Sábado, 27 de Febrero de 2021

Caso Parex Klaukol: Denuncian que un hospital de La Matanza no atiende a las víctimas

La empresa francesa Parex Klaukol tiene una fábrica en el barrio La Mercedes, Virrey del Pino, que deterioró la salud de los vecinos y causó varias muertes. El entuerto judicial llega a instancias decisivas con un fallo de la Cámara de Apelaciones (ver foto) que revocó un sobreseimiento, que beneficiaba a la empresa. Ahora, los vecinos denuncian que en el hospital municipal de San Justo, una médica le negó la atención a dos criaturas hasta que cesen con la denuncia. Lo contó el abogado Jorge Tahia.

09-09-2015



Aunque a paso lento, la causa del barrio La Mercedes -en la zona de Virrey del Pino, La Matanza- registra algunos signos positivos que despiertan esperanzas, en medio de la indignación que produce el accionar de la empresa francesa Parex Klaukol, que opera en las cercanías a este lugar, conformado por unas 300 familias. Que vivían allí normalmente hasta que la compañía radicó su planta y comenzó con sus prácticas macabras.

Un tipo de producción que despide un material particulado, como lluvias de arena, con consecuencias estrepitosas para la población local.

Este material queda impregnado sobre las calles, los techos de las casas, el verde y el agua, generando problemas graves de salud, como niveles de plomo en sangre en los más chicos y recién nacidos, cáncer en piel y en sangre, leucemias fulminantes, por no mencionar los problemas respiratorios en otros casos.

Ya hubo varias muertes y, sin embargo, poco cambió en los últimos meses salvo por una decisión judicial favorable el último viernes. La firma había conseguido un sobreseimiento de primera instancia tras varios estudios de impacto ambiental que no fueron exhaustivos, pero la Cámara de Apelaciones dio vuelta atrás y revocó el fallo.

Ahora, faltan los estudios correspondientes para confirmar que esto no es un invento sino un problema que deteriora la salud de los vecinos, mata gente y arruina familias enteras que no tienen posibilidad de salir. "Tenemos la notificación de la Cámara de Apelaciones, que entiende que no se agotó la etapa requisitoria y revocó el sobreseimiento", explicó el abogado de las víctimas, Jorge Tahia.

Pero Tahia manifestó su disgusto por una serie de cosas que vienen ocurriendo en La Matanza, al menos desde que la causa judicial llegó a estas instancias. El letrado asegura que varias familias no son atendidas debidamente en hospitales del distrito, como pasó en el nosocomio municipal de San Justo, por el entuerto judicial: dos madres llevaron a sus hijos para examinarlos por plomo en sangre y una doctora les negó los resultados en tanto no desistan en su causa personal.

Tahia anunció que entre mañana y pasado harán una presentación judicial contra la médica, a quien tienen identificada.

"No son atenidos por el personal médico, mientras mantengan las denuncias contra Parex Klaukol; hace 15 días, concurren al hospital municipal de San Justo dos chiquitos con sus madres, con plomo en sangre, porque es el 100 por ciento de los casos. Y una médica les señala que no serán atendidos hasta que no terminen con su denuncia. La médica está identificada, vamos a hacer la denuncia en los próximos días", anticipó.

"Hay que sumar la complicidad de ACUMAR y, sumado a eso, ahora se le niega la salud a las personas, cortes de luz llamativos que ha habido en el barrio, y todo tipo de acciones tendientes a callarlos", fustigó.

También comentó que, en cuanto a los pasos siguientes, una de las cuestiones es "presupuestaria" porque "los estudios son caros y la gente del barrio no tienen los recursos" para solventarlos. "El nivel de corruptela es enorme", siguió.

"Basta con hacer un análisis estadístico de los muertos en el barrio, es muy simple; los chicos nacen con plomo en sangre. Nadie arbitra ningún medio tendiente para la reparación del daño", completó.

Y concluyó: "Hay gente que se está muriendo, literalmente".
Regresar