Sábado, 31 de Julio de 2021

Talleres clandestinos: "Los centros de control de la Ciudad sabotean el control de Policía"

El inspector porteño Edgardo Castro reflotó sus críticas luego del caso conocido esta semana en Floresta, donde murieron dos nenes y el caso reavivó la temática. "Horacio Rodríguez Larreta no puede decir que ignora la brutal relación de explotación infrahumana que reciben muchos sectores de la población en esos talleres", manifestó, en mano a mano con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

29-04-2015



La muerte de dos niños en un taller clandestino de Floresta generó un fuerte trance para el Gobierno de la Capital Federal, por las críticas propinadas desde diversos sectores, entre ellos La Alameda y también el inspector porteño Edgardo Castro, que redobló sus críticas. Castro fue uno de los denunciantes por la masacre de Iron Mountain, donde murieron 9 bomberos y personal de Defensa Civil y quedó destapada una macabra trama institucional, y ahora amplía sus cuestionamientos tras el fallecimiento de las dos criaturas en el textil.

"Este mecanismo se aplica permanentemente. Este taller ya había sido denunciado. ¿Por qué seguía funcionando?", disparó.

"Este funcionamiento tiene muchos, muchos años que se viene denunciando. El tema está en que los centros de control del Gobierno de la ciudad hacen lo imposible por sabotear la actividad efectiva y el control de policía. Los inspectores no cobran, que hay algún que otro coimero, no queda duda. Pero los negocios se hacen de los funcionarios políticos para arriba", remarcó.

"Para que tengan una idea de lo perverso. Ayer Larreta fue confeso. Ellos sabían, por notificación de la Fiscalía, del presunto taller clandestino. Contestaron que no había inspecciones. Y a la vez, Larreta contestó ayer que no estaba habilitado. O sea, confesó que sabía que el taller estaba ahí y no intervino con su poder de Policía, más confeso que eso, imposible", siguió.

"No te olvides que (la esposa de Mauricio Macri, Juliana) Awada está asociada a estos talleres clandestinos. Hubo denuncias penales específicas, y todo un proceso penal muy importante, no sé en qué terminó, con una relación entre los talleres clandestinos y estas personas. Como hay un montón de talleres que trabajan para estas marcas y andá a saber si no pusieron 50.000 pesos en la cena de Macri, cuando vos les vas a tocar el timbre, te dicen "Flaco, yo puse plata en la campaña, tomátela"", explicó en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

"El Jefe de Gabinete no puede decir que ignora la brutal relación de explotación infrahumana que reciben muchos sectores de la población en esos talleres, no tiene ni una sola intención de tener un proyecto inspectivo para poder terminar con eso. En la organización ilegal del trabajo en negro hay dos o tres kapangas, que tienen cooperativas, cualquier tipo de organización para blanquear eso, y el Gobierno lo sabe. Y no lo toca", advirtió.

"Yo lo conozco bien, y lo he visto, un montón de casos. Y cómo después te paralizan las acciones que vos hacés, como el caso Iron Mountain, el caso más claro de corrupción de la ciudad", relacionó.

"Hubo sólo dos diputados que me dieron bola, Bodart y Vera. Los demás se hicieron los giles. Yo no escuché a ningún diputado de la oposición que hayan dicho una sola palabra sobre esta barbaridad, entonces te digo, hay una connivencia política que va mucho más allá del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires", afirmó y precisó que existen aproximadamente 2.500 talleres clandestinos de este estilo.

"Son la misma cosa, yo no defiendo a uno u otro", aclaró.

"Si a esta altura del partido, y con el nivel de gravedad que existe, en distintos episodios, ni siquiera se planteó la intervención del sector por parte de la Nación, ante semejante brutalidad, me parece que están mirando para otro lado", completó y agregó, sin pelos en la lengua, que con las causas "se limpian el culo; vos hacés una denuncia, llaman dos meses después y el fiscal pone lo que quiere".

La entrevista completa en: https://soundcloud.com/ba2punto0/ecastro290415
Regresar