Viernes, 5 de Marzo de 2021

El Movimiento Evita no oculta algún descontento por las listas

A pesar que jugarán fuerte para el Frente para la Victoria, algunas voces del espacio conducido por Emilio Pérsico y Fernando Navarro sienten que hubo demasiados casilleros para La Cámpora en las nóminas legislativas. El planteo lo hizo la diputada bonaerense Patricia Cubría. Algunos casos para considerar.

02-07-2015


Consumado el armado de listas del Frente para la Victoria, habiendo pasado casi dos semanas, desde el Movimiento Evita no ocultaron cierto descontento por el reparto de los lugares, no sólo para los cargos ejecutivos en los distritos sino en las boletas legislativas. Un planteo que hace, a media lengua, parte de esa estructura que aporta y tracciona territorialmente como pocas líneas de Unidos y Organizados.

La sensación es que la mayoría de los casilleros fueron para La Cámpora, por cantidad e importancia.

Esa es la consideración, al menos, de la diputada provincial Patricia Cubría. "Había que abrir el juego a todos los compañeros. Después del cimbronazo que fue el armado de las listas, estamos listos para trabajar codo a codo, todos juntos como compañeros para que gane el proyecto en las elecciones", advirtió la legisladora.

"La presencia de los espacios quizá no fue proporcional en las listas", reprochó Cubría.

"Y La Cámpora pudo acumular más sectores que otros", continuó, según publicó Política del Sur.

"Esta claro que en La Cámpora han priorizado su propia agrupación y podemos tener algunas miradas diferentes, pero creo que hay que abrir el juego para todos los compañeros del campo popular", indicó la parlamentaria oficialista, aunque también subrayó la presencia de algunos compañeros, como Eduardo Ancona, Leonardo Grosso y ella misma en las nóminas finales.

La realidad marca que el Movimiento Evita sufrió también en los municipios del Conurbano, donde algunos de sus integrantes tenían intenciones de competir por el máximo cargo en la primaria de agosto y finalmente fueron descartados. Hubo varios casos como Federico Ugo en Tigre, de fuerte inserción territorial durante los últimos años y que cedió su postulación a un hombre como Sergio Spolski -empresario de medios y dueño del Grupo 23- que en la Casa Rosada, evidentemente, evalúan mejor para llegar a los sectores medios y competir con el massismo.

Otro caso emblemático tuvo lugar en Lomas de Zamora. Juan Navarro, concejal e hijo de Fernando Navarro, bajó su candidatura para despejar el camino a Martín Insaurralde -que venía de un año donde amagó con alejarse del FpV y acercarse a Sergio Massa- y no pasar por la dispersión de varias listas locales, como parecía que iba a ocurrir. Navarro hizo un acuerdo con MI, que enfrentará a un contrincante interno, Juan María Viñales, funcionario de la provincia.

Otra que quedó afuera, aunque sus perspectivas eran limitadas, es la concejala de Lanús Mabel Gagino.

El Evita, sin embargo, asegura que seguirá alineado a las huestes del FpV y apoyará camino a los comicios de este año. Cubría celebró la fórmula presidencial: "Carlos Zannini es uno de los cuadros de este proyectos y la garantía de continuidad a las políticas de Cristina Fernández de Kirchner".


Regresar