Lunes, 30 de Noviembre de 2020

Los chicos que se van del hogar, problemática social en ascenso

Luana y Carlina, las dos menores que dejaron sus hogares por problemas familiares, ponen la temática en agenda. Los motivos, las responsabilidades de los adultos y qué hacer cuando un niño o adolescente desaparece, contado por un especialista, José Luis Chuquirona, del Programa de Articulación de Niños Extraviados dependiente del área de Derechos Humanos y Justicia.

05-05-2015



Los casos de Luana y Carlina pusieron sobre el tapete una problemática de índole social, que es tratada desde algunas dependencias del Estado nacional pero no cuenta, todavía, con el suficiente grado de visibilidad. Cabe recordar que Luana García, puntualmente, había desaparecido el día 22 de abril, cuando salió de su domicilio en Escobar y fue encontrada luego en Almirante Brown.

Lo de Carlina había trascendido una semana antes. La adolescente, en ese caso, quedó alojada en un hogar de tránsito luego de desaparecer, ser hallada en el hall de un departamento de Palermo -en la calle Godoy Cruz 2900, donde estaba junto a un joven mayor de edad- y manifestar que no tenía ganas de volver a su hogar: la joven relató que tenía una pésima relación con su madre adoptiva y que la mujer registraba denuncias por violencia familiar.

Lo cierto es que, en el ámbito nacional, existe el Programa de Articulación Institucional de Niños Extraviados, a su vez dependiente de la Secretaría de Derechos Humanos y el Ministerio de Justicia. Buenos Aires 2punto0 tuvo la chance de dialogar con uno de los responsables del área, José Luis Chuquirona, que aportó algunas precisiones sobre la dificultades relacionadas con casos como estos.

"Somos un programa de Nación, que hacemos un seguimiento a niños que, por motivos diversos, dejan su casa. Y haciendo estos seguimientos personalizados, ahí uno descubre por qué no quieren volver a sus casas. La mayor razón -y fue una de las razones de que se implementara este programa- es maltrato, en diferentes formas, y la otra es el abuso intrafamiliar", aseguró.

"Y lo otro es también cuando los padres no están de acuerdo con algún novio o novia o con la orientación sexual del menor", precisó.

"La idea es que nos encuadremos, y esto suena feo, porque suena muy rígido, dentro del marco de la ley de protección de los niños", continuó el funcionario.

"Es verdad que los chicos se van por voluntad propia. Después, cuando tenemos una charla con el niño o adolescente, uno ya descubre los motivos. Ahí debería haber un trabajo más integrado entre grupos de educación en las escuelas e instituciones de niñez", siguió Chuquirona, quien acotó que esa es la misión primordial de su dependencia y que la clave está en "lograr una articulación" entre los distintos niveles de Gobierno, de acuerdo a las particularidades de cada provincia -una cosa es en la Provincia de Buenos Aires y otra en diferentes rincones del país, la aproximación no es la misma-.

José Luis recomienda la línea telefónica 0800-122-2442 o 142 desde el celular. "Si un nene desaparece, no hay que esperar 48 horas. Se hace inmediatamente", subrayó.

"Si el nene no quiere regresar, no es el nene el que tiene el problema; es un problema de los padres. Los responsables, en este caso, son los adultos", reflexionó.

"Tenemos un grupo de adolescentes que se van y que hicieron de la calle un hábitat, cada caso es tan complejo que demanda un tipo de abordaje específico", destacó.

La entrevista completa en: https://soundcloud.com/ba2punto0/jlchukyruna050515
Regresar