Jueves, 23 de Enero de 2020

Urtubey no oculta diferencias con el kirchnerismo y se anota en la discusión del peronismo

Fiel a su estilo en meses recientes, el Gobernador de Salta confesó no sólo sus diferencias de estilo y en varios temas con Cristina Fernández de Kirchner, sino que interpretó los resultados electorales como un pedido de "cambio" para el próximo período. También habló de temas generalmente vedados en la Casa Rosada, como la vuelta a los mercados de créditos y los problemas que viven las economías regionales en el interior del país, sobre las más alejadas de los puertos como en su provincia.

10-11-2015



El Gobernador electo de Salta, Juan Manuel Urtubey, dio que hablar tras su paso por el programa Animales Sueltos que conduce Alejandro Fantino, marcando distancias del oficialismo nacional y posicionándose como una suerte de transición que vivirá el peronismo en poco tiempo. "Gane Daniel Scioli o gane Mauricio Macri, hay un cambio. No hay otra opción. La categoría del actual Gobierno es el pasado, lejano o cercano, pero el pasado en definitiva. Hay que pensar en futuro", aseguró.

El salteño, además, reconoció que la población pidió un cambio luego del 25 de octubre.

"Hay un dato objetivo de la realidad, guste o no guste. La mayor parte de los argentinos pidió un cambio y tenemos que ser consecuentes, tenemos que escuchar a la gente y empezar a obrar en consecuencia", agregó y valoró que "lo que se hizo ya se hizo, y se hicieron muchísimas cosas buenas" en los años del kirchnerismo, desde 2003 a la actualidad. Y consideró que "la mayor parte de los argentinos pidió un cambio" con su voto.

"Y tenemos que ser consecuentes, tenemos que escuchar a la gente y empezar a obrar en consecuencia", precisó.

"He acompañado al Gobierno, pero cambian los tiempos y exigen nuevos desafíos. La discusión en la Argentina que viene es Mauricio Macri o Daniel Scioli, este Gobierno el 10 de diciembre se terminó", reiteró, no sin agregar una serie de críticas a los manejos de la economía, sobre todo el funcionamiento de las economías regionales que "están mal hace tiempo".

Más adelante, Urtubey rompió un tabú del Gobierno nacional, vinculado con las necesidades de financiamiento externo para fomentar -interpreta- el "desarrollo del país", principalmente en cuanto a infraestructura refiere. "No podemos seguir aislados del mundo en temas de financiamiento. No podemos ajustar, no podemos bajar la inflación con la receta neoliberal que se le sacará poder adquisitivo a la gente. Tenemos que implementar una solución más sustentable, quizás más trabajosa, que es generar un flujo de inversión que pueda permitir que el productor se mantenga. Para eso la Argentina tiene que buscar inversionistas y volver al mercado de capitales", opinó.

"Hay que entender que no todo es para siempre. Lo que era bueno hace años, hoy no lo es", insistió.

"La lógica actual del Gobierno es vertical, en cambio nuestra política es horizontal. Es mucho más acorde con lo que está exigiendo la sociedad argentina. Hay una persona que toma la decisión, pero esa decisión se debe tomar después de escuchar a la gente; hoy el gran debate nacional es pegarle a Daniel Scioli, pero él ha demostrado lo que va a hacer y cómo va a actuar", diferenció.

"Cuando en política te hacés conservador, estás en el horno", acotó.

"Gran parte de los políticos le hablan el poder, y no le hablan a la gente. Ese es un error grosero, totalmente. El planteo es, en estos días, la discusión que se ha planteado, volvemos al reduccionismo histórico. La competitividad está en cómo vamos a financiar la logística, el transporte, la energía, etc. Scioli es un desarrollista, y está buscando una agenda del desarrollo, el tipo se plantó y me dijo "Yo quiero hacer con Argentina esto". Opiné. Eso es lo que Argentina necesita", mencionó.

Aclaró que respeta a Mauricio Macri, como líder de la coalición opositora que entró a la segunda vuelta, pero fue claro en señalar que su candidato no deja de ser el citado Daniel Scioli, además de subrayar su respeto para el compañero de fórmula, Carlos Zannini, con quien tuvo diferencias en el pasado y nunca fue cercano. "Daniel es un desarrollista, por eso me engancha. El tipo se plantó y dijo lo que quiere hacer con la Argentina, y eso es lo que el país necesita, que vayamos de frente, dejando la doble cara. Tenemos que definir cómo financiar nuestro desarrollo", sostuvo.

Tampoco esquivó a sus diferencias puntuales con Cristina Fernández de Kirchner, la saliente Presidente el próximo 10 de diciembre: admitió que piensa distinto en "muchas cuestiones" y sugirió que por su no alineamiento irrestricto, durante los últimos años, su provincia fue castigada fiscalmente. "Siempre tengo en línea lo que pienso, digo y hago, y tal vez por eso mi provincia no recibió los recursos que merecía durante los últimos 7 años. Vamos a exigir lo que nos corresponde, y el pueblo de Salta está conforme con lo que estamos haciendo", aseveró.

"La discusión de poder la discutimos, el tema es la agenda de la gente y el gran problema es cuando nosotros limitamos la discusión a temas de poder. Sería un error plantear una cuestión de kirchnerismo o antikirchnerismo, no hay discusión, es entre Daniel Scioli y Mauricio Macri. Lo que tenemos que hacer es plantarnos a la gente y decirles lo que vamos a hacer", concluyó.
Regresar