Viernes, 12 de Julio de 2024

Una nena murió por una piedra de acantilado en Mar del Plata

Una nena de 3 años murió sepultada bajo un desprendimiento de piedras que cayeron desde el borde de un acantilado en la zona de Camet. La causa fue calificada como muerte dudosa. Defensa Civil debe resolver qué medidas adoptar en el lugar.

09-01-2018



Sobre la playa, en el balneario Las Delicias, en la zona de Camet, a unos 7 kilómetros del centro de Mar del Plata, hacia el norte, se produjo el desprendimiento de piedras del acantilado que acabaron con la vida de una nena de 3 años que estaba junto a sus padres.
Según el relato de los testigos, todo sucedió muy rápido y al instante había mucha gente cavando entre las piedras y la arena buscando a la nena. Finalmente, con el socorro de unos guardavidas, hallaron a la chiquita a la que trasladaron rápidamente al Hospital Materno Infantil, donde falleció.

La nena estaba junto a sus padres, de La Plata, que estaban de vacaciones. El hecho sucedió alrededor de las dos de la tarde. Se acercó al acantilado, contra la pared de piedra, donde no llegan los rayos del sol. En ese momento es que se produjo el desprendimiento.

A unos 500 metros se encontraban unos guardavidas que habían pasado por el lugar minutos antes. Al escuchar gritos desesperados, corrieron hacia el lugar, donde se encontraron con la escena de los padres cavando con sus manos.

Uno de los guardavidas, Mariano González Gadis, intentó describir a la prensa el momento en que llegaron: "Primero empezamos con las manos. No se veía nada. Hacíamos pozos, a ver si la encontrábamos mientras otros fueron a pedir palas a los vecinos". Cuando llegó la policía y la ambulancia, el mismo González les pidió a los uniformados que llamaran a los bomberos porque los minutos se escurrían sin poder rescatarla.

"Con tres palas ?continuó el guardavidas? empezamos a hacer pozos hasta que al final pudimos encontrarla y la pudimos sacar. En ese momento, empecé a hacerle las maniobras de reanimación alternando con mi padre, que es mi jefe".

La pequeña llegó en estado crítico en una ambulancia del Same a la sala de urgencias del hospital, pero, pese a las maniobras de reanimación, los médicos no pudieron salvarle la vida, informaron fuentes hospitalarias.

La familia se había ubicado en una zona recortada de la playa donde muchos turistas se acercan a buscar sombra desde el mediodía, pese a que los guardavidas suelen advertir sobre el riesgo de desprendimientos de los barrancos del lugar, erosionados por la acción del mar.

La playa donde ocurrió el accidente se encuentra ubicada a unos 500 metros de la Planta de Pretratamiento de residuos cloacales, a la altura del kilómetro 507 de la ruta 11 que comunica Mar del Plata con Santa Clara.

La playa es visitada cada día por cerca de 1.200 personas, según detallaron los guardavidas del lugar, y el sector donde se produjo el derrumbe es frecuentado por cerca de 500 personas cada jornada de verano.

El titular de Defensa Civil, Rodrigo Gonçalves, aseguró que "se trató de una desgracia total, porque si bien algunos desprendimientos son habituales, en este caso fue un volumen importante y se produjo exactamente donde estaba la nena".

El sector sobre el que cayó el pedazo de barranco fue delimitado por personal de Defensa Civil con el fin de preservar la escena sobre la que avanzarán las tareas investigativas ordenadas por la fiscalía de delitos culposos.

El titular de Defensa Civil, Rodrigo Goncálvez, dijo estar "muy consternado" por la trágica muerte de Ema Perazo. "La pérdida de una vida siempre es algo que daña, que lastima, pero más cuando son menores", afirmó en diálogo con 0223.

Si bien advirtió que de ahora en más se deberán "deslindar las responsabilidades que le corresponden a cada uno", Goncálvez remarcó que lo sucedido fue, "en definitiva una fatalidad y lo menos que podemos hacer desde el Estado es ponernos a disposición de la familia que la está pasando muy mal".
"No podemos reparar lo perdido pero sí acompañarlos en este dolor", agregó, aunque tras lo sucedido, las preguntas de rigor son si el área no debiera tener algún tipo diferente de señalización, cuidado y control que hubieran evitado la tragedia.

El desmoronamiento del barranco se produjo en una playa pública relativamente virgen: la construcción de un muelle a pocos metros del lugar generó un banco de arena que no existía y el sector comenzó a ser elegido por mucha gente. Ante esta situación, dijo Goncálvez, "se dispuso un servicio de guardavidas que hacen un importante trabajo de prevención".

Más adelante, el jefe de DF reparó en que hay antecedentes de este tipo de desprendimientos, aunque no con consecuencias "tan lamentables" como en este caso. En ese sentido, evaluó que "seguramente se tomen medidas" pero insistió en que en este momento la sensación que queda es de "mucha impotencia", sobre todo para los guardavidas que la rescataron que "continuamente están sacando a la gente de debajo de los acantilados".

Si bien en principio la causa quedó caratulada como muerte accidental, desde la fiscalía solicitaron que se tomen fotografías del lugar, se realicen planimetrías y se le tome declaración testimonial a los guardavidas de la playa ubicada a escasos metros del Parque Camet.

Según pudo sostiene la web marplatense 0223, el lugar estaba habilitado como playa.

Regresar