Martes, 20 de Octubre de 2020

Posse los quiso sacar, pero los vecinos de Uspallata salieron ganando

La Legislatura bonaerense aprobó un proyecto que declara las viviendas de ese asentamiento, en la zona de Beccar (San Isidro), de utilidad pública y sujeto a expropiación. Los vecinos se quedan y pierde el Intendente, que había planteado otra salida: darles una compensación económica a cambio de que abandonen el pago chico. Nueva derrota para Gustavo Posse. Festejan por partes iguales el FpV y el massismo, de duro conflicto con el alcalde.

17-04-2015



La Cámara de Senadores bonaerense, en la última sesión, convirtió en ley el proyecto que declara los inmuebles de utilidad pública y sujeto a expropiación para ser adjudicados a sus actuales ocupantes en propiedad. Es la respuesta de la Legislatura provincial a la medida que impulsaba el Intendente de ese distrito, Gustavo Posse, como "solución" a las dificultades de las familias que habitan esa zona de Beccar, donde padecen todo tipo de necesidades en materia de servicios esenciales.

La idea de Posse, lejos de reacondicionar y urbanizar esa región, era muy distinta: otorgar una compensación económica para las familias que estuvieran dispuestas a abandonar esos terrenos y edificar en otra jurisdicción. Fue tema de debate por varios meses, derivó en un proyecto de ordenanza local, impulsado por la Municipalidad, pero quedó postergado por la resistencia de los propios vecinos, reacios a esa iniciativa.

Paralelamente, el bloque del Frente para la Victoria reaccionó en la Cámara Baja y avanzó con una propuesta alternativa, tendiente a la declaración de utilidad pública y expropiación ahora concretada. El texto lleva la firma de las diputadas María Fernanda Pan Rivas, Rocío Giaccone y Alicia Sánchez y obtuvo media sanción en diciembre del año pasado, durante el período de sesiones extraordinarias.

El proyecto de marras pasó todo el verano en el Senado hasta que, ayer, finalmente recibió la sanción definitiva.

En el medio, ciertamente, hubo un dato importante de remarcar: Posse rompió relaciones con el Frente Renovador, por sus diferencias con la familia de Sergio Massa, para emprender un viraje político -todavía no oficializado- a las filas del PRO. Y esa ruptura influyó en la decisión del massismo dentro de la Cámara Alta, que acompañó y, sumado a los votos del oficialismo, alcanzó para sacar la iniciativa.

El senador massista y cuñado de Massa, Sebastián Galmarini, fue uno de los más enfáticos. "Estoy muy contento por restituir un derecho a vecinos que merecen vivir dignamente", destacó.

"Ese barrio no sólo no es una villa miseria, son casas que con esta ley van a transformar definitivamente la fisonomía del barrio. Espero que todos juntos, concejales, legisladores e intendentes, y todos aquellos que cumplan con funciones de Gobierno, podamos trabajar para hacer una sociedad más inclusiva y que nuestros vecinos tengan vidas más dignas", apuntó Galmarini, horas después de la sesión.

Desde San Isidro, en tanto, esto significó un triunfo para la familia Cafiero, también enemistada con Posse y su sector desde hace décadas. "Esto es un logro de diversos actores; de los vecinos del barrio Uspallata, de los bloques oficialistas en la Legislatura provincial, de otras fuerzas políticas que apoyan la iniciativa; del Ejecutivo provincial, del Defensor del Pueblo y del bloque de concejales del Frente para la Victoria de San Isidro", manifestó el subsecretario de Gestión y Articulación Institucional bonaerense y precandidato a Intendente del sciolismo, Francisco Cafiero.

"Posse debe aceptar la ley", concluyó.
Regresar