Domingo, 20 de Septiembre de 2020

A cuatro años de su asesinato, siguen pidiendo justicia por Diego Roda

Se cumplen cuatro años del asesinato de Diego Roda, un comerciante de Ituzaingó que en un principio se creía había sido víctima de un intento de asalto, pero tres años después, se supo que la bala que lo mató era policial, tras "confundirlo" con uno de los delincuentes a los que perseguían. Este jueves 10, a las 10 de la mañana, se concentrarán frente a la Fiscalía de Ituzaingó, Brandsen 3346, para exigir justicia.

09-09-2020


Lo que en principio parecía ser un intento de robo de su vehículo, con el pasar del tiempo se comprobó que la bala que lo ultimó era de un efectivo policial, pero aunque la pericia pudo determinar con nombre y apellido el autor material de la muerte de Diego, su asesino no está detenido por esta causa. Paradojas del destino, cumple prisión domiciliaria por otro hecho, por dispararle a un hombre en una discusión callejera.

El móvil policial perseguía a delincuentes que se desplazaban en una Partner robada en Caseros, y que continuó su raid por Liniers, Ciudadela, Ramos Mejía, subieron a Autopista del Oeste y bajaron luego de Barcala, Ituzaingó, donde tomaron como vía de escape la calle de la que salía Diego con su familia. Al notar el movimiento extraño, Roda ingresó en su vehículo y trató de salir de allí rápidamente.

Los investigadores coinciden en que, al parecer, la excusa policial es que habrían "confundido" a Diego Roda con los delincuentes que venían persiguiendo. El joven salía de la casa de su suegra, con su esposa y su bebé de apenas dos semanas cuando se produjo el trágico episodio que en un principio fue abordado como un intento de robo y la lupa se puso sobre los delincuentes que venían huyendo.

La información de que se trató de una bala policial surgió recién tres años después, y desde entonces, nada ha avanzado tampoco en la causa para que la familia reciba al menos, el consuelo de encontrar justicia.

Lo que también se desprende de las pericias que determinaron la casi segura culpabilidad de Fernando Grane, de 27 años en ese momento con 7 meses trabajando para la fuerza, es que hubo, además, un encubrimiento por parte de la fuerza policial incluso en el momento del levantamiento de evidencias.

La causa la instruye el fiscal Marcelo Tavolaro, de la Fiscalía Deescentralizada UFI 1 de Ituzaingó. Los únicos detenidos en un principio fueron Ezequiel Nastas y Emanuel Betini, pero luego fueron liberados aunque aun permanecen vinculados a la causa.

Tras la evidencia de la bala policial, se imputaron cuatro efectivos, tres hombres y una mujer, que estaban en el móvil que protagonizó la persecución en Ituzaingó. Grane, el señalado como autor del disparo se encuentra separado de la fuerza por otro hecho en el que se lo acusó de intento de homicidio de un vecino, y cumple arresto domiciliario en el marco de esa causa, pero nunca se avanzó sobre él en la de Diego Roda.

Apenas un año después de lo de Roda, Grana protagoniza una discusión de tránsito con Emanuel Correa, en Villa Udaondo, y cuando éste golpea el vidrio de su vehículo, Grana le responde con dos disparos que afortunadamente no acabaron con la vida del hombre.

"¿Teniendo la bala con la pericia positiva por qué se volvió a pedir otra pericia? Si tenía todo para pedir que lo arresten, ¿por qué a 4 años sigue en la casa; por qué ahora quieren investigar a los cómplices y no mandan a detener primero al asesino?", se preguntan desde el seno de la familia Roda.

Ante la falta de respuestas, este jueves 10, a las 10 de la mañana, se concentrarán frente a la Fiscalía de Ituzaingó, Brandsen 3346, para exigir avances en una causa que durante 4 años, durmió e algún cajón y encubrió lo que aunque tarde, logró salir a la luz: la bala fue policial y el responsable no fue ni siquiera detenido.



Regresar