Viernes, 27 de Mayo de 2022

Se paraliza la causa por el encubrimiento del crimen de Marisol Oyhanart

Se apartó el fiscal y hay una indagación paralela contra policías acusados de borrar pruebas que apuntaban a un empresario estanciero como principal sospechoso del asesinato a la maestra jardinera de Saladillo. A un año y medio del homicidio no hay detenidos.

14-12-2015



Un nuevo escándalo envuelve investigación judicial del homicidio de la maestra jardinera Marisol Oyhanart, ocurrido hace un año y medio en la localidad bonaerense de Saladillo.

En las últimas horas, se apartó el fiscal de La Plata, Álvaro Garganta, que tenía a su cargo impulsar una causa paralela en la que se buscaba verificar si, siete policías de las comisarías de Saladillo y Bolívar cobraron una millonaria coima para borrar las pruebas que vinculaban a un empresario con el asesinato.

Se trata de una hipótesis que aseguraron dos testigos. "Mientras estaba en la seccional escuché que un empresario estanciero era amante de Marisol y que estaba vendiendo todo lo que tenía porque si no le iban a poner el celular de la víctima en su casa. También escuché que se habían depositado un millón y medio de dólares para encubrir al autor del homicidio", había dicho uno de esos testigos ante la fiscal Ana Medina, que tiene a su cargo el expediente por el homicidio ocurrido el 14 de abril de 2014; por el cual aún no hay detenidos.

Según pudo saber el portal local ABC, para el apartamiento se adujo que Garganta tenía una relación de amistad con una funcionaria judicial de Saladillo que fue denunciada por los abogados que representan al esposo y a los tres hijos de la maestra, de 38 años. Garganta recibió el expediente 2671-14 a fines de mayo pasado y, ahora, el caso quedó paralizado.

Héctor Vogliolo, Fiscal General de La Plata, le había encargado que se hiciera cargo del sumario en el que se investigaba, por supuestas irregularidades, a una funcionaria judicial de Saladillo y a los policías que se desempeñaban en la comisaría local y en la seccional de Bolívar, y que habían intervenido en la búsqueda de Marisol y en el hallazgo del cuerpo.

Esa causa fue iniciada por el juez de Garantías César Melazo luego de que los abogados querellantes Pablo Hawlena Gianotti y Walter Vaccarini presentaron un escrito en el que describieron una serie de irregularidades que avalaban la presunción de que al menos siete policías plantaron pistas falsas para desviar la investigación hacia un imputado que nada tenía que ver con el crimen.

Esas pruebas apócrifas incluyeron la presentación de testigos que nunca reconocieron al primer acusado y la orden de suspender la búsqueda para colocar el cadáver de Marisol en el descampado en el que fue hallado, de forma tal que se involucrara a ese primer sospechoso.
Fuente: InfoGei

Regresar