Lunes, 30 de Marzo de 2020

Macri sumó a un "margarito" que enciende la alerta roja en el GEN

El Jefe de Gobierno porteño selló un acuerdo con el Intendente de Rivadavia, Sergio Buil, que llevaba meses hablando de armar una "alterativa de cambio" en la provincia y ahora concretó su acercamiento durante una reunión que tuvo lugar en la Ciudad de Buenos Aires.

11-03-2015



En su despacho de Bolívar 1, la sede del Gobierno porteño, Mauricio Macri recibió a Sergio Buil, el Intendente de Rivadavia que había manifestado sus ganas personales de trabajar con el PRO para avanzar en una alternativa, aun cuando el grueso del GEN rechaza cualquier tipo de confluencia. El hombre de la Cuarta Sección Electoral lanzó una candidatura a Gobernador a fines del año pasado que finalmente declinó, por falta de apoyo y sustento, pero también exigía la necesidad de ampliar los alcances del Frente Amplio UNEN en la provincia.

"Coincidimos en la necesidad de construir una alternativa de cambio para que la sociedad recupere la confianza", sostuvo el Jefe comunal.

"Soy partidario de trabajar en una propuesta política pluralista que permita el cambio que la sociedad reclama, y no detenernos en divisiones estériles de la oposición que la gente no quiere", sentenció Buil en una fecha que, por otro lado, estaba cargada de significado para su espacio por el anuncio de Margarita Stolbizer, que irá como candidata presidencial.

Buil, lejos de escuchar a la máxima figura de la fuerza, da un giro de 180 grados y hace algo que su estructura no comparte.

No obstante, tampoco el alcalde de Rivadavia -una ciudad del interior que apenas supera los 10.000 electores- esta absolutamente solo en esta cruzada. Por el contrario, algunos concejales y dirigentes del GEN consideran que sería viable un acercamiento a las huestes del Jefe de Gobierno porteño y, aunque no sea dicho en estos términos, conseguir un candidato realmente competitivo para sumarse a su boleta.

Por ejemplo, el edil de Lanús, Oscar López, habló de incorporarse. "Yo lo miro con buenos ojos al PRO. Después de la convención veremos qué rumbo vamos a tomar", aseguró hace una semana, sin descartar incluso la posibilidad de irse con el postulante macrista de ese distrito, que es Néstor Grindetti, ministro de Economía porteño y armador del PRO en la Tercera Sección Electoral.

Para Macri, por su parte, su acuerdo con Buil proporciona un abanico más grande y variado. Ya no son únicamente los gestos del radicalismo -trabajo que tiene María Eugenia Vidal en cada una de sus apariciones dentro de la provincia como potencial aspirante a la Gobernación- sino un hombre que jugó para el Frente Amplio Progresista en las últimas elecciones presidenciales, atado a Hermes Binner y la propia Stolbizer, como colectora.

"Para nosotros es muy importante que intendentes como Sergio Buil se sumen a trabajar en una construcción política para ofrecer una opción de cambio en la Provincia de Buenos Aires", aseguró el ministro de Gobierno, Emilio Monzó, otro de los constructores macristas en suelo provincial y también presente en la cita porteña.

"Coincidimos en qué es lo que hace falta para mejorar la calidad de vida de los bonaerenses y vamos a trabajar juntos para lograr los objetivos", agregó.

Por último, también estuvo el primo de Macri, Jorge Macri, Intendente de Vicente López. "Los vecinos de Rivadavia vienen eligiendo a Buil porque reconocen su capacidad de gestión y eso es lo que queremos trasladar a la provincia. Los bonaerenses necesitan respuestas y somos muchos los que, teniendo la responsabilidad de administrar un municipio, sabemos qué es lo que hay que hacer", concluyó.
Regresar