Sábado, 8 de Mayo de 2021

Un (todavía) massista reconoce que "Scioli y Macri juegan en una escala superior"

Gustavo Posse, Intendente de San Isidro, pateó el tablero y dinamitó el Frente Renovador esta mañana: pidió que Sergio Massa vaya como candidato a Vicepresidente de Mauricio Macri porque "así no se le gana a Scioli", reconociendo que el Gobernador bonaerense viene mejor en las encuestas.

14-01-2015



El Intendente de San Isidro, casi con un pie afuera del Frente Renovador, expuso algunos de los descontentos dentro de esa fuerza y cuestionó la estrategia llevada adelante por Sergio Massa camino a las elecciones de este año. Sugestivo, el ex radical habló incluso de una fórmula conjunta entre este último y Mauricio Macri, sólo que con el Jefe de Gobierno porteño como el postulante presidencial y el tigrense un peldaño más abajo.

En ese sentido, el Jefe comunal y precandidato a Gobernador bonaerense colocó a Massa un escalón por debajo no sólo de Macri sino también del máximo favorito en las apuestas del Frente para la Victoria, que es Daniel Scioli.

Su razonamiento es que, efectivamente, el diputado nacional juega en una liga inferior a la que integran -en cambio- los otros dos retadores, es decir, el líder del PRO y el actual Mandatario de la provincia. "En una escala superior juega Scioli, que nos guste o no nos guste, es Gobernador hace ocho años. Macri también viene de una escala superior", apuntó en diálogo con Clarín.

"Tiene un lugar de largada nacional, porque la Ciudad de Buenos Aires es una Gobernación", apuntó.

Por eso, Gustavo Posse acotó que Massa "podría ir de Vice de Macri" en la contienda de agosto.

Pero el sanisidrense lanzó otros dardos a las filas que, técnicamente, integra en estos momentos -aunque no pocos dan por descontado que, en poco tiempo, oficializará su pase a las huestes de Macri y trabajará para su candidatura-. "No es que nosotros somos súper fuertes en la provincia. Con este club de precandidatos, con esta federación de candidatos, tenemos entre 18 y 20 puntos y a esta altura se suponía que seríamos entre 70 y 80 intendentes", indicó.

"Mi tesis es que, si no hay un acuerdo en la oposición, el Gobierno sale de un escalón superior. Hay que ser generosos y ofrecer un cambio después de décadas del mismo signo político", analizó Posse.

"Hay mucha gente de vacaciones y definiremos en febrero. Pero así no se le gana a Scioli", concluyó.

Los comentarios del alcalde de zona norte son una daga en el corazón del massismo. Un baldazo de agua fría que no sólo ilustra las dificultades de Massa para contener a su escuadra sino, en realidad, las limitaciones a la hora de pensar en los comicios: esto significa que no sólo pone a Macri en posición de superioridad, también reconoce implícitamente que Scioli, en estos momentos, tiene mayor imagen positiva e intención de votos en los sondeos, palabra prohibida en el Delta.

Cabe recordar que la semana arrancó con la noticia de que un fiscal federal, Jorge Di Lello, había comenzado a investigar supuestas irregularidades en el uso de los fondos enviados por el Gobierno nacional a la Municipalidad de San Isidro entre 2005 y 2007, más de 400 millones de pesos destinados a la urbanización de villas y asentamientos precarios. Una causa que, inicialmente, impulsó la suegra de Massa, Marcela Durrieu, concejala del municipio y anotada en la competencia local.

Posse reaccionó y ahora amaga con salir del espacio. Le estalla la interna a Massa.
Regresar