Sábado, 25 de Junio de 2022

Los vecinos de la Recoleta no quieren a Cristina en el barrio

Según advierte el diario La Nación, "el 80% de la zona donde la ex presidenta tiene su departamento votó en contra del FPV y rechaza su presencia".

13-12-2015



"No podrá vivir acá", dicen los vecinos del aspiracional barrio de La Recoleta donde la ex mandataria posee un departamento que utilizará cuando esté en la Ciudad de Buenos Aires.

El mismo segmento de gente que criticaba "los modos" de Cristina Fernández de Kirchner, hablaba de "la grieta", la acusaba de "autoritaria e intolerante", ahora advierte que buscará hacer lo posible para que la ex Presidenta no sea parte del vecindario.

Precisamente ese barrio fue uno de los que a las 12 de la noche del 9 de diciembre, hora estipulada por la Jueza María Servini de Cubría como el fin del mandato de Cristina Kirchner, se hicieron sentir las cacerolas, pero no en "modo protesta" sino en "modo festejo" y muchos se volcaron a la calle a celebrar que Cristina, se había "convertido en calabaza" y ya no gobernaba los designios del país.

"No va a poder vivir acá", advierten ahora sus nuevos vecinos a los que esta frase no les parece ni autoritaria ni intolerante.

La llegada de la ex mandataria a su departamento de Juncal y Uruguay, "alteró el ambiente de unas cuadras que pasaban inadvertidas para los curiosos", describe el diario La Nación que dialogó con los vecinos de esa zona.

Según el matutino, "Luis Burgos, un comerciante gastronómico con décadas de trabajo en la zona, comentó que la noche en la que terminó el mandato de la entonces presidenta la algarabía que se vivió en la calles del barrio se podría comparar con un festejo por haber ganado el Mundial de fútbol. "Nunca en mis años vi nada igual", sostuvo".

"¿Por qué no se va a vivir a Puerto Madero? O mejor a algún otro barrio donde vive la gente para la que ella gobernó, porque para nosotros no lo hizo", dijo, exaltado, un hombre que prefirió mantener su nombre en reserva", continúa describiendo el diario La Nación.

"¡Bienvenida al barrio compañera Cristina! ¡Gracias! #NoFueMagia", decía un pasacalles firmado por "Ana, Naty, Fermín y Julio", previo al 9 de diciembre que duró pocas horas en la calle y fue retirado por una cuadrilla del gobierno de la Ciudad.

Incluso, cuando abandonó el departamento el día de la asunción de Macri camino a Río Gallegos un pequeño grupo de simpatizantes la despidió cantando, pero Carlos Cruz, otro "vecino" que dialogó con el diario La Nación, dijo que "la saludaron 20 tipos que no eran del barrio, cantando la marcha peronista".
Para "los vecinos", si se vive en La Recoleta, si "se es del barrio", si se "pertenece", no se puede estar a favor del gobierno kirchnerista ni se puede cantar la marcha peronista. La recoleta no es peronista.

Regresar