Miércoles, 4 de Agosto de 2021

"A Posse le gustaría que Massa lo designe a dedo"

Desde el massismo, no tardaron en despegarse de los últimos gestos que mostró Gustavo Posse, más cercano al PRO en las últimas semanas. En este caso, las críticas vinieron por cuenta del diputado provincial Rubén Eslaiman. "Algunos parecerían que no quieren competir", puntualizó.

12-02-2015


El juego en que entró Gustavo Posse, que permanece en las filas del Frente Renovador pero paralelamente comenzó a distanciarse con distintos gestos, desconcertó en las filas de ese espacio y abre una grieta importante que el líder, Sergio Massa, tendrá que solucionar en los próximos meses. Por ahora, el Intendente de San Isidro logró que dos de sus hombres conformen un bloque propio en la Cámara Baja provincial.

Es Espacio Abierto, el nombre de la bancada que le responderá, y que conforman dos diputados de origen radical: Walter Carusso, que había abandonado la Unión Cívica Radical e integraba el FR desde mediados de 2013 dentro del cuerpo, y Fernando Pérez, hasta ahora ligado a la tira del centenario partido. Esta creación marcó un nuevo punto de discordia.

Pero la cosa empezó a mediados de enero cuando, luego de una presentación judicial que realizó Marcela Durrieu -suegra de Massa- por presunta malversación de fondos públicos y fue tenida en cuenta por la Justicia, el Jefe comunal manifestó sus intenciones de agrandar las alianzas y confluir con el PRO. Su propuesta, sin embargo, no era inocente y traía una chicana incluida: Posse habló de una fórmula conjunta que fuera encabezada por Mauricio Macri, es decir con el Jefe de Gobierno porteño como candidato presidencial y el tigrense secundándolo como postulante a Vicepresidente.

Y no sólo eso. El radical también aseguraba que esa era la única manera de vencer a Daniel Scioli, a quien ubicaba como el favorito del Frente para la Victoria, implícitamente reconociendo lo que cerca de Massa está prohibido decir: que el Gobernador bonaerense está por encima en las encuestas de opinión e intención de voto, terreno fundamental en el entorno del massismo y motivo de fuertes pujas con la Gobernación bonaerense desde que terminaron los comicios de 2013.

Todo indica que el possismo emprendería un nuevo acercamiento a Macri, una posibilidad que venía encaminada hasta fines del 2012 y quedó trunca cuando, un año más tarde, el alcalde de San Isidro prefirió a Massa.

Lo cierto es que los hombres fuertes del FR ahora salen a contestar y tratan de poner paños fríos. "Nosotros queremos que la gente alija a los candidatos en las PASO, y le abrimos el espacio a todos aquellos que sean honestos, trabajadores y responsables, pero algunos parecerían que no quieren competir", criticó el diputado bonaerense Rubén Eslaiman, de la Primera Sección Electoral.

"El problema con Posse, me parece, es que no quiere estar en las PASO, sino que lo designen a dedo y supone que eso va a pasarle en el PRO", apuntó el legislador opositor, que estaba en el PRO-peronismo hasta 2012.

Aunque también señaló que harán "todo lo posible para retenerlo" en el espacio propio.


Regresar