Miércoles, 28 de Octubre de 2020

Hurlingham: El acuñismo hostiga a Olivastri, la empleada municipal que apoya a Delfino

Nervioso por la pérdida de personal valioso, el Intendente del distrito, Luis Acuña, desplegó toda su artillería contra la ahora ex directora de Tránsito, Belén Olivastri, luego que está sellara su acercamiento a Lucas Delfino -candidato de Cambiemos- y apoyo para las elecciones. La odisea de una mujer que tuvo la valentía de alejarse políticamente del jefe comunal y ahora vive las consecuencias, contada en primera persona a Buenos Aires 2punto0 Formato Radio. "Cualquier cosa que él intente, yo lo voy a hacer responsable", avisó.

07-10-2015



Sacudido por la diáspora imparable, que incluye la salida de funcionarios, concejales y dirigentes en los últimos meses, Luis Acuña vive momentos delicados, acentuados por su pésima elección en las primarias, los problemas de gestión y en el ámbito judicial. Problemas que, indudablemente, descarga contra su personal municipal cuando ve que las cosas no salen como estaban planificadas.

El último caso es el citado ayer, de Belén Olivastri, empleada de carrera desde hace 15 años y directora de Tránsito hasta horas atrás.

Belén hizo un acto de democracia que en el sector de Acuña, por lo visto, es considerado sacrilegio. Tuvo conversaciones con el candidato a Intendente de Cambiemos y hombre del PRO, Lucas Delfino, y confesó que apoya para los comicios del 25 de octubre: rubricó el acercamiento con una reunión que compartió junto a él y el secretario de Transporte porteño, Guillermo Dietrich.

Conocida la noticia, Olivastri tuvo que vivir una escena dantesca el día lunes, durante su jornada de trabajo. Desde una compañera que fue a increparla a las oficinas empapeladas con su foto y agravios de los más variados, pasando por una reunión con el propio Acuña donde éste -haciendo abuso de su autoridad- la insultó a más no poder y le comunicó a su secretaria la decisión de cambiarla a otra dependencia, el Cementerio Municipal, a modo de reprimenda.

"Normalmente yo opté por una convicción política diferente, como estamos en democracia, cualquier persona puede tener libertad para pensar distinto. Entré a trabajar con normalidad como lo hago desde hace 15 años, y la gente me conoce, y bueno, al regreso de terminar mi jornada laboral, están acostumbrados a generar conflictos con los mismos compañeros municipales. Se armó una confrontación con una compañera que fue mandada a confrontar conmigo", arrancó Olivastri.

"Y luego me llevaron al despacho del Intendente. Bueno, bastante desaforado estaba por mi decisión. El Intendente Luis Acuña. Que tiene toda la confianza conmigo. Y en lo personal me llevó a su despacho, manifestándome su disconformidad, levantando la voz, denigrando mi labor en Tránsito. Me decía que era una traidora; que si tenía dignidad, que renunciara a mi trabajo. Me denigró, que yo no servía para nada en lo que estaba haciendo, que vaya a hacer cursitos. Como mujer, me levantó la voz", acotó.

"La verdad que me sentí bastante increpada, porque él es el jefe comunal", siguió.

"Hacía alusión a mi decisión todo el tiempo y me mandó mensajes que son irrepetibles para toda la audiencia, sobre mi compañero. Malas palabras terribles, hacia el candidato del PRO, Lucas Delfino. Fue una conversación verbal, cosas como "Decile de parte mía" tal cosa. Pero más allá de eso, me parece innecesaria esta situación que se está provocando en la Municipalidad, que todos los compañeros se peleen entre sí. Hay muchos compañeros que piensan lo mismo. Yo soy una compañera de hace 20 años y me conocen no solamente el vecino sino toda la familia municipal", insistió.

"Mis pares estaban muy preocupados, porque yo lo conozco bien el entorno. Vivo en Hurlingham, me críe en Hurlingham. Yo tengo convicción y palabra. Yo me voy a un espacio que presentó un proyecto de trabajo maravilloso, con gente sensacional, donde nadie te tiene atada. Al margen de eso, en un ámbito público como es la Municipalidad, él no puede permitir que un empleado haga lo que hizo conmigo. Empapeló toda la oficina con mi foto, reunida con Dietrich; la empapeló con frases inapropiadas, "panqueque", "traidora", "trola", un montón de cosas. Que no me afecta, porque mis vecinos me conocen, la gente me conoce. Los periodistas y ustedes también me han visto trabajar incansablemente en la calle", reveló.

"No hay miedo a quedarse sin empleo, porque hoy está, hay candidatos que están en Hurlingham para ocupar la Intendencia. Pero ellos (el acuñismo) instalan eso y no le transmiten la tranquilidad a la gente, la gente tiene mucho miedo, y muchos están trabajando bajo opresión política", apuntó esta mañana, en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

"El Intendente, a los gritos, llamó a su secretario y dijo "A esta no la quiero ver más, la enviás a trabajar en el Cementerio". Bienvenido, es trabajo. No sé qué pensaba, que me iba a castigar. Yo no voy a renunciar, yo no tengo miedo. Yo no renuncio a mi trabajo. Quiero dar un mensaje: yo ahora estoy por ir a mi nueva oficina de trabajo que es el Cementerio Municipal, y quiero dejarle en claro al señor Intendente, que cualquier cosa que él intente difamar, perseguir o algo, yo lo voy a hacer responsable por ser el jefe comunal de Hurlingham", completó.
Regresar