Domingo, 13 de Junio de 2021

Hurlingham: Vecinos de Villa Tesei le dicen no al mal olor de la fábrica Rousselot

Un grupo de vecinos que viven cerca de la fábrica, dedicada a la elaboración de gelatinas extraídas de cueros bovinos, lograron un acuerdo con sus dueños y hay pista libre para llegar a una solución: para fines de enero, con la instalación de equipos especiales, la planta dejaría de largar los olores nauseabundos que traen enormes complicaciones en su vida cotidiana. Prometen que, si no, harán movilizaciones diarias. Intervino el Intendente electo, Juan Zabaleta, que se puso del lado de los vecinos. El testimonio de Oscar, que preside la sociedad de fomento Sargento Cabral y lucha por esta causa desde hace años, en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

19-11-2015



En una problemática que lleva más de dos décadas, la fábrica Rousselot sigue siendo un problema para los vecinos de Villa Tesei, una de las localidades más importantes en Hurlingham y cuyos vecinos -especialmente quienes viven más cerca de este lugar, ubicado en Vergara 2532- sufren los nauseabundos olores que emana la planta.

Un tema que perjudica la calidad de vida en esa zona, no sólo por la molestia que produce, sino por otras cuestiones. Incluyendo los problemas de salud y, también, la desvalorización de las propiedades.

Rousselot está dedicada a fabricación de gelatinas extraídas de cueros bovinos, procesados en piletones a cielo abierto, según denuncian los vecinos. Y como producto de esa elaboración, el olor que desprenden los camiones que llevan la materia prima como el proceso de producción en sí complican la vida diaria a todo el mundo.

Desde hace años, la sociedad de fomento Sargento Cabral protesta contra la fábrica y pide un cambio. Primero acudieron a las autoridades de la comuna, sin obtener prácticamente ninguna respuesta de Luis Acuña, y más tarde realizaron tres manifestaciones en la zona de la fábrica, actitud que parece haber dado resultado: los dueños de la compañía aceptaron y fueron recibidos.

Ayer, finalmente los vecinos concretaron una reunión con los responsables de la firma y lograron un principio de acuerdo. Rousselot instalará un equipo provisorio para amortiguar el olor hasta diciembre cuando llegaría un equipo importado que, una vez instalado, terminará con el drama para fines del mes de enero -al menos si son respetados los plazos-.

El Presidente de la organización, Oscar, pasó en limpio los plazos estipulados y las expectativas de los vecinos. "Tenemos una reunión prevista para la semana pasada, pero se había modificado y entonces se postergó. Quisimos llevar nuestra inquietud a la fábrica porque nos habían prometido una serie de trabajos para terminar con el problema del olor, pero lamentablemente estas dos o tres cosas que estaban dentro de la nota que nos hicieron llegar, justamente las dos partes principales, tanto las herramientas como un equipo para el tratamiento de los vapores, no se hicieron porque no llegaron esos aparatos del exterior y entonces están en falta con la instalación y lamentablemente el olor sigue existiendo", arrancó.

"Lo hicimos saber con bastante énfasis, hubo una serie de decisiones pero finalmente ellos se comprometieron a que esto se iba a realizar en unos 30 días, con instalación provisoria y posteriormente la instalación definitiva de ese equipo del exterior", fundamentó el propio Oscar, que revelaba más detalles del encuentro.

"El trato es bueno, no hay problema con el trato por parte de ellos; solamente que los vecinos están muy enojados, porque los tiempos pasan, vamos llegando al verano que fue donde lo sufrimos más, el año pasado fue terrible. Entonces estamos inquietos los vecinos porque se acortan los tiempos, nosotros queremos ver las obras, que se realicen sí o sí", siguió.

"Ni el municipio ni el Concejo Deliberante están al margen", manifestó esta mañana.

"Entonces, bueno, esperemos que ahora Zabaleta se ponga al frente de esta cuestión como no lo hizo Luis Acuña y esto se resuelva próximamente", comentó.

"De Acuña, ninguna, nunca tuvimos respuesta. Lo único que se hacía era mandar inspectores pero con eso no se llegó a ningún fin, se viene reclamando hace 25 años, hace 25 años que venimos reclamando y se sigue en la misma. Esperemos que esta vez se resuelva el problema de los olores, acá está nuestra salud en juego, esa es la verdad", cuestionó.

"El tema es justamente la cocción del producto, hay dos pasos que son fundamentales: uno es lo que hicieron hasta ahora, la entrada de los camiones con la materia prima quedaba a la intemperie porque no alcanzaba debido a la cantidad de materia prima que se trae, que no alcanzaba. Esto se realizó, ya ahora los camiones entran y quedan en un espacio cerrado, ese es uno de los olores. Después cuando se produce la elaboración de los productos, ahí está justamente donde están en falta con el tratamiento y la cocción de la materia prima", precisó.

"Se comprometió Zabaleta, se lo pedimos nosotros: un acta para que quede mejor plasmado el reclamo, donde ya está involucrada la Intendencia municipal también, por eso le pedimos que se realice un acta donde va a estar presente el Intendente, los vecinos y la empresa. Se comprometieron que, para mediados de diciembre, empezaría a mermar el olor para finalizar a fines de enero, cuando llegue otro equipo cuya instalación tarda unos 15 días. Ya está el dinero para solventar todo esto, esa es la cuestión", valoró.

"Y aclaramos que si no es así, no nos van a ver todas las semanas, vamos a estar ahí todos los días para impedir el ingreso de los camiones a la empresa", alertó.

"No hay una fecha límite, porque acá se va a instalar un equipo provisorio, y eso, según Daniel Ponte, que es el gerente de planta, nos dijo que esto mermaría un 50 por ciento los olores más fuertes y después que se instale más fuerte el equipo que llega del exterior, en enero, con eso teóricamente no tendríamos más olor", profundizó.

"Lo que sí se comprometieron, también, me dijeron particularmente que se iban a encargar de convocarnos a un grupo de vecinos para recorrer la planta, que lo iban a hacer personalmente, cada 10 días, para que fuéramos viendo cómo iban marchando las obras. Eso fue en la reunión", acotó, en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

"Esta vez creo que la fábrica, dada la presión de los vecinos, que en tres oportunidades fuimos a la fábrica y donde vinieron los medios a colaborar con nosotros, eso los movilizó para que algo se hiciera, empezar a hacer algo", cerró.

Crédito de foto: Hurlingham al Día.
Regresar