Martes, 24 de Mayo de 2022

Con eje en la unidad, Macri pronunció su primer discurso como Presidente

Mauricio Macri juró como Presidente ante la Asamblea Legislativa junto a la vicepresidenta Gabriela Michetti. Sin demasiadas precisiones, sino sobrevolando los temas y haciendo eje en "pobreza cero, combate al narcotráfico y la unidad de los argentinos", Macri pronunció su primer discurso como Presidente. Entre los puntos sobresalientes prometió mayor énfasis en la educación pública, intolerancia a la corrupción, no aceptar "jueces macristas" y promover más fuentes de trabajo.

10-12-2015



"Hoy se está cumpliendo un sueño", arrancó diciendo Mauricio Macri en su discurso de asunción, minutos después de haber jurado como Presidente y asumido plenamente las facultades del cargo.
Para Macri, "se termina una época completa sin violencias y esto que parecía difícil se hizo realidad".
"Por eso más que nunca les digo que tenemos que ser optimistas", abogó.
El flamante mandatario dijo también: "Quiero reiterarles un mensaje de confianza este gobierno va a trabajar incansablemente los próximos 4 años para que todos los argentinos, especialmente aquellos que más lo necesitan estén viviendo mejor".

Desde el inicio del discurso apeló a la "sencillez".
"Me llena de alegría y orgullo, pero voy a seguir siendo el mismo. Aquel que esté cerca, que los escuche, que les hable sencillo, con la verdad, que comparta sus emociones y recuerde siempre que no es infalible. Como Presidente quiero ser un ciudadano que pueda comunicarse con todos los argentinos", aseguró.

Además, sostuvo: "Para mí la política no es una competencia entre dirigentes para ver quién tiene el ego más grande. Es el trabajo entre dirigentes modernos para trabajar en equipo y servirle a los demás", y apeló que que "nuestro lugar de encuentro sea la verdad y reconocer problemas para encontrar juntos las mejores soluciones", mencionando antes que en su gobierno no habrá "datos falsos".

Entre los puntos a los que apeló su discurso, con muchas semejanzas al expresado por María Eugenia Vidal a la hora de asumir como Gobernadora de la provincia de Buenos Aires, planteó la conformación de "equipos" y realizó un permanente llamado a "la unidad", contraponiéndose a lo que consideró una "época de confrontación", en velada referencia al gobierno saliente.
"Veo el país como un gran equipo de seres esperanzados. En el siglo pasado la sociedad premiaba liderazgos individuales. En el siglo XXI hemos entendido que las cosas salen bien cuando se arman equipos, se combinan esfuerzos?Este es el nuevo desafío: para hacer los cambios a los que nos comprometimos necesitamos armar equipos diversos, sumar visiones distintas", resaltó el Presidente y pidió: "Queremos el aporte de todos, de la gente que se siente de derecha, de la gente que se siente de izquierda, de peronistas, antiperonistas, jóvenes, mayores. Esa es la diversidad que nos hace mejores".

También sostuvo: "Esto puede sonar increíble después de años de enfrentamientos inútiles pero es lo que pidieron millones de argentinos que estaban cansados de la prepotencia".
"El país tiene visiones distintas pero no está dividido. Ya pasaron las elecciones. Llego el momento en que todos debemos unirnos para crecer y mejorar", afirmó.

En tanto, Macri hizo referencia a tres ideas centrales, que ?dijo- fueron las que "la gente votó".
"Pobreza cero, derrotar al narcotráfico y unir a los argentinos", enumeró.

Para el Presidente, "hablar de pobreza cero es hablar de un horizonte. La prioridad es lograr un país con más igualdad de oportunidades, que no haya argentinos que pasen hambre y puedan elegir dónde vivir y desarrollar sus sueños".
"Vamos a trabajar para todos", prometió Macri y anunció: "Vamos a universalizar la protección social para que ningún chico quede desprotegido; vamos a trabajar para que todos tengan un techo con agua corriente y cloaca y vamos a urbanizar las villas".

También sostuvo que "para que haya en realidad pobreza cero necesitamos generar trabajo, ampliar la economía, aprovechar los recursos humanos que tiene la Argentina, que se multipliquen las fuentes de trabajo y haya prosperidad donde hoy hay una pobreza inaceptable".
En este sentido, entre otras cosas, prometió conseguir inversiones, pero no amplió cómo será su plan económico ni de desarrollo.

El segundo eje que consideró central, el narcotráfico, prometió "combatirlo como ningún otro gobierno lo hizo antes".
"Miles de personas me transmitieron su profunda preocupación por este tema. Hay jóvenes que matan y mueren sin saber por qué. La droga arruina familias enteras. Vamos a trabajar con inteligencia y decisión", sostuvo y agregó: "Aunque el narcotráfico ha crecido, estamos a tiempo de impedir que se consolide. Es difícil y complejo, hay que crear los mecanismos necesarios", pero al mismo tiempor consideró que "es simple", y que "el dialogo, respeto, la suma de visiones, son objetivos comunes y requiere como paso fundamental que nos unamos para alcanzarlo".
Macri insistió además, con que "a clave de la construcción del siglo XXI a la que nos encaminamos hoy es el diálogo".
"Se viene un tiempo nuevo. El tiempo del diálogo, el respeto y trabajo en equipo. Tiempo de construcción con justicia social", mencionó.
Para el ahora Presidente, "la confrontación nos ha llevado por caminos errados. Crea conflictos innecesarios; fanatismos que tantas veces nos arrastraron a la violencia, la incapacidad de razonar y la falta de amor".
"Tenemos que sacar el enfrentamiento del centro de la escena y poner ahí al encuentro, el desarrollo y el crecimiento, en el acuerdo ganamos todos", remarcó.

"La ley debe ser respetada. Una cosa es tener distintas ideas y otra avasallar el poder con proyectos individualistas. Este gobierno va a saber defender esa libertad que es esencial para la democracia", sostuvo.
Según dijo, "aspiramos a un nacionalismo más sano, que no es con el rencor. El verdadero amor por el país es antes que nada amor y respeto por su gente, por toda su gente. La patria es más que sus símbolos. Somos las personas que vivimos en ella a las que hay que cuidar".

En este sentido, anunció: "Este gobierno va a combatir la corrupción. Los bienes públicos pertenecen al conjunto de los ciudadanos y es inaceptable que un funcionario se apropie de ellos. Voy a ser implacable. No habrá tolerancia con esas prácticas abusivas. Los bienes de la Argentina son para todos los argentinos y no para el uso incorrecto de los funcionarios".

En cuanto a la educación, sostuvo que es "otro pilar importante" y prometió "liderar una revolución en la educación pública".
"Es lo que nos va a garantizar que los chicos el día de mañana puedan elegir cómo quieren vivir y en qué lugar del país hacerlo", afirmó.
Para eso, adelantó que pondrá énfasis en darle "más prestigio y valor a la vocación docente, más protagonismo a quienes elijan dedicarse a ella".
"Se trata de crear una educación amplia, inclusiva, acorde a la realidad del siglo XXI. No podemos seguir pensando en la educación con las ideas y los objetivos del pasado", dijo.

Para Macri, "hay que mejorar todo lo que haya que mejorar; animarse a responder con recursos nuevos todos los problemas". Pidió tener "osadía de ideas".
"La entrada al siglo XXI, que la Argentina ha retrasado, es un desafío de este gobierno", remarcó el mandatario.

Macri también tuvo un párrafo especial dirigido a la justicia. Comenzó por darle su "total apoyo a la justicia independiente", pero también advirtió que durante su gestión, "no habrá jueces macristas", y sostuvo que "hay que acompañar a la justicia a que se limpie de vicios políticos".
Fue categórico al sostener: "No puede haber jueces militantes de ningún partido. A quienes quieran serlo, le decimos no son bienvenidos si quieren pasar a ser instrumentos nuestros".
Y al mismo tiempo abogó por hacer más eficiente el trabajo del Poder Judicial, sentenciando, "justicia tardía no es justicia, tiene que hacerlo con celeridad", para lo cual prometió dotar a ese sector de "recursos actualizados".

"Quiero ser el presidente que pueda acompañarlos en su crecimiento. De la creatividad y la innovación, de la integración y la colaboración entre distintos sectores; del trabajo y las soluciones de una Argentina unida y de pie", insistió Mauricio Macri en su primer discurso como Presidente.

También le habló a los países de la región. "Tenemos una visión nueva de la política. Somos hijos de este tiempo. Creemos en la cooperación y unidad de América Latina y del mundo. En el fortalecimiento de la democracia. Es necesario superar el tiempo de la confrontación", sostuvo.
Y en este sentido, saludó a quienes compitieron con él en la elección de octubre pasado: "Saludo a Daniel Scioli, Sergio Massa, Margarita Stolbizer, "el" Adolfo Rodríguez Saá, Nicolas del Caño. Estamos unidos por la vocación democrática y por el sueño de ver una Argentina desarrollada. Estamos más juntos que distantes", señaló y saludó además a gobernadores e intendentes. "Cuentan conmigo y sé que cuento con ustedes", les dijo.

Por otra parte, sostuvo: "Siempre voy a ser sincero con ustedes. Parte de esa sinceridad es decirles que los desafíos que tenemos por delante son enormes y no los vamos a poder resolver de un día para otro, pero las grandes transformaciones se dan con pequeños pasos cada día".
"Tenemos un enorme compromiso con hacer. Hemos aprendido que uno cuanto más hace, más se equivoca, y ahí es donde los necesito, porque esto lo hacemos juntos. Si los argentinos nos animamos a unirnos, seremos imparables. Vamos juntos, argentinos; vamos Argentina, vamos Argentina, finalizó, mientras el recinto estallaba con un coro que repetía "sí, se puede", emulando la frase que puso de moda la campaña de Barack Obama y que utilizara luego la oposición en Venezuela.


Regresar