Viernes, 10 de Abril de 2020

De Narváez no se rinde y reflota su pedido de acuerdo opositor

"Si la oposición sigue dividida, el kirchnerismo gana las elecciones", disparó el diputado nacional y precandidato a Gobernador del massismo. Y dijo que eso cuenta con el aval de Sergio Massa, su postulante nacional.

18-05-2015



El precandidato a Gobernador bonaerense del Frente Renovador, Francisco De Narváez, volvió a mencionar la idea de conformar una interna opositora en el ámbito de la provincia para hacerle fuerza a un oficialismo que -estima- llega con mejores perspectivas camino a las primarias. Y eso no es menor porque Buenos Aires representa, en total, nada menos que el 38 por ciento del electorado nacional, una fortaleza del kirchnerismo mirando a los comicios de este año.

Días atrás, en sintonía con la movida de algunos dirigentes a nivel nacional, De Narváez proponía que "la gran PASO opositora" tuviera lugar en suelo provincial y convocaba a los demás partidos para competir.

Hasta ahora casi nadie recogió el guante en el lado opositor, pero el "Colorado" insiste sin pensarlo dos veces.

"Tenemos una obligación histórica. Tenemos que deponer las diferencias, que claramente tenemos, para presentarnos juntos a la sociedad. Y que luego la sociedad nos ordene en las primarias. Ahí le vamos a dar otro rumbo al país y vamos a poder formar un Gobierno de coalición", sostuvo el diputado nacional, en diálogo con Radio La Red.

"Todas las fuerzas políticas estamos ante una bisagra histórica", apuntó el empresario.

"O seguimos siendo gobernados por la familia Kirchner o vamos al camino de la unidad y el cambio", siguió este lunes.

Cabe señalar que en el PRO, por una serie de razones, hay reticencia a acordar con Sergio Massa e incorporarlo a la interna que planean Mauricio Macri con sus dos aliados, confirmados entre fines del año pasado y comienzos de este: la Unión Cívica Radical, que llevará como postulante a Ernesto Sanz, y la Coalición Cívica, cuya líder es Elisa Carrió y no descarta una candidatura. Por ahora, Sanz no terminó de definir si acepta esa proposición -en público, al menos, titubea entre una y otra chance-, mientras Macri y Carrió son reacios -aunque algunas líneas de segundo y tercer orden del PRO conversan con los massistas en el Conurbano bonaerense-.

"El PRO se equivocaría feo si continúa pensando que solo puede vencer al Frente para la Victoria", apuntó.

"Nadie se tiene que bajar. Todos tenemos que subir un escalón. El otro escalón es conversar, hacerlo públicamente. Hay que llamar de verdad a un proceso con todas las fuerzas políticas opositoras al kirchnerismo. El que no lo haga va a llevar la condena social de haber permitido que la familia Kirchner continúe en el poder", afirmó De Narváez.

Por ahora, ese potencial entendimiento opositor está verde. Eso sí, desde el Gobierno ya salieron a hablar del tema: esta mañana el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, ninguneó cualquier pacto en ciernes y dijo que no es una preocupación para los suyos. No obstante, casi todos los encuestadores advierten que sí sería un problema eso o que Massa desistiera de sus pretensiones presidenciales.
Regresar