Viernes, 14 de Mayo de 2021

Se viene la gran Fiesta Nacional de FĂștbol Infanto Juvenil

En el Román Rosell de San Isidro, el fútbol para ciegos se vestirá de galas para llevar la pasión por un deporte que, además, es inclusivo. El camino que marcaron "Los Murciélagos" en las dos últimas décadas y el deporte como herramienta para superar adversidades. El testimonio de Daniel Hofman, jefe de prensa de la Federación Argentina de Deportes para Ciegos.

20-11-2015



Para el próximo sábado hay promesas de una histórica y emotiva jornada en el Instituto Román Rosell de San Isidro, considerado como cuna y emblema del fútbol para ciegos, en Tomkinson 2300. Allí tendrá lugar el Primer Encuentro Nacional Infanto Juvenil de Fútbol Sala para Ciegos, luego del éxito que tuvo una primera incursión en suelo bonaerense.


"Gracias a Dios el fútbol para ciegos ha tenido un gran impulso a partir de los éxitos internacionales de los murciélagos, que desde 1998 con el subcampeonato y los campeonatos mundiales ganados después, ha hecho que muchos jóvenes ciegos se animen a practicar este deporte que es muy complejo y requiere una capacidad atlética importante", explicó.


"Hubo que realizar un recambio generacional, el cuerpo técnico se dio cuenta que había una gran capacidad en la selección mayor pero no había una base juvenil. Entonces, desde hace años se empezó a trabajar ahí y se apostó a que los más chiquitos se animen a practicar fútbol", detalló Daniel Hofman, jefe de prensa de la Federación Argentina de Deportes para Ciegos.


"Al principio es una actividad de recreación, de inclusión, que te genera otro tipo de elementos y sensaciones más allá de lo que es el alto rendimiento en el futuro. Lo que sucedía hasta hace un tiempo es que los jovencitos se acercaban a otros juegos, como el torball, que lo practican de a 4 integrantes en una cancha más pequeña, con pelota de voleibol y hay que rematar por debajo de unas cuerdas y vulnerar a la defensa contraria, es un juego más de recreación, que era el juego por excelencia que le permitía a los más chicos empezar a incursionar en el deporte. El fútbol es muchísimo más complejo, por eso no fue fácil convencer a las instituciones del país de poder captar y atraer a los más chicos", siguió.


"A partir del trabajo de los murciélagos, llegamos a un punto que se puede plasmar un encuentro infanto-juvenil, donde los chicos van a acercarse al instituto Román Rosell de San Isidro, que es fundamental, y podrán vivir junto a sus familias, una jornada recreativa muy piola con el incentivo que los organizadores son los mismos que los de los murciélagos, van a estar los arqueros y algunos jugadores para apuntalarlos", indicó. "Si el día de mañana, sus aptitudes son las que se necesitan, quizá el día de mañana integren la selección", acotó.


"Los murciélagos muchas veces son convocados para dar charlas motivacionales, para jugar, y es evidente que cuando una persona que ve deja de estar en igualdad de condiciones, es ampliamente superada por los jugadores ciegos, y eso demuestra que, ante una adversidad y con mucho trabajo, esfuerzo, eso se puede ir superando. La mochila vos la seguís llevando, pero el peso resulta tolerable a partir que realizás una actividad que te genera muchísimas satisfacciones. El deporte sí contagia, pero la discapacidad no. Y cuando no encontramos con alguna discapacidad física, la idea es abrir el abanico para darnos cuenta que se puede tener una imposibilidad, pero hay que encontrar alguna herramienta, alguna adaptación, pero lo más importante es entender, apoyarla e integrarla, que es lo más importante", manifestó.


"Se ha mejorado, en los últimos años, muchísimo. Existen varios deportes para ciegos, con distintos niveles de exigencia. Está la natación, el ciclismo, el judo, etc. La Argentina gana una cantidad de medallas parecida a las de los deportistas convencionales, como pasó en 2008 y en 2012. A pesar de la dificultad visual, con muchísimo trabajo, con instituciones que los desarrollan, si reúnen las condiciones, se los trabaja de una manera tal para que puedan competir a nivel internacional", profundizó.


"Ha sido muy importante la creación del ENARD (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo), para el desarrollo de las actividades, así que se ha mejorado mucho en los últimos años, no sólo en el deporte para ciegos sino en otros deportes amateurs y la prueba es que van aumentando las medallas en los juegos panamericanos y parapanamericanos, siguen faltando cosas pero, por supuesto, se va por el buen camino", puntualizó.


"Los deportistas con discapacidad, no sólo los ciegos, han sido emparejados con los deportistas convencionales. Hace unos cuantos años que los murciélagos, cuando logran un podio, están a la misma altura que Las Leonas con las becas, y cualquier otro deportista también, y todo eso está bueno", aclaró.


"Recuerdo una anécdota de Daniel Scioli, cuando estaba como secretario de Deporte, que cuando se enteró que los deportistas recibían una beca 10 veces inferiores a Las Leones, quiso equiparar. Esa política está realmente muy buena y eso es fantástico", valoró Hofman, en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.


Regresar