Martes, 11 de Mayo de 2021

Mensaje viral: La carta de una joven sobre la violencia de género que conmovió a todos

Adriana Romo, de 21 años, divulgó un texto contando su pesar por la cantidad de casos que se registran cotidianamente y su martirio personal cuando camina por la calle y el acoso que padece como moneda corriente. "Es una situación muy fea a la que las mujeres nos acostumbramos por miedo, es la indignación la que me movió", contó a Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

21-05-2015



Adriana Romo, estudiante de Comunicación Social, obtuvo un inesperado impacto luego de publicar una emotiva carta, un manifiesto crudo y duro sobre la realidad que experimentan millones de mujeres a diario: la gravedad de las muertes por violencia de género, pero también el acoso verbal en la calle, que produce otro tipo de miedo y dificulta el día a día.

"La escribí un día que tuve un día agitado. Yo uso el canal de escribir como una forma de liberar mis sentimientos, de liberar lo que me pasa. Está muy bueno. Mi intención era esa, la concientización. Esta bueno que la gente vea esto", contó Adriana a Buenos Aires 2punto0 Formato Radio esta mañana y reveló que "nace de la indignación de caminar por la calle y no poder caminar tranquila".

Y agregó: "Puntualmente, a mí no me pasó nada. Más que un llamado para extorsionar, sacarme un poco de plata, que está en la carta, no tuvimos".

Y contó algunos de sus sentimientos personales frente a esta temática. "Es una situación muy fea a las que las mujeres nos acostumbramos por miedo, son muchas las mujeres que se sienten así. Es la indignación la que me movió", apuntó.

La carta de Adriana Romo:

Salgo de mi casa, el trabajador de la obra de mi vecino me dice "hola mi amor". Leo twitter, desapareció Angeles R. Camino por la estación de La Lucila, un hombre se me acerca y me dice que con mi culo me invita a cagar a su casa, el policía solo mira, le respondo al señor que es un desubicado y recibo "loca" como respuesta. Quiero llorar. Me subo al tren. Abro el diario online, desapareció Lola L C.. Aprovechan el poco espacio para apoyarse y no precisamente contra las paredes o barandas del interior del tren. Miro al borracho mirarle las tetas a una mujer en vez de los ojos marrones, quiero vomitar. Camino por el subte, los policias fichan mas cuerpos que delincuentes. Abro facebook, encontraron el cuerpo de Melina R. Camino por Lavalle, me ofrecen comida a cambio de sexo.... Llego a casa, duermo. Me despierta la desesperación de un secuestro virtual. Mi familia conmociona y siente el miedo de perderme en un segundo. Pero yo estoy aca, mientras a Wanda T. la prende fuego el novio.... Salgo por la noche, no me tocó viajar con el taxista que viola y se fuga, festejo esta suerte, miserable. Camino en pollera que no me llega a las rodillas y musculosa, pareciera que tengo un cartel con una invitación para recibir guarangadas, para ser disminuida, solo por dejar ver mis piernas. Quiero gritar. Un billete de 2pesos es menos manoseado que una mujer en un boliche, en el tren o en el subte en hora pico..... miro twitter devuelta, desapareció Daiana G yendo a buscar trabajo.... me vuelvo a despertar, camino, respondo para adentro que mi papá no es pastelero, que no se me cayó ningún papel y que no te quiero sentir ni el aliento, ni tu mano y tampoco escucharte. En el tren vuelvo a mirar las noticias, Chiara apareció enterrada, le doy refresh a la página, desapareció una arquitecta profesora de la UBA, le doy refresh devuelta, un asesino quedó libre...

Yo también salgo y uso taxi. Yo también me visto provocativa. Yo también busqué trabajo a las 4 de la tarde. Yo también tuve novio. Yo también me fui de vacaciones sin mi familia. Yo también tengo miedo. Mi pollerita, ni mi sonrisa, ni la hora del dia, ni lo insoportable que pueda llegar a ser, le da a nadie el derecho, ni el poder y menos que menos la invitación, a nadie, a recibir lo que recibo caminando en esta sociedad a diario. No busco halagos y menos guarangadas, no busco que me toquen y menos que me quieran violar, no busco, no quiero, no invito, a nadie a nada. Entonces por favor, no lo hagas..... y entonces pienso, necesitamos ayuda.

La arquitecta aparece con vida y festejamos, festejamos que no pasó nada. Festejamos la vida por el miedo y no la vida por vivirla.

Tengo 21 años, vivo en Buenos Aires. Hablemos de esto.
?#?NiUnaMenos?

La entrevista completa en: https://soundcloud.com/ba2punto0/aromo210515
Regresar