Domingo, 1 de Agosto de 2021

Proponen que una empresa estatal gestione el control y dragado del río Paraná

Uno de los debates políticos de mayor intensidad en este 2021, es el que se da alrededor de la red troncal navegable del Río Paraná, más conocida y mal llamada, Hidrovía, por donde salen nuestras exportaciones de cereales y también la evasión de miles de millones de dólares.

24-05-2021



(InfoGEI).- Al cumplirse el vencimiento de la concesión a la empresa Hidrovía S.A., encargada de la tarea del dragado del Río Paraná que permita la navegación de buques de grandes dimensiones, sectores del campo popular comenzaron a plantear la necesidad de que el Estado nacional tome el control de una vía estratégica para el comercio exterior argentino. Por allí sale el grueso de los granos y productos que derivan de su industrialización. Es decir, miles de millones medido en divisas.

En diálogo con Radio Grafica, Adrián Silva, Secretario General de la Asociación Asociación del Personal de Dirección de Ferrocarriles Argentinos ? Administración General de Puertos y Puertos Argentinos (APDFA), además dirigente de la Corriente Federal de Trabajadores, planteó que la postura del sindicato.

"Todo lo que significó la política de los años noventa está quedando a la vista. Se está decidiendo si el control por la circulación de nuestros ríos lo va a tener el Estado nacional o va a estar en manos de una empresa que va a ganar dinero con el cobro de peajes y que de alguna manera regula, o no regula, lo que circula", explica Silva.

"Está en debate si se cambia o no el modelo de los años noventa. La Hidrovía no existía, fue una empresa que se creó en esos años para hacer el dragado del Río Paraná. Ahí vino el auge de la exportación de granos, la desregulación del sistema portuario argentino, de la aparición de puertos privados que no existían previamente. Esta empresa Hidrovía comenzó a tener el control con el dragado para que los barcos cada vez más grandes puedan llegar a los puertos por los cuales se saca la producción", describe el referente de la Corriente Federal de Trabajadores.

Cambio de rumbo

"La opinión de nuestro sindicato es que se debe cambiar el rumbo. Esto fue planteado en las reuniones de los equipos técnicos que trabajan para el Frente de Todos y el Instituto Patria. De entrada propusimos una empresa estatal de dragado y la coordinación de todos los puertos del país, algo que hoy no existe. Propusimos que la Administración Nacional de Puertos que es una empresa del Estado nacional, que hoy está limitada a tener una posición concedente del puerto de Buenos Aires, se transforme en el ente de contralor y de regulación de todos los puertos argentinos", amplió Silva.

El Ministerio de Transporte, encargado de resolver la situación, hasta ahora no ha dado señales de buscar una estatización de la Hidrovía sobre una concesión que venció el 30 de abril pasado y que extendió por noventa días provisoriamente. Ni el recientemente fallecido ministro del área, Mario Meoni, ni el actual, Alexis Guerrera dieron señales de avanzar en esa dirección, la postura fue sostener el statu quo en cuanto a que actores privados sean los encargados de gestionarla. Actualmente Hidrovía S.A. está en manos de una sociedad compuesta por la empresa belga Jan de Nul y el grupo argentino Emepa.

Retomar la soberanía

"Creo que el Gobierno tiene en su pensamiento y filosofía que el Estado retome una conducción más firme del control de los ríos. Pero entiendo que enfrente tiene una oposición a esta decisión muy fuerte, de intereses y grupos económicos muy importantes", evalúa Silva.

"Estamos enfrentando una decisión que es retomar la soberanía, asumir la defensa del interés general y acá todos sabemos que los puertos privados declaran una producción que no sabemos si es real. Tenemos serias sospechas que se declare lo que realmente sale. Eso es dinero de impuestos para el país", afirma Silva.

Apoyo al Gobierno

"Desde el Movimiento Federal por la Soberanía Nacional que integro estamos apoyando al Gobierno para que pueda tomar las medidas y que tenga apoyo popular. Lo que se hizo en los 90 con los ferrocarriles, las empresas del estado, de energía, con Sómisa y los puertos, yo me opuse, pero tuvo apoyo popular. Tomar las decisiones para desandar ese camino también requiere apoyo popular. Queremos darle masa crítica al gobierno para ir en esa dirección".

"Creo que el Estado debe tomar una participación directa. Ser eficiente desde el Estado es una decisión política, tenés las herramientas, los compañeros y expertos en el tema que pueden ayudar a que el Estado sea eficiente si lo quiere ser. Las cuestiones estratégicas deben estar en manos del Estado", cerró Silva.
Regresar