que saltaba era el diputado Walter Carusso.

En marzo de este año, otro que salió del FR fue el senador Alfonso Coll Areco, oriundo de San Miguel y que llegó a ocupar su banca, no obstante, por la Séptima Sección Electoral. Coll Areco abandonó el massismo por sus diferencias con Joaquín De La Torre, puntualmente la imposibilidad de competirle en la interna local este año, y empezó a trabajar a la par de Scioli.

Casi al mismo tiempo, por otro lado, el mismo camino tomaba Baldomero Álvarez de Olivera, dueño de una banca dentro de la Cámara Alta desde 2011 y ex alcalde de Avellaneda por 16 años. "Cacho" Álvarez había tenido un tardío ingreso a las proximidades de Massa en 2013, después de las primarias que fueron favorables a él, pero cambió de rumbo en abril, también decidido a recostarse detrás del Gobernador bonaerense y precandidato presidencial del Frente para la Victoria.

Con las salidas de Costa, Coll Areco y Álvarez de Olivera, así, el bloque de Massa bajaba de 20 a 17 integrantes en total, mientras el FpV subió, en ese ínterin, a 21 en total (más los aliados Mónica Macha y Mario Ishii).

Ahora que también Segovia dice adiós, el massismo queda con 16 y si ella vuelve a la tira oficialista, como todo indica, el FpV recuperará el virtual quórum propio en el recinto, una llave maestra en año electoral como el actual. Un panorama absolutamente distinto a lo que aparecía en el horizonte hasta 2014, cuando los massistas tuvieron los números para complicar el tratamiento de proyectos claves y forzar decretos del Poder Ejecutivo (Policía Municipal) o negociaciones hasta de último minuto (la nueva ley de los municipales).

Giaccobe deja a sus ahora ex aliados con un peón menos y es probable que Sergio Villordo, otro diputado, vaya por esa senda. Pero en la Cámara Baja el massismo, sin embargo, nunca tuvo demasiado peso.
Regresar