Miércoles, 21 de Octubre de 2020

La puja política Ferraresi-FESIMUBO impacta en la paritaria

El gremio municipal de Avellaneda rechazó el aumento ofrecido por el Intendente y pide otras mejoras, como la efectivización de los cargos y la reincorporación del personal despedido. El sindicato exige un nuevo encuentro. De fondo, el diputado provincial Hernán Doval, hombre fuerte de la federación, no descarta una candidatura a Intendente y jugar en la interna del FpV.

31-03-2015



Mientras continúa la interna entre el sector del Intendente local, Jorge Ferraresi, y el posible candidato alineado con la federación municipal, Hernán Doval, en Avellaneda es tiempo de paritarias con el sector comunal y es indudable que la discusión salarial adquiere índole política. La Municipalidad ofreció un aumento del 37 por ciento, aunque en dos cuotas diferenciadas: 22 por ciento a partir de marzo y el 15 por ciento restante hacia el mes de agosto.

La Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses (FESIMUBO) exige otros tiempos pero también un "sinceramiento salarial" que, en general, incluya el pase de los montos adicionales a sueldo básico e incorporar una serie de temas hasta ahora marginados de la discusión, como, por ejemplo, la efectivización y la reincorporación de personal despedido.

Los municipales realizaron un plenario el pasado jueves y las bases decidieron no acompañar la oferta del jefe comunal, a la espera de mejoras.

Esta es la primera paritaria oficial, reconocida legalmente, desde la aprobación del nuevo estatuto municipal que -entre otras cosas- agregó el derecho a las negociaciones salariales con los municipios, un pedido reclamado por más de dos décadas. La iniciativa fue presentada por Doval, el hombre con intenciones de posicionarse como postulante local, y tuvo el visto bueno de las dos cámaras en noviembre del año pasado.

Para el legislador, secretario adjunto de la FESIMUBO, fue un auténtico caballito que saca a relucir. Un triunfo personal que sirvió para sacarlo del ostracismo y colocarlo en el mapa local.

Ferraresi y Doval vienen de un año a puro conflicto, con una serie de puntos polémicos: el alcalde del distrito despidió de la administración local a cuatro personas cercanas a este último, incluido su hermano, además de quitarle el Código de Descuento a la Mutual de Trabajadores Municipales de Avellaneda, que él mismo conduce, y auspiciar el lanzamiento de un nuevo gremio.

Antes de eso, los dos llegaron a ser aliados en el Concejo Deliberante por un año, entre fines del 2012 y 2013. Doval fue un dirigente estratégico cuando la máxima autoridad local rompió con su antecesor, Baldomero Álvarez de Olivera, y tuvo que reamar su bloque en el cuerpo deliberativo, incluyéndolo entre sus filas y ubicándolo como jefe de la bancada.

Pero desde que Doval empezó a juguetear con la idea de candidatearse en 2014, luego de asumir su banca como diputado provincial por la Tercera Sección Electoral, Jorge Ferraresi emprendió la embestida antes citada.

La disputa llega ahora, aunque sea desmentido por los propios protagonistas, a la paritaria del sector municipal, uno de los momentos más incómodos para los intendentes y más en año electoral como este.
Regresar