Miércoles, 20 de Octubre de 2021

Mientras sigue el jury a Axel López, habla el sobreviviente de la Masacre de Flores

Matías Bagnato perdió a su familia en 1994 a causa de un incendio obrado por Fructuoso Álvarez González, eventualmente condenado a cadena perpetua. Muchos años después revivió el martirio: el hombre quedó en libertad y volvió a amenazarlo, debido a la impericia del juez, acusado también por las Madres del Dolor. El caso de Matías, con lujo de detalle, en una conversación con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

06-03-2015



El jury que enfrenta el polémico magistrado vuelve a poner en agenda una cantidad de casos muy dolorosos para la historia del país, desde violaciones a otros como el que padeció Matías Bagnato hace casi 21 años, cuando su casa fue incendiada y perdió a toda su familia, siendo él el único sobreviviente de esa tragedia, conocida como la "Masacre de Flores".

Bagnato contó cómo fue esa triste experiencia, que naturalmente marcó un punto de inflexión en su vida. "Fue un socio de mi papá, que tenía aparentemente un problema económico con él, y la manera que vio de cobrar esa deuda fue prender fuego esa casa mientras estábamos durmiendo. Perdí a mi papá, José, de 42 años; a mi mamá Alicia de 41 años; a mis hermanitos Fernando, de 14, y Alejandro, de 9; y también había un amiguito que se había quedado a dormir, Nicolás Borda, de 14 años", contó.

"Él es español, Fructuoso Álvarez González. Cuando lo condenan, le dieron prisión perpetua. Y una vez que terminó el juicio y todo, yo traté de seguir una vida lo más normal posible después de semejante atrocidad y confiar en que la Justicia se iba a encargar de él, iba a estar preso y cumplir la condena. Como que me desligué del asunto, o sea, traté de hacer el duelo, lo que fue para mí superar esas imágenes, de ver mi casa prendida fuego. Fueron años muy difíciles", narró.

"Él pidió terminar su condena en España, porque él es español, aunque su vida fue toda acá en Argentina. Pero bueno, él pidió eso y, como era español, le otorgaron este beneficio. Se va en 2008, sin que yo me entere de esto. Y una madrugada, en el año 2010, en el mismo horario que fue el incendio, me suena el teléfono y era la voz de él, diciéndome que me preparara porque me iba a buscar y me iba a quemar como al resto", agregó.

"Imaginate que no lo podía creer, se me acabó la vida nuevamente", confesó.

"Empiezo a averiguar el expediente y ahí es cuando por primera vez me acerco al Juzgado de Axel López, el Juzgado de Ejecución Penal 3. Para pedir, más que nada, que me den la tranquilidad de que se encontraba preso. Y la primera respuesta que yo tuve es que no me podía dar ningún tipo de información, porque yo ya no formaba más parte de esa causa. Me puse muy mal", siguió.

"Esos Juzgados, como el de Axel López, son los encargados de verificar el cumplimiento de las condenas y son los que, en su momento, pueden otorgar o no las salidas transitorias o la libertad a los detenidos. Dejamos de formar parte de los expedientes, es verdad. Las víctimas como que quedamos al margen, por eso no se nos notifica y, por ende, tampoco podemos apelar ni nada. Lo que supuestamente estaba pensado como un beneficio paras las víctimas, se transforma en un perjuicio muy grande, porque puso hasta en riesgo mi propia vida", aseveró.

"Axel López no me dejaba ver el expediente, las amenazas se continuaron hasta que tomo la decisión de hacerlo público. Y gracias a Dios, tuve la posibilidad de acceder a todos ustedes, que me ayudaron, que yo siempre digo que, de alguna manera u otra, fueron los que me pudieron salvar la vida. Porque al hacerlo público me pusieron custodia oficial", recalcó.

"Y, en ese momento, fue cuando el doctor Axel López decide por primera vez hablar conmigo. Me atiende, tomo conocimiento que se había ido a España. Me dice que me quede tranquilo, que estaba en España. Yo no me quedo tranquilo porque me llamaba la atención que, después de tantos años, de golpe las amenazas eran continuas. Hasta que empiezo toda la investigación personal, me dirijo a Migraciones y ahí descubro que había entrado a Buenos Aires", prosiguió.

"Y yo a todo esta trataba de ver el expediente, porque no entendía cómo estaba libre, por la cantidad de años. Porque la cadena perpetua son 25 años, él llevaba cumplidos apenas 16, entonces no entendía cómo estaba libre. Hasta que logro tener acceso al expediente, ahí veo que, el primer error terrible, la fecha del homicidio no era la correcta: figuraba como que a mi familia la habían matado en 1990, y esto fue en el año 1994", explicó.

"Y, además, antes había lo que se llamaba el dos por uno. Entonces le aplicaron a esta diferencia de cuatro años ese dos por uno, se transformaron en ocho años y le sacaron ocho años a la condena. Todo esto Axel López me dijo que fue un error de tipeo aunque no lo puedas creer", sostuvo el hombre, en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

"Pero la parte más grave de todo esto es que cuando sigo avanzando con el expediente, descubro tres oficios de Migraciones que le mandan a Axel López, diciéndole que tenían demorado a Fructuoso Álvarez González y le pedían instrucciones sobre si lo tenían que detener o no, porque había un pedido de captura. A lo cual nunca responde y por eso lo dejan ingresar al país", subrayó.

"Yo me pasé casi dos años encerrado en mi casa, hasta que logré que lo vuelvan a detener por la ineptitud de este juez, y la responsabilidad que tuvo", repudió.

"Cuando yo transito todo esto es cuando se comunican conmigo las Madres del Dolor y me cuentan el prontuario de este juez. Que había dejado a un violador libre, le había otorgado las salidas transitorias y termina matando a Soledad Bargna, de catorce puñaladas en un intento de violación; que había dejado libre a los asesinos de Georgina Barbarossa", enumeró.

"Y cuando estamos hablando todo esto, me comentaban que habían pedido juicio político, pasa lo de Tatiana", cuestionó, recordando el caso del violador Ernesto Cabezas, que había quedado en libertad por decisión del juez y estaba condenado por cuatro violaciones anteriores, a pesar que varios informes realizados por peritos psiquiátricos advertían el riesgo de otorgarle las salidas transitorias.

"Su respuesta era escudarse en que estaba tapado de causas, que no tenía tiempo, que no leía los expedientes. Entonces, vos ya ves el comportamiento de este juez. No te puede pasar, porque asume una responsabilidad tan grande de ser un juez de Ejecución Penal que es el responsable de que los ciudadanos de bien también estemos protegidos, porque dependemos todos", criticó.

"El juez tiene un montón de herramientas para agotar hasta el momento de poner la firma, pero cuando vos das esa libertad, sin informarte, sin pedir peritajes, si no te convence un informe, podés pedir otro; no sé, tomá contacto. Entonces, tomate el trabajo de ir, evaluar. Pero no, él actuó de una manera totalmente irresponsable", profundizó.

"Tiene que usar las herramientas de la ley y el sentido común. Si no se siente capaz, no es problema de la ciudadanía. No puede estar cobrando un sueldo y estar ocupando un lugar para no cuidarlo", remarcó y concluyó que tiene esperanzas en este juicio político en marcha.

Link audio a la entrevista completa: https://soundcloud.com/ba2punto0/mbagnato060315
Regresar