Sábado, 15 de Mayo de 2021

Provincia: Ya no hay lista de espera para trasplante de córneas

Las autoridades del CUCAIBA valoraron que, por primera vez en la historia, las personas sin visión no tienen que aguardar para su trasplante. Los motivos detrás de ese alentador indicador.

21-11-2015


Las autoridades del CUCAIBA, del Ministerio de Salud bonaerense, destacaron que por primera vez en la historia las personas ciegas no tienen que aguardar para hacerse un trasplante de córneas que les devuelva la visión y recordaron, además, cuando "los pacientes tenían que esperar un promedio de 3 años para ser trasplantados" ocho años atrás.

El titular del Centro Único Coordinador de Ablación en Implante de la Provincia de Buenos Aires (CUCAIBA), Adrián Tarditti, explicó algunos de estos temas. "Con la proyección realizada para el 2015, se habrán alcanzado más de 747 donantes, lo que comparado con los 389 de 2014, arroja un incremento del 92 por ciento interanual", fundamentó.

De acuerdo con los datos del ejercicio anterior, se obtuvieron un total de 584 córneas y, con las obtenidas hasta noviembre, calculan que el incremento ascenderá a un 105 por ciento. "Vamos a llegar a las 1.200 córneas, lo que ya nos está permitiendo no hacer esperar a ningún paciente ciego para el propio trasplante, un logro que nos parecía muy difícil cuando iniciamos la gestión y la gente debía esperar tres años para operarse", precisó el funcionario.

Esto es atribuido a una serie de factores, pero entre ellos, principalmente, que el CUCAIBA mejora las capacitaciones a todo el equipo de salud para que tengan la habilidad de actuar en tiempo y forma sobre los potenciales donantes en casos como estos. Por ejemplo, el Plan Hospital Donante buscó un cambio de enfoque que -a criterio de la dependencia- comenzó a dar resultados: antes la procuración de órganos sólo estaba en manos de los expertos del mismo CUCAIBA, pero con este programa alcanzaron también a médicos, enfermeros y especialistas para que todos estén en condiciones de captar posibles donantes y abordar a la familia.

"Fue difícil hacerle comprender a los médicos que su trabajo no concluía con la muerte del paciente, sino que ahí se iniciaba un nuevo proceso, relacionado con la posibilidad de salvar o mejorar otra vida", apuntó Tarditti.

Es así como el programa Post Paro fue otra de las estrategias para incrementar, en la provincia, la donación de órganos y tejidos con hincapié en los donantes luego del paro cardíaco. Si bien las acciones están centradas en las personas con muerte encefálica, en quienes está la mayor cantidad de órganos aptos, estos representan sólo el 3 por ciento de los fallecidos.

"Además, el record en la procuración de tejidos oculares está relacionado con la modificación que se realizó en la planta física del Banco de Córneas del CUCAIBA, que adecuó sus procedimientos a nuevas normas de calidad internacionales, y requirió la compra de aparatología de última generación, como un equipo que optimiza las córneas para la donación mediante el filtrado de partículas", informó el organismo.

En ese sentido, también indicaron que la córnea tiene una forma convexa y es una superficie curva regular y traslúcida, esencial por su capacidad refractaria, es decir, permite el paso de la luz. De forma que cuando una córnea se daña, perfora u opaca, la persona pierde gradualmente la visión.


Regresar