Miércoles, 21 de Octubre de 2020

Salado: Varias rutas siguen cortadas y los pueblos con problemas

Las carreteras más comprometidas son la 41, 46 y 50, que están cerradas, además de la 29 y 65, con agua sobre la calzada y banquinas inestables. El Comité de Emergencia bonaerense coordina la asistencia en las regiones más complicadas, al tiempo que el Ministerio de Infraestructura provincial salió a dar su propio cuadro de situación.

25-08-2015



Esta mañana las rutas 41, 46 y 50 permanecían cerradas, sin posibilidad de tránsito, y las rutas 29 y 65 seguían afectadas por la presencia de agua sobre la calzada tras varios días de copiosas lluvias que, en algunas regiones, llegaron a niveles nunca vistos con anterioridad, siempre por la crecida del Río Salado, de acuerdo a la información brindada por la Dirección de Vialidad bonaerense.

Así, las 41 continúa cerrada en el tramo General Belgrano a San Miguel del Monte, la 46 entre Bragado y la ruta 65 (con agua en las banquinas en el tramo que va de Junín a General Viamonte), mientras la 50 está complicada entre Vedia y Arenales. Y la 29, por su parte, no sólo tiene el problema del agua en varios tramos de su traza sino también banquinas inestables.

En General Paz, una de las primeras en padecer las consecuencias de este fenómeno, no paran los problemas. Hay tránsito local asistido en el acceso a Villanueva.

La DV recordó que, ante esta situación, trabaja en conjunto con el Comité de Emergencia provincial conformado por Prefectura Naval Argentina, Ejército Argentino, Defensa Civil bonaerense, Ministerio de Seguridad, Armada Argentina, Cruz Roja y Presidencia de la Nación. El objetivo es "intercambiar información de los puntos críticos a fin de agilizar los desvíos en zonas de anegamientos y evaluar el estado de los puentes", explicaron.

El coordinador de Emergencias Viales, Hugo Gervacio, y el director de Defensa Civil, Luciano Timerman, monitorean las zonas más comprometidas.

Otro que salió a llevar calma y poner paños fríos es Alejandro Arlía, ministro de Infraestructura. "A partir del 6 de agosto se registró una precipitación muy intensa durante cuatro días consecutivos, que oscilaron entre 350 y 450 milímetros en la franja media del Río Salado. Esa mesa de agua es la que se está desplazando desde la parte central, en la zona de Roque Pérez, Alberti, Chacabuco, Suipacha y Monte hacia abajo", apuntó.

"Eso trajo aparejado un incremento notable de caudal, que en primera instancia generó un crecimiento a la altura de Roque Pérez, por encima de los 40 centímetros del máximo registrado históricamente en esa localidad", manifestó.

"Por ese motivo se intervino con obras: haciendo terraplén de defensa y realizando tareas especiales en las estaciones de bombeo para desagotar el agua de la ciudad", comentó.

"Luego ese pico de crecida (de 21,48 metros) llegó a la localidad de General Belgrano por la ruta 3 hoy, a la altura de Gorchs, donde estamos registrando ya un descenso de 18 centímetros. La localidad de General Belgrano también estuvo protegida", acotó y mencionó que sin obras y asistencia, en cambio, más del 50 por ciento de las zonas estarían cubiertas por agua.
Regresar