Miércoles, 4 de Agosto de 2021

El PRO se le planta a Díaz Pérez en Lanús

"El Intendente está cada vez más lejos de la gente", consideró el candidato macrista del distrito, Néstor Grindetti, uno de los armadores del PRO en la Provincia de Buenos Aires. Nuevo rechazo a una interna que incluya a las filas del Frente Renovador localmente y palos para Sergio Massa.

09-06-2015


El ministro de Economía porteño y precandidato a Intendente de Lanús, Néstor Grindetti, no tuvo reparos en rechazar una alianza con el massismo local y con duras críticas para su relación con el Departamento Ejecutivo. "Con el Frente Renovador no hay ningún diálogo porque Massa tendría que ir a una interna con el Frente para la Victoria", apuntó.

"El Frente Renovador y el Frente para la Victoria son lo mismo, en Lanús han acompañado siempre al oficialismo. Si el Frente Renovador cambia su manera de pensar, podemos ir juntos. De otra manera, no, porque tenemos valores distintos. La verdad es que no me veo en un escenario acordando con Massa", destacó.

Y, específicamente, también cargó contra el sector de Darío Díaz Pérez, que comanda el distrito desde 2007 y este año buscará su tercer período seguido a nivel local. "En Lanús hay un Estado ausente porque el Intendente está cada vez más lejos de la gente. No sale a la calle, no se puede reunir con los vecinos en ningún barrio", siguió.

Ese punto no es menor porque, hasta hace algunos meses, todos daban por descontado que Díaz Pérez iba a perder en las elecciones. Eso es debido a algunas demandas formuladas por los vecinos en los últimos años y que, lejos de mostrar síntomas de mejoría, fueron acentuándose de a poco, como la cuestión de la inseguridad y las inundaciones cuando llueve más de la cuenta.

Por eso mismo, el jefe comunal tuvo que empezar a ensayar un cambio en su estrategia y eso incluye la necesidad de recomponer el tenue -históricamente- vínculo con Daniel Scioli, el precandidato presidencial del oficialismo con mejores perspectivas camino a los comicios de este año. Su ligazón venía de varias idas y vueltas, especialmente entre 2012 y 2013, pero el alcalde cambió de actitud: hace poco compartió un acto para encabezar la puesta en marcha del ciclo lectivo de la Policía Local, con la presencia del Gobernador bonaerense, y tuvo importantes elogios.

El problema de Díaz Pérez no reside únicamente en el frente opositor, sea el PRO-UCR o las distintas variantes del massismo. También lidia contra un rival interno como Julián Álvarez, viceministro de Justicia, hombre identificado con La Cámpora y un candidato competitivo de acuerdo a las encuestas más divulgadas.

El macrismo, en este, rema de atrás. Pero es evidente que en Lanús tiene más chances que en otros rincones del Gran Buenos Aires.

En primer lugar porque Grindetti trabaja en el distrito desde hace largo rato, es uno de los armadores del PRO en suelo provincial y, principalmente, ya fue candidato a Intendente del municipio en 2011, cuando quedó en segundo lugar -aunque lejos del ganador-. Y en segundo término porque, a diferencia de otros lugares, hay un acuerdo aceitado con el radicalismo y un ex sector del GEN que también entró en la discusión.


Regresar