Viernes, 14 de Mayo de 2021

Bojanic y un relato imperdible sobre los atentados a la Embajada de Israel, AMIA y la muerte de Nisman

El ingeniero Jorge Bojanic asegura que los atentados remontan a un negocio espurio de Israel, que vendía armas y donde Argentina aparecía como país intermediario, a través de familias locales con contacto israelí. El negocio, según Bojanic, era controlado por el Grupo Camilión durante la dictadura militar y el cambio de manos posterior habría desencadenado en una violenta cadena de atentados, entre los que el entrevistado incluye también el incendio en Kheyvis y la muerte de Menem junior. Del negocio de las armas y el narcotráfico a la figura de Alberto Nisman como conexión. Un relato que podría ser un guión taquillero, pero que según Bojanic, forma parte de la historia secreta de la Argentina. Una explicación imperdible en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

27-04-2015



El ingeniero naval Jorge Bojanic -que estuvo involucrado en el fallido proyecto de Papel Tucumán y viene de revelar los detalles sobre la muerte de Carlos Cañete en un atentado aéreo perpetrado durante 1981, en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio- dio una explicación inédita del atentado a la Embajada de Israel, la AMIA y el reciente caso Nisman, un giro de 180 grados respecto a todo lo escuchado hasta ahora.

Según Bojanic, los atentados a la Embajada y la mutual judía serían apenas dos en una seguidilla más larga que comenzó una década antes e involucraría una compleja trama vinculada con la venta ilegal de armas en el período de 1979 a 1990, durante la guerra entre Irán e Irak. Israel vendía armas a Irán y Argentina, en esas operaciones, aparecía como el país intermediario: esto era así porque, oficialmente, Israel no estaba habilitada a venderle directamente a Irán.

Para esa triangulación, el Gobierno dictatorial de Leopoldo Galtieri conforma la empresa Transportes Aéreos Rioplatenses (TAR), que controlaban Oscar Camilión -entonces ministro de Relaciones Exteriores- y Jorge Baeza -otro oscuro personaje vinculado con el Grupo Clarín- y que estuvieron, según la denuncia de Bojanic, detrás de la destrucción del proyecto Papel Tucumán y de la tragedia aérea que terminó con la vida de Cañete.

Camilión y Baeza, ya reciclados en épocas de democracia, fueron funcionarios de Carlos Menem, en el área de Defensa. Pero antes, a fines de 1983, el negocio de la venta ilegal de armas habría cambiado de manos y generado una sangrienta seguidilla de atentados y muertes que perduran en la retina de todos hasta la actualidad, siempre de acuerdo a las palabras de Jorge Bojanic.

"En Israel, dos de cada tres familias del pueblo israelí viven de la guerra y esa gente tiene parientes en Argentina. Y esto dio origen a negocios de familias; negocios tipo mafiosos. Se trata de tráfico de armas, tecnología militar, mercenarios, supervisaciones de ataques, venta de explosivos, etcétera. No tiene límite este negocio", arrancó.

"Y eso coincidió con el conflicto bélico entre Irán e Irak porque en esa guerra llevaba las de ganar Irak por los armamentos de Husein y, en cambio, Irán estaba con un Gobierno muy antinorteamericano y a su vez muy religioso, y entonces (Ronald) Reagan no quería que Irak tomara tanto poder y por lo tanto empezó a ayudar con el famoso programa Irán-Contra, mediante el cual se le vendían armas de tecnología norteamericana a Irán, pero Estados Unidos no se las podía vender y se lo hizo a través de Israel", detalló Bojanic.

Al tiempo que agregó: "En ese momento aparece Galtieri, que apoyaba a los contras de Nicaragua que luchaban con los sandinistas, mucho antes de ser Presidente. Este negocio necesitaba una tercera pata y se crea acá en Argentina la empresa TAR, Transportes Aéreos Rioplatenses, formada por Camilión, Baeza y toda su banda, de la que ya he hablado".

Y ahí explicó la operatoria. "Esta empresa TAR, ¿qué hacía? Recibía armas de Israel con certificado de destino de Argentina, lo importante acá es el certificado de destino argentino, vale mucho. Cada vuelo TAR tenía un valor a dólares de hoy de 70 millones, de armas vendidas por Israel a la Argentina entre comillas, en los papeles, pero que en realidad iban para Irán. Las armas nunca llegaban a la Argentina. Salían de algún vuelo de Israel, daban una vueltita por Medio Oriente y aterrizaban en Irán", profundizó.

"Todo iba bien hasta que las familias que están en Israel quieren cambiar de intermediario. No quieren más a Camilión y Baeza y su gente. Buscan familias argentinas que tengan afinidad con los militares, con el Gobierno de Alfonsín y después con el Gobierno de Menem. Ocurre también, por el otro lado, que sube el Gobierno de Menem y lo nombra a Camilión como ministro de Defensa y a Baeza como secretario de Defensa", especificó.

"Esto trae como consecuencia que se producen atentados, atentados por querer cambiar de socios. Cuando una sociedad quiere cambiar de socios, buscan cualquier pretexto. Pero esto tenía como contrapartida que se perdían millones de dólares y, por lo tanto, las venganzas eran terribles", narró el ingeniero, nuevamente en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

"Hay ocho atentados en total", precisó.

"El primer atentado es el avión de Papel de Tucumán, ya lo conocen, porque lo conté el otro día. El segundo se produce en julio del 81, es derribado el avión de TAR: se le hace el cambio tecnológico del curso de vuelo. Ahí el grupo perdió 70 millones de dólares. En esa época, un brigadier que se llamaba Rodolfo Echegoyen y tiene una muerte muy parecida a la de Nisman, cambiando el escenario del baño por otro escenario, pero es, más o menos, el mismo caso", contó.

"Después se produce el tercer atentado, que es el avión de Avianca, de 1985, donde para hacerle un favor a los carteles se hace una explosión y se habla de los Servicios de Inteligencia colombianos, que, en realidad, lo que hacían era recibir armas de Israel. Era para hacerle un favor a alguno de los jefes de los carteles", aseveró.

"Después se produce el cuarto. El cuarto es el avión de Eastern, una empresa norteamericana, que iba de Asunción a Miami, y cae dentro del territorio boliviano. Ahí viajaba el hombre más rico de Paraguay, que era el que pensaba en financiar a los muchachos con certificados de ventas de armas desde Paraguay, siempre en un conflicto entre la banda argentinas y las familias judías", continuó.

"Después las cosas pasan a mayores y se hace el atentado a la Embajada de Israel. Siempre la excusa es que ellos dicen que arreglaron el tema, pero nunca dicen nada. La embajada forman parte de las vendetas, cada viaje que se perdía era 70 millones de dólares que se perdían. Otro atentado fue el del boliche Kheyvis de Olivos, fue un atentado realizado por este grupo, ya lo de la Embajada había quedado chico, tenían que atacar a las familias", apuntó.

"Después se produce el atentado a la AMIA y el octavo atentado es la muerte de Menem junior", completó.

"La realidad es que el atentado de la AMIA formó parte de estas dos bandas, entre las familias de los vendedores de armas y el grupo de Camilión-Baeza", agregó.

"A partir de 1995, este grupo argentino ya no existía más y aparece un negocio que hacen tres familias, las de Israel y las de acá. Y aparece un nuevo negocio, que es drogas por armas. Se utilizan para el transporte, porque son en grandes cantidades, los barcos; todos los años son 180 cruceros que llegan a Buenos Aires. Es importante aclararlo: cada crucero llevan cinco elementos del Servicio Secreto de la Fuerza de Defensa de Israel, porque supuestamente son los que mejor saben controlar la salida de pasajeros, tienen buena fama en eso, pero la realidad ¿cuál es? Que cada barco carga y transporta droga", acotó.

"Las familias han trasladado el problema de Oriente Medio a la Argentina", resumió Bojanic.

"Acá viene el tema Nisman. Las familias necesitan tener manejado al fiscal del caso AMIA, por cuestiones de confidencialidad del negocio. Nadie tiene que saber que todos estos atentados fueron resultado de la compra-venta de armas. Entonces, lo mejor que pueden hacer es que hayan nombrado a un judío para eso, para ocultar el tema de los certificados. Por su influencia ante las autoridades portuarias, agencias marítimas, inmigración, el apoyo que le dio la SIDE es importantísimo", razonó.

"Fíjense que en las grabaciones que se dan a la luz, aparecen DElía y otros tipos, pero no aparecen siete años de grabaciones de las autoridades portuarias, de las agencias marítimas e inmigraciones realizadas por Nisman. Esta gente era el elemento necesario para que esta otra gente, que venía y descargaba cosas de los barcos, no fuera molestada. Me remito a las grabaciones, esto se debe haber pagado con muy buenos dólares, porque nadie hace esto por la patria ni por una buena pizza", sostuvo.

"Yo no lo puedo asegurar; simplemente quiero decir que esto, nadie lo hace gratis", recalcó.

"¿Qué pasó? Con la denuncia que hizo Nisman, el escándalo que armó, levantó el avispero. El tipo hacía su vida, trabajaba para el Gobierno, ganaba buena plata, estaba rodeado de bellas mujeres, pero al hacer esto, asustó a las familias. Porque les arruina el negocio. Y entonces, a Nisman lo liquidaron", afirmó.

"Es símil del caso Echegoyen. Y aparte, si yo le digo, que tiene en la Argentina más o menos mil hombres del Servicio Secreto de la Fuerza de Israel, que usted no sabe quiénes son, especializados en este tipo de cosas. No es que tienen uno o dos, tienen mil. Es un símil del caso Echegoyen. Lo "suicidaron" las familias, y esto forma parte de todas estas cosas para mantener en secreto el negocio", insistió.

"Ningún Gobierno argentino podrá dar explicaciones sobre algo que conoce bien a fondo el Gobierno de Israel. Ellos saben cómo funciona y cuando les sale mal un negocio, toman vendeta. Cada vez que usted vea el 18 de julio, en la calle Pasteur, que están ahí reclamando, el 98 por ciento tiene derecho a reclamar. Pero hay un pequeño grupo que sabe, que ellos conocen por qué se hacen estas cosas, y se callan la boca", remarcó.

"Y quisiera nombrar al señor Macri. Me gustaría que Macri contara la relación de sus dos Gobiernos con la AMIA y qué relación tiene la AMIA con las empresas de remolques y foto-multas de la Ciudad de Buenos Aires. ¿Por qué? Porque pertenecen a las familias. A las familias de la mafia esta que compra y vende drogas por armas. Yo le pregunto qué relación tiene la AMIA con las empresas que remolcan los autos", arremetió.

El audio de la entrevista completa en: https://soundcloud.com/ba2punto0/jbojanich270415

El caso de Papel Tucumán en: http://www.buenosaires2punto0.com.ar/noticia.php?ba=2015&n=1466|La-historia-oscura-y-las-muertes-detras-del-proyecto-de-Papel-Tucuman

Regresar