Sábado, 24 de Octubre de 2020

La interna de Pilar y un cimbronazo en el Gabinete de Zúccaro

Desde hace más de un año, el Intendente Humberto Zúccaro acusaba a una parte de su elenco y cuestionaba supuestos vínculos con dirigentes de la oposición local, particularmente José Molina. Ahora pidió que cuatro de ellos renunciaran y los cuatro, sin solución de continuidad, pasaron a las huestes molinistas. Fuerte disputa local.

10-06-2015



El zuccarismo en Pilar acaba de dar un golpe de timón en las últimas horas, luego que el propio Intendente de la comuna pidiera el alejamiento de cuatro funcionarios históricos de su espacio y estos no sólo aceptaron sino que, en pocos días, anunciaron su pase a las filas del sector liderado por José Molina, precandidato a jefe comunal y ligado a Daniel Scioli en el distrito.

El Jefe de Gabinete local, Federico Achával, salió a aclarar el asunto tras una movida gestada por los propios expulsados. "Hubo una decisión del Intendente Zúccaro, que hace tiempo dice que algunos funcionarios están con un pie en cada lado. Se inició una depuración de los que, confundidos políticamente, no cumplen con sus funciones", destacó.

Cabe destacar que las personas de la polémica son Graciela Odato, la ahora ex secretaria de Políticas Institucionales. Además de Rubén Romero, ex director de Defensa Civil; Luis Odato, asesor de Política Institucional; y también Claudio Sánchez, delegado de Los Cachorros, de la agrupación política denominada Nueva Generación.

La salida más significativa es, definitivamente, la de Graciela Odato, que arrancó como secretaria privada de Humberto Zúccaro.

De ella, puntualmente, habló el citado Achával, a esta altura más que el jefe de los funcionarios comunales sino el hombre que piloteó el distrito cuando el alcalde pidió licencia para sobrellevar su enfermedad entre diciembre del año pasado y marzo del actual. "Lo que realmente ha pasado es que el Intendente ha tomado una decisión, era una situación que no daba para más, por eso Zúccaro decidió removerla del cargo de secretaria privada. Presentó la renuncia por modos administrativos", comentó.

"Se puede jugar políticamente, pero cumpliendo con las funciones", siguió.

"Mientras cumplan con sus funciones, pueden tener las preferencias políticas que quieran, el problema es cuando no las cumplen", diferenció el funcionario.

Es importante recordar que la puja viene de larga data y uno de los capítulos más tensos tuvo lugar a mediados del 2014. En ese momento, frente a algunos problemas de armado local, Zúccaro reunió a toda su tropa, es decir, concejales, consejeros escolares, dirigentes, militantes y, por supuesto, a todo su Gabinete. Y durante su discurso, sin pelos en la lengua, cargó contra quienes jugaban cerca de otras corrientes, incluyendo el vértice sciolista de Molina.

Ahora que Zúccaro competirá con el mismo Molina, secretario de Política Vial bonaerense, en su entorno apuraron los tiempos y presionaron para que los tildados de "desleales" dieran un paso al costado.

Odato, por su parte, hizo una lectura naturalmente distinta. "No tengo nada personal en contra del Intendente, pero la gestión hace tiempo perdió el rumbo político. No se hacen obras y nosotros, los funcionarios, somos los que ponemos la cara y recibimos los palos de los vecinos, con reclamos de todo tipo", fundamentó la mujer.

A dos meses para las PASO, Pilar se convierte en una caldera política de proporciones.
Regresar