Viernes, 23 de Octubre de 2020

No es del FpV pero se baña de humildad: Posse también se baja

El Intendente de San Isidro, Gustavo Posse, anunció que no competirá por la Gobernación con boleta corta como había anticipado un mes atrás. Lo comunicó por Facebook. En enero había abandonado el Frente Renovador para recostarse sobre el PRO, pero nunca recibió el aval de Mauricio Macri.

15-05-2015



"Por la unidad de la oposición, dejo de lado mi candidatura a Gobernador de la provincia", anticipó el Intendente de San Isidro, Gustavo Posse, que estaba anotado desde el año pasado para competir por la sucesión provincial pero, finalmente, decidió no presentarse, argumentando que existe una posibilidad de que "el kirchnerismo gane en primera vuelta".

El jefe comunal apoyó la moción de Francisco De Narváez para conformar una "gran interna opositora" en la Provincia de Buenos Aires y hacerle frente a las filas del Frente para la Victoria, algo que suena inviable.

Cabe recordar que Posse era uno de los intendentes enlistados en el Frente Renovador de Sergio Massa hasta que, en enero de este año, pegó el portazo con duras críticas. Luego de eso, el sanisidrense trató de acercarse a Mauricio Macri y meterse en la interna del PRO -o sea, jugarle a María Eugenia Vidal desde adentro- pero no fue bien recibido.

Un mes atrás, sin más opción, anunciaba que iría por la Gobernación con boleta corta. Ahora rechaza eso y también sale de la contienda.

Lo publicó a través de una carta dada a conocer en Facebook:

POR LA UNIDAD DE LA OPOSICIÓN, DEJO DE LADO MI CANDIDATURA A GOBERNADOR

Desde hace más de un año recorro, como candidato a gobernador, la Provincia de Buenos Aires, un lugar que conozco porque nací, crecí y trabajé en él.

Durante este tiempo, visité cada localidad para conversar con los vecinos y contarles mi propuesta, con el fin de poner a la Provincia en la senda del desarrollo y convertirla en motor de la recuperación de la Argentina.

Siempre he trabajado para unir, bajo un acuerdo programático, a todos los sectores de la oposición. He insistido en que nos reunamos para garantizar no sólo una candidatura competitiva, sino la posibilidad cierta de fiscalización en un territorio tan vasto y complicado como la Provincia de Buenos Aires.

Pero pasa el tiempo y vemos que el oficialismo se fortalece, sus candidatos se definen, arman acuerdos y suman dirigentes. Mientras tanto, la oposición permanece desunida.

Por esa razón dejo de lado mi candidatura a gobernador, con el objetivo de no ser un obstáculo en el armado que llevan adelante el PRO, la UCR, la COALICIÓN CÍVICA, ESPACIO ABIERTO, partidos vecinalistas, independientes y otras fuerzas del campo democrático.

Quiero recordar la particularidad de esta Provincia: su peso electoral es determinante ya que sobre un padrón de 30 millones de votantes, tiene casi 12 millones de electores. Significa que si el oficialismo gana en la Provincia (y el gobernador puede ganar por un voto, ya que no hay ballotage), fortalece sus chances de triunfar en el país.

Y la experiencia indica que, para gobernar el país, hay que ganar la Provincia y los distritos del conurbano.

Creo que el momento requiere de grandeza. Sigo trabajando por una oposición unificada que sea una alternativa de gobierno.

Gustavo Posse
Regresar