Sábado, 15 de Mayo de 2021

Mohsen Alí: "El principal patrocinador del terrorismo es Estados Unidos de Norteamérica"

Mohsen Alí, sheij (clérigo) de la comunidad islámica argentina, lamentó los tristes episodios de París y pidió que a partir de la masacre, lejos de estigmatizar a su pueblo, haya un intento por comprender qué pasa en Medio Oriente. El terrorismo que atacó a Europa produce un exterminio similar en el mundo islámico, vinculado con el contrabando de petróleo que es luego comercializado en la órbita occidental. De ahí la conclusión de Mohsen, que muestra el otro costado de una masacre que conmueve a todo el mundo. Imperdible testimonio, en entrevista con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

18-11-2015



Los atentados de París, y el consecuente repudio internacional, volvió a poner todas las miradas en el mundo musulmán. 132 muertos, cientos de heridos y pánico mundial son las consecuencias directas de estos episodios que, de la noche a la mañana, dejaron en vilo a todo Occidente y desataron alerta en los países europeos.


Nada que sorprenda. Lo cierto es que ese tipo de masacres son moneda corriente para los habitantes del Medio Oriente, una superficie legendaria que ocupa una posición estratégica en el mundo, no sólo por la historia religiosa y ancestral que impera por esos lares sino, principalmente, por la disponibilidad de petróleo, la fuente de energía que mueve el mundo y de la que dependen los países de la órbita occidental, al menos las potencias más grandes como Estados Unidos, Alemania y, por supuesto, la propia Francia.


Parados sobre una riqueza hidrocarburífera extraordinaria, la zona islámica es víctima de su mayor recurso natural. En ese sentido, hay algo fundamental que en momentos como este -con un mundo conmovido por los tristes descalabros franceses- pasa desapercibido: los grupos extremistas son una amenaza no sólo para el universo occidental, también y ante todo para los propios musulmanes, que vieron saqueadas parte de sus tierras por el avances de lacras como ISIS que, con sus actos terroristas, imponen presencia a base miedo.


Si la población europea o norteamericana teme por sus ataques, el sentimiento en la vida musulmana es doble. Y la acusación que los musulmanes hacen, en todo el mundo, da vuelta el eje de la discusión.


El avance extremista es correlativo del contrabando petrolero que consumen las principales potencias, como fuente de energía y suministro para la construcción de los armamentos que, paradójicamente, estos usan para imponer el terror a propios y ajenos.


Más que una característica inherente a la región musulmana o cualquier clase de fundamentalismo religioso, la violencia en esas tierras sería consecuencia, en cambio, del poder central que tienen gigantes como Estados Unidos. "Esto se para atacando el terrorismo en su corazón, y el terrorismo está en Washington", resume Mohsen Alí, un sheij (algo así como clérigo) de la comunidad islámica nacional, hombre que se siente más argentino que el tango y el asado y que pide no estigmatizar a los musulmanes, sino comprender la raíz de la cuestión.


El testimonio de Mohsen


La palabras de Mohsen, con cero resentimiento y absoluta mesura, son ilustrativas de la situación que vive su comunidad a nivel internacional, trayendo una interesante perspectiva en medio de la tormenta que azota a Europa tras los atentados del viernes pasado. "Hay una cosa que no se dice, y que es tarea de los que queremos informar lo que ocurre allá, es que la principal víctima del terrorismo son los musulmanes y los árabes. Como hombres de fe, musulmanes, integrantes de la familia humana, como humanistas, condenamos el terrorismo y condenamos todas formas de terrorismo. El terrorismo de Estado como vivimos en Argentina y también el terrorismo de países imperialistas para robarlos, saquearlos, como pasó con Libia", sostuvo.


"Yo he visitado Libia, tenía viviendas aseguradas para todos, el Estado proveía cada vivienda, la seguridad de vivir tranquilo en la calle, la tenían en cualquier hora, sin que nadie viole a sus mujeres y nadie los mate, tenía salud y educación y asegurada para todos. Hoy está dividida en tres grandes cantones, divididas justamente de acuerdo a la cantidad de asentamientos que tiene la OTAN, donde los contingentes de soldados ingleses cuidan los intereses de la British Petroleum, lo mismo con los franceses y los norteamericanos también", agregó.


"Acá hay una cosa que hay que decir de entrada, el conflicto de todo el Oriente Medio, no tiene nada que ver con lo religioso, han convivido y conviven en paz, de hecho los refugiados sirios es un fenómeno nuevo. Si hubiera habido conflicto, se habrían matado antes. Estos grupos terroristas se autoproclaman Estado Islámico, sin territorio se llaman Estado, y son rápidamente reconocidos por la Unión Europea, cuando hay otros como Palestina que están reclamando su condición de Estado y no lo logran desde hace más de 65 años, no logran el reconocimiento de las Naciones Unidas", acotó.


"Cuando uno ve terroristas, con nombres como John, irlandeses, afganos, iraquíes, y los ve tan bien armados, con camiones, caravanas, uno se pregunta dónde compran, ¿van al supermercado, a Jumbo o Carrefour? ¿Acaso no les compran las armas a los grandes vendedores, como Estados Unidos o Israel? ¿Y aparte de dónde sacan la plata? Sacan la plata del petróleo. ¿Y el petróleo de dónde lo sacan? Y les roban el petróleo a los países a los que están invadiendo. ¿Y a quién se lo venden? A los que les venden las armas. Esto para Estados Unidos, Francia, Alemania, Inglaterra, es un negocio redondo", manifestó.


"Para justificar esto, la invasión a esos países, primero tienen que construir un país de forma negativa, presentar a los musulmanes como un distinto, como otro, no tienen raíz judeo-cristiana como se dice que tenemos en Occidente. Se lo plantea al Islam y a los árabes como enemigos de Occidente, entonces yo les pregunto qué pasa conmigo, que soy argentino, hincha de Boca, como asado, me emociono con una zamba", analizó.


"La pregunta, ¿a dónde va a comprar un misil, un helicóptero? ¿Cómo pueden decir que es un producto del Estado Islámico, que es una contradicción en sí? No hay terrorismo cristiano, no hay terrorismo judío -puede haber un terrorismo sionista, pero no un terrorismo judío-, así como no existe terrorismo islámico, son términos antagónicos", insistió el referente musulmán argentino.


"Vuelvo a reiterar la pregunta, ¿cuándo los musulmanes de Argentina hemos cometido algún delito o asesinato? Y no solamente en Argentina, Chile, Perú, Uruguay, Brasil. En el mundo hay aproximadamente 1.750 millones de musulmanes. Estos actuando en Irak y en Siria son unos pocos miles", argumentó siguiendo la misma lógica, en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.


"Los videos del ISIS hace rato que se viene diciendo que son armados, pero tenemos que reconocer: energúmenos, retrógrados, asesinos, hay en todos lados, en todas las expresiones. A estos terroristas, verdaderos terroristas, los han financiado para desestabilizar al Gobierno, que fue electo en marzo del 2014, en elecciones libres y universales; para desestabilizar el país se sirven de estos terroristas", insistió.


"Cuando comenzaron las revueltas en Túnez, el Presidente duró 11 días en el Gobierno, la gente pidiendo que se vayan, lo mismo en Yemen. Bashar al-Asad hace cinco años que está resistiendo y resiste gracias a varios factores, uno de ellos es la amplia base popular. Otro factor es el ejército, que es un ejército nacional con bases populares. Y el otro factor es que no es sólo reconocido como Presidente árabe de Siria, sino que tienen gran aceptación en el mundo árabe, que se vieron decepcionados por sus líderes, corruptos, que siempre fueron útiles y genuflexos ante el poder norteamericano o las colonias y ahora se han sacado las caretas y han negociado con Israel. Lo que propone es una solución total al conflicto, no sólo con Siria, una visión panarabista, o de Patria Grande como llamamos aquí en Latinoamérica. Para derrocarlo, lo demonizan", profundizó.


"Pero volviendo al tema petróleo, se ha descubierto una cuenca de gas y petróleo en el mar mediterráneo, enorme, estamos hablando de miles de miles de millones de dólares. Y lo que estamos discutiendo es si tiene que ir a Europa para seguir financiando la industria del armamento, la ocupación de países o tiene que ser distribuido equitativamente con las ganancias. Bueno, si necesitás petróleo para crecer como imperio, no lo robes, no invadas un país, tenés que ir y comprarlo. Entonces, ¿qué eligen? Eligen invadirlo", mencionó.


"Yo fui cinco veces a Siria, tengo amigos, parientes, y era un paraíso. Desde el punto de vista geográfico, humanista, la gente es muy hospitalaria, la familia sigue estando vigente, es la tierra donde predicó Jesús, Mahoma, entonces estuvieron todos ahí. Estar en Siria es hermoso, la hospitalidad, a mí me tocó el aceite en las zonas rurales, es aceite de oliva, entonces pasa un tipo con aceite sobre un burro y pasa por las casas, y la gente lo invita a pasar a veces. Y yo compartí habitación con un tipo que no había visto nunca. Ahora es distinto. Me cuentan que desgraciadamente tienen electricidad una o dos veces por día, que no les llega el combustible y que tienen mucha dificultad para conseguir comida", graficó.


"En Siria, unos meses atrás, pusieron una bomba en un colegio donde iban dos sobrinos míos, que se salvaron. Y cuando llegaron los padres, hicieron explotar otra bomba. Estos brutos del ISIS, de verdad te cortan la cabeza; lo hacen para que la gente salga de las ciudades, para quedarse ellos con las ciudades. Han desmantelado todo. Esto se para atacando el terrorismo en su corazón, y el terrorismo está en Washington, en la OTAN, en el Servicio de Inteligencia Francés, pero veamos el mundo árabe, ¿quiénes están sufriendo el terrorismo? ¿Quiénes tienen el territorio invadido? ¿Cuántos países más? La gente sabe que el principal patrocinador del terrorismo en el mundo es Estados Unidos de Norteamérica", concluyó.


Regresar