Lunes, 10 de Mayo de 2021

No cesa la guerra entre la UCR y el PRO en Avellaneda

Los concejales radicales finalmente elevaron la impugnación a la candidata de Cambiemos, Gladys González, y ahora será analizada por la Junta Electoral de la provincia. Achacan que no cumple con la residencia solicitada por Constitución y que, por lo tanto, no está habilitada para jugar. Nuevos matices entre los dos espacios del frente opositor.

29-08-2015



Los concejales del radicalismo local, Miriam Graiño y Rodrigo Galetovick, elevaron finalmente la impugnación de Gladys González a la Junta Electoral bonaerense para impedir que compita en las elecciones, abriendo una nueva grieta en la relación del centenario partido con el PRO, que son los dos bastiones más importantes de Cambiemos.

La presentación, en rigor, fue realizada a comienzos de agosto y corrió por cuenta de la doctora Silvia Mozeris, donde solicita el reemplazo de la diputada nacional macrista por no cumplir con el tiempo de residencia en el distrito requerido legalmente. El reclamo inicial había sido anunciado en julio de este año, en formulación hecha no sólo por los ediles sino también los afiliados radicales.

La misma sostiene que "la diputada no es vecina de la ciudad de Avellaneda y deliberadamente ha cambiado su domicilio hace menos de un año, con la intención de presentarse como candidata a Intendente, mientras tanto, aun en la fecha que declaró domicilio en la ciudad de Avellaneda, se domicilia en el lugar conyugal en el que hasta la actualidad vive con su marido y sus hijos cito en la calle Chenaut 1976 piso 11 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires". Residencia en la que además "tiene declarado como domicilio fiscal en AFIP, su vida política y profesional se desarrolla en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, desde el año 2003 fue asesora en Salud y Descentralización en la Legislatura porteña, en el año 2005 fue directora del Banco Ciudad, cargo que ocupó hasta 2007", agregan.

De la misma manera, la presentación menciona que "González no obedece a la intención de residir y tampoco existe el ánimo de vivir en Avellaneda, afirmación que se evidencia, en primer lugar, por el lugar en el que reside con su familia".

Cabe señalar que la Constitución Provincial exige residencia para ser Intendente, y no domicilio, con una diferencia central entre ambos: el segundo es establecido por la dirección que figura en el documento, mientras que residencia tendrá que ser acreditada por cualquier medio de prueba, excepto la testimonial, siempre que figure en el registro de electores que corresponda.

La UCR completa la formulación con una chicana para Mauricio Macri directamente y vuelve a dar una muestra de disociación. "Las necesidades del armado político de Mauricio Macri, que al no tener una figura relevante en el distrito, ha tomado la unilateral decisión de traer una foránea para representar los destinos de la ciudad, violando con absoluta claridad la Constitución de la Provincia de Buenos Aires", sentenciaron.

Todo este entuerto, que ya lleva más de tres meses, avanzó por la negativa del frente a permitir que la UCR local pusiera un candidato propio y elegido por la cúpula de esa fuerza.
Regresar