Miércoles, 1 de Abril de 2020

Córdoba: La alianza UCR-PRO no rindió sus frutos en las elecciones municipales

El radicalismo conservó la mayoría de sus pueblos pero cayó en cuatro que gobernaba. Uno fue para el FpV y los otros tres para el delasotismo. La UCR y el macrismo también apostaban fuerte a un candidato propio en Carlos Paz pero cayó de manera estrepitosa ante el actual Intendente, Esteban Avilés. La candidatura provincial de Oscar Aguad no llega en buena forma al domingo.

30-06-2015



Antes de las elecciones provinciales del domingo, los cordobeses votaron -de manera desdoblada- por los cargos municipales en la provincia. 32 localidades estaban en juego y en casi todas continuará el mismo partido gobernante.

Los resultados, sin embargo, anticipan un escenario complicado para la alianza integrada por el PRO, la UCR y el Frente Cívico conducido por Luis Juez, senador nacional. El precandidato a Gobernador de ese espacio es el radical Oscar Aguad, dirigente con larga trayectoria, y el segundo del binomio es el ex árbitro Héctor Baldassi, identificado con Mauricio Macri.

No es un dato menor porque de los 17 circuitos que ponía en juego, el radicalismo mantuvo 13 pero perdió sorpresivamente en 4, una cosecha más pobre de lo esperado. El centenario partido -aliado estratégico del macrismo en los comicios- resignó Achiras en manos del Frente para la Victoria y Bulnes, San Antonio de Litín y Carnerillo a favor de Unión por Córdoba, es decir, el delasotismo.

También hubo malas noticias en Villa Carlos Paz, que no era un bastión del radicalismo pero tanto Aguad como Macri habían apostado fuerte -creían que tenían chance de ganar- a Carlos Felpeto. Felpeto -un radical con orientación macrista, en la misma vena que el postulante a la Gobernación- encabezaba la principal opción opositora frente a Esteban Avilés, hombre del vecinalismo y líder de la coalición Carlos Paz Unido.

Avilés no sólo conservó el pago chico, una plaza turística fundamental, sino que ganó por una diferencia aplastante contra todos los pronósticos. Los datos oficiales arrojan una caudal del 66,6 por ciento, es decir, dos tercios de los votos emitidos y casi el cuádruple que la magra cosecha obtenida por Felpeto, que miró la definición desde atrás, con apenas el 17,3 por ciento.

Los demás candidatos, como el peronista Víctor Curvino (7,9 por ciento) o el kirchnerista José Sarquis (2 por ciento), no rindieron demasiado bien tampoco.

No obstante, Juntos por Córdoba -donde confluyen macristas, radicales y otras corrientes- fue la verdadera decepción. Al menos considerando que algunos otorgaban posibilidades de triunfo y que Felpeto recibió el apoyo explícito del Gobierno porteño en más de una oportunidad, incluida una visita de Guillermo Montenegro, el ministro de Seguridad capitalino.

Cabe aclarar que Avilés es un ex radical alejado de la conducción orgánica, distanciado de las referencias no sólo nacionales sino también provinciales. Llegó a la Intendencia en 2011 por primera vez, acompañado por Juez, pero rápidamente tomó distancia del senador nacional y rechazó las misivas de Ramón Mestre -jefe comunal de Córdoba capital- que estaba a la búsqueda de reincorporarlo.

El carlospacense siempre prefirió, en los últimos años, la independencia política. Un juego que indudablemente trajo sus resultados localmente.
Regresar