Viernes, 29 de Mayo de 2020

Ferraresi le tiende un puente a "Cacho"

El actual Intendente de Avellaneda evitó las diferencias y saludó la incorporación de su antecesor y ex compañero de andadas, Baldomero Álvarez de Olivera. "Preferible que estén de nuestra parte y no de otra", sentenció.

07-05-2015



El Intendente de Avellaneda, por primera vez, rompió el silencio tras saberse que su rival local y antecesor, Baldomero Álvarez de Olivera, trabajará para la candidatura presidencial de Daniel Scioli, que asoma como el mayor favorito en la interna del Frente para la Victoria. Es importante porque los dos dirigentes guardan fuertes diferencias desde el divorcio que tuvo lugar a comienzos del 2012, apenas meses después de que el primero fuera electo oficialmente en los comicios.

Jorge Ferraresi, cabe aclarar, había sido el alcalde interino entre fines de 2009 y 2011.

Y cuando "Cacho" Álvarez decidió no buscar la renovación de su mandato y jugársela por una senaduría provincial, Ferraresi aparecía como el delfín natural para esa elección. Por años había sido el secretario de Obras Públicas y luego secretario de Gobierno local, de forma que era percibido como la mano derecha de Baldomero.

Pero Ferraresi empezó a mostrar una importante cuota de autonomía en 2012, más pegado a línea del Gobierno nacional y cercano a varios funcionarios del Gabinete k, especialmente Carlos Tomada, el ministro de Trabajo. También tenía excelente relación con el Vicegobernador de la provincia, Gabriel Mariotto, cuando este último daba sus primeros pasos en el cargo y hacía las veces de "comisario" virtual en el entramado bonaerense, es decir, el supuesto elegido de Cristina Fernández de Kirchner para controlar las aspiraciones de Scioli.

Las coordenadas políticas cambiaron radicalmente desde esa fotografía y la cosa para este año viene con otro perfil. Ya casi nadie discute la pertenencia de Scioli a las filas del kirchnerismo -en 2012, por caso, "Cacho" Álvarez apostaba por el Gobernador bonaerense, entendiendo que eventualmente rompería con la Casa Rosada- y Mariotto está en absoluta sintonía con su postulación presidencial.

Frente a ese escenario, el año y medio que Baldomero Álvarez de Olivera formó parte del massismo no rindió sus frutos y ahora, lejos de eso, observa en el Mandatario provincial el hombre ideal.

Esto produce una tensión natural con Ferraresi, una puja que había sido resuelta en 2013 cuando Baldomero, precisamente, partió a las huestes de Sergio Massa y su Frente Renovador, recientemente conformado. No obstante, los dos hombres fuertes de Avellaneda vuelven a coincidir y la primera novedad es que los concejales "cachistas" no optaron por sumarse a la bancada del FpV, donde conviven los hombres y mujeres del ferraresismo, sino armar un colectivo propio que dio tela para cortar: presentaron varios pedidos de informes incómodos para la Municipalidad, marcando territorio.

Pero Ferraresi aplaca los ánimos y trata de llevar un mensaje conciliador. "Preferible que estén de nuestra parte y no de otra. Creo que muchos compañeros van a volver al Frente para la Victoria y tendrán las puertas abiertas", señaló la máxima autoridad del distrito, en diálogo con el programa radial Política del Sur.

Habrá que ver cómo recibe ese puente el sector de Baldomero. Tema pendiente.
Regresar