Lunes, 6 de Diciembre de 2021

Gremio docente: "El Gobierno porteño ha hecho una clara apuesta a la educación privada y religiosa"

El sindicato ADEMYS denuncia que la Ciudad de Buenos Aires asignó a la fundación religiosa "Protege a tu corazón" la realización de varios cursos sobre educación sexual, incompatibles con la Ley Nacional de Educación Sexual Integral. Su líder, Jorge Adaro, habló con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

07-10-2015



El sindicato de docentes denuncia la realización de talleres sobre educación sexual en escuelas públicas, que no respetan la ley, sino que son hechos por la fundación "Protege a tu corazón", con una "perspectiva religiosa y eclesiástica que viola los derechos de los niños, niñas y adolescentes y que está en total contradicción" con la normativa nacional.

Buenos Aires 2punto0 Formato Radio dialogó con el titular del gremio, Jorge Adaro, que dio su pantallazo con duras críticas a las autoridades porteñas.

"Sí, absolutamente, nosotros en primer lugar, además de denunciar la presencia, al primero que estamos denunciado es al Gobierno de la ciudad que es el responsable y que ha tomado esta política de desresponsabilizarse de los aspectos inherentes a la educación y trasladar esta responsabilidad a organizaciones que no tuene una mirada, un recorte, sobre educación sexual ajustada a la ley ni a los lineamientos y contenidos que se manejan desde el propio Gobierno", explicó.

"Entendemos que es una clara injerencia de la Iglesia Católica en el ámbito público de las escuelas y con una perspectiva mucho más cercana a los sectores más recalcitrantes de la Iglesia, como el Opus Dei, con actividades y diálogo con las alumnas que es digno de denunciar", mencionó el dirigente sindical esta mañana.

"Solemos trabajar e intervenir como docentes y hemos articulado con los médicos de las salas de atención primaria, hay un montón de estrategias, pero no es esta la mejor. Esta es una organización con casa central en Colombia y acá en Argentina trabajan con la Universidad Austral y la Católica. Este Gobierno prioriza a los sectores privados de la educación y los religiosos", profundizó.

"El Gobierno ha dejado de considerar a la UBA, es decir, la capacitación fundamental se hace en la Universidad de San Andrés, está clara la línea", dijo.

"Las intervenciones que hacen en las escuelas van y promueven la abstinencia sexual hasta el matrimonio. Tienen una mirada sobre los adolescentes y el embarazo adolescente que confronta inclusive con las leyes nacionales, es una mirada conservadora y retrógrada de la Iglesia. En el ámbito de las familias, todo lo que más les parece, no lo ponemos en cuestión. Pero la escuela debe dar tratamiento a estos contenidos desde una perspectiva científica y no religiosa", arremetió.

"Esto es parte de un plan más amplio del Gobierno porteño que ha hecho una clara apuesta a la educación privada y la educación religiosa", indicó Jorge Adaro, secretario general de ADEMYS.

"A ver, yo comparto lo que plantean. Ahora, este es un Gobierno que ha tenido una fuerte apuesta desde un plano conservador y la verdad que en este y otros puntos lo ha hecho relativamente cada vez que pudo. Esto es un verdadero escándalo. También queremos advertir que esta organización tiene algún tipo de intervención en algunas provincias, como Salta o Córdoba ahora, donde inclusive se ha permitido la incorporación de Religión como materia en las escuelas públicas. Vemos este avance con mucha preocupación. Está trabajando en los barrios más populares de la ciudad", insistió.

"Lo que nos decían las compañeras es que lo vienen haciendo en algunas escuelas desde el año pasado", cerró.

El comunicado de ADEMYS:

Ante una denuncia recibida en nuestro sindicato por parte de la escuela N°5 DE 21 hemos comenzado a indagar acerca de los talleres dictados en escuelas de la Ciudad a niños y niñas de sexto y séptimo grado, por la fundación privada "Protege tu corazón". Esta ONG http://www.protegetucorazon.com/ con sede central en Colombia fundada en los 90 y cuyos referentes en Argentina provienen de la Universidad Austral, la Universidad Católica y escuelas privadas, imparte talleres en escuelas públicas en nuestro país en varias provincias y en la Ciudad de Buenos Aires.

La enseñanza de los valores y contenidos que dicha organización promueve -a través de sus publicaciones y talleres- hacia niños y niñas de escuelas estatales de nuestra Ciudad sería absolutamente ilegal, por encontrarse en total contradicción con la concepción, enfoque y contenidos de la Ley Nacional 26.150 de Educación Sexual Integral así como también con los Lineamientos curriculares para la Educación Sexual Integral del Ministerio de Educación del GCBA. Asimismo, está en contradicción total con lo establecido en el art. 24 de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires que expresa que el estado debe garantizar y promover la educación laica y debe contemplar la perspectiva de género.

Por otro lado, al ser un grupo que se presenta desde la religión, se impone a nuestros alumnos y alumnas una educación reñida con la educación estatal, científica y laica que defendemos. Las familias ? a quienes no se les solicita autorización para que sus hijos e hijas reciban estos talleres en las escuelas públicas- son vulneradas en su derecho a definir qué valores morales inculcar a sus hijos e hijas. Dice uno de los fundadores en una entrevista: "El empeño por labrarse un buen carácter es posible entre paganos o cristianos. Sin embargo, para un cristiano es mucho más fácil porque si deja que el Espíritu Santo habite en su alma en gracia, recibe todos sus frutos: alegría, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, longanimidad, benignidad, dominio de sí, gozo, paz, amor."

Para ejemplificar brevemente lo que pregona esta entidad que parece estar "colándose" en nuestras aulas para adoctrinar a nuestros alumnos y alumnas, mostramos algunos extractos de los que publican en su página de internet:

En su sección para adolescentes hablan sobre un grupo de bebés de madres adolescentes:

Algunos de estos niños estuvieron a punto de morir por una decisión equivocada de su madre, estuvieron a punto de ser asesinados. Pero por fortuna, por un buen consejo o por gracia de Dios, su madre les respetó el derecho a la vida?

Estas afirmaciones además del contenido netamente religioso, desconocen el derecho de las mujeres -reconocido en artículo 86 del código penal- a la interrupción legal del embarazo en el marco de los derechos sexuales y reproductivos, como parte de los derechos humanos. En nuestro país las mujeres comprendidas en las causales de aborto no punible incluyen, según el fallo F.A.L. de la Corte, el riesgo para la vida o la salud de la mujer, y los embarazos producto de una violación. Sobre todo teniendo en cuenta que una gran parte de los embarazos de niñas y adolescentes son producto de violaciones. La entidad que da cursos de educación sexual en nuestras escuelas, plantea que si acceden al derecho de interrumpir un embarazo, se convierten en asesinas.

Con respecto a la anticoncepción, plantean una oposición entre anticoncepción y abstinencia, planteando claramente que hay que educar en ésta última. A esto se refieren con auto-control.

?La conclusión lógica es que los adolescentes que eligen la abstinencia al menos hasta los 18 años, van a obtener mayores ingresos y por tanto unas finanzas más desahogadas. Lo más recomendable, no solo por razones de salud sino también económicas, es ofrecer una educación sexual adecuada: ni "tabú" ni condón, es decir, ni deficiente, ni simplista. La mejor alternativa, mirada con pragmatismo, es una educación que aliente la capacidad de autocontrol. En pocas palabras, una educación que desarrolle el carácter.

No caben dudas con este artículo que la concepción que "bajan" a los y las adolescentes, niega por completo la responsabilidad de la escuela de "brindar información orientada a la comprensión de los derechos vinculados con el ejercicio pleno de la sexualidad" y "aportar al desarrollo de la autonomía vinculado con la toma de decisiones".
Al mismo tiempo, se manifiestan contra el uso de los preservativos (con el argumento falaz de que no son 100% seguros) con todas las consecuencias gravísimas que esta política implica no sólo en cuanto a la prevención de embarazos no deseados sino en cuanto al contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Desde Ademys, exigimos el cese inmediato del dictado de estos talleres en las escuelas públicas de la Ciudad y demandamos se investigue qué organismo gubernamental permitió y permite la injerencia de este tipo de instituciones que, desde una perspectiva claramente religiosa, lesionan los derechos de los niños, niñas y adolescentes y sus familias.

No a la injerencia de la iglesia ni ninguna institución privada en la educación
Por una educación estatal, científica y laica.

Por la aplicación efectiva de la Educación Sexual Integral con capacitación en servicio para la formación de la docencia en los lineamientos de la misma.
Regresar