Lunes, 10 de Mayo de 2021

La Justicia frena el traspaso del hospital de Wilde a Provincia

El Juzgado 9 de Lomas de Zamora dio lugar a un recurso de amparo que impulsaron los trabajadores del centro de salud y dirigentes de Avellaneda. Había un acuerdo entre el municipio gobernado por Jorge Ferraresi y el Ministerio de Salud bonaerense, avalado por el HCD. Ahora, encuentra su primer escollo judicial.

12-01-2015



El juez de Garantías, Luis Silvio Carzoglio, hizo lugar a una medida cautelar que presentaron trabajadores del nosocomio, mayormente enrolados dentro del gremio CICOP, y el dirigente local Alberto Silva, conocido por su apoyo a la figura de Jesús Cariglino. El magistrado, del Juzgado 9 de Lomas de Zamora, ordenó la suspensión del convenio vigente entre la Municipalidad y el Ministerio de Salud bonaerense.

Ese acuerdo disponía el traspaso del hospital de Wilde, manejado por el distrito y con gastos anuales que ascienden a unos 50 millones de pesos, a la órbita de la provincia. Era una medida que impulsaba el Intendente de la comuna, Jorge Ferraresi, y para la que logró el acompañamiento de la Gobernación y -en particular- de la cartera sanitaria.

"Hay responsables que son los 17 concejales que votaron a favor dando los argumentos más inverosímiles. El Intendente se jactó de que la provincialización es un hecho y que no se podía hacer nada. Hoy vemos las barbaridades que han hecho, porque se han llevado por delante derechos", protestó Silva, mientras que el médico de terapia intensiva del hospital, Alejandro Nardelli, celebró el fallo judicial.

Datos del acuerdo

El acuerdo había sido convalidado por el Concejo Deliberante de Avellaneda en diciembre, la instancia formal que faltaba, por lo menos desde la comuna de zona sur.

Y el trámite no pasó sin escándalo por el recinto, especialmente debido a las fuertes críticas que esgrimía un sector importante de la oposición y la indefinición del resto. Antes de eso, en el mes de agosto, el HCD resolvió la creación de una Comisión Especial para investigar la posibilidad de transferir el control del establecimiento a la provincia, tema que causó una importante cuota de polémica.

Finalmente, el rol de la oposición fue fundamental a la hora contar votos dentro del cuerpo. Sobre todo porque el Frente para la Victoria, oficialismo local, no tiene mayoría ni quórum propios puertas adentro, es decir que dependía de las otras bancadas para sacar el expediente cuestionado por algunos, sin contar con el rechazo de casi todos los empleados y el sindicato del sector.

La aprobación, que tuvo lugar a comienzos de diciembre, puso en evidencia algunas de las grietas opositoras.

Sobresale el caso particular del massismo, dividido en varias corrientes internas. Los ediles liderados por Armando Bertolotto -hombre decididamente conciliador hacia la gestión de Ferraresi- votaron a favor, generando el repudio no sólo de la CICOP sino de los militantes referenciados en Baldomero Álvarez de Olivera, el ex Intendente del municipio y cuyos concejales optaron por la negativa en el Concejo Deliberante.

También sorprendió la actitud del radicalismo, que alternó entre el voto a favor y la abstención a pesar que -tiempo antes- habían manifestado su rechazo y hasta participado tanto de las marchas como abrazos simbólicos.

Agradecimiento: Política del Sur.
Regresar