Martes, 26 de Mayo de 2020

Randazzo, cada vez más solo en su guerra contra Scioli

Mientras el Gobernador estrechó lazos con uno de sus más acérrimos críticos hasta ahora, como era el caso de Julián Domínguez, tras un acto donde además estuvo Diego Bossio en la localidad de Tandil, Florencio Randazzo volvió a disparar. Sus balas, esta vez, no dieron en el blanco. El momento de armonía que disfruta Daniel Scioli con el kirchnerismo.

06-04-2015



"Sin dudas Scioli es parte del equipo de la Presidenta y vamos a trabajar juntos para darle la mejor propuesta a la Argentina y los mejores candidatos", remarcó el Presidente de la Cámara Baja nacional, Julián Domínguez, tras compartir un acto con otro candidato a Gobernador como Diego Bossio y el propio Daniel Scioli, en Tandil.

Esa fue una postal llamativa, no sólo porque mostró a dos postulantes unidos en la búsqueda de la Gobernación -abriendo rumores de fórmula conjunta, cuando faltan poco más de dos meses para el cierre de lista e inscripción de los candidatos en la Justicia Electoral- sino por las cosas que, en su momento, Domínguez dijo sobre Scioli.

A un lado las diferencias, el Mandatario de la provincia recibió el guiño de un hombre que, en los tres últimos años, había expuesto notables diferencias. Basta con recordar que la autoridad parlamentaria, ex ministro de Agricultura, llegó a decir "A los tibios los vomita Dios" en referencia a la actitud de Scioli, a veces poco confrontadora para el paladar negro oficialista, y mandó a colocar afiches callejeros con la consigna "No pasa naranja" a mediados del año pasado luego que la Selección Argentina eliminara a Holanda, identificada con el mismo color de campaña del sciolismo, en la Copa Mundial de Fútbol.

Y todo eso por no citar los encontronazos entre el ministro de Asuntos Agrarios sciolista, Alejandro Rodríguez, y los dirigentes más cercanos a la figura del propio Domínguez, como los hermanos Patricio y Andrea García, senador bonaerense y diputada nacional que cuestionaron la propuesta del funcionario provincial de bajar o eliminar las retenciones a determinados cultivos del sector agro.

Zanjadas esas diferencias, parece que arranca otra etapa. Etapa en la que hay un aparente momento de calma en la relación de Scioli con el núcleo duro del kirchnerismo, no sólo Domínguez: una de las últimas versiones indica que la cara más fuerte de calle 6 no tendría inconveniente en que el Gobierno nacional pusiera su candidato a Vicepresidente, que interpretarían, en ese caso, como un aval definitivo de la Casa Rosada y sello de pertenencia que algunos todavía ponen en duda.

Entre ese último grupo, ciertamente, cada vez aparece más solo el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, el otro postulante anotado para la interna del Frente para la Victoria y con aceptables mediciones en las encuestas más recientes. Este último fin de semana el funcionario salió a cargar contra el Gobernador bonaerense y sus comentarios no prendieron como en otras oportunidades.

"No noto diferencias entre Mauricio Macri, Sergio Massa y Daniel Scioli. Macri está en las antípodas de nuestro pensamiento pero no usa al Frente para la Victoria para posicionarse", lanzó el titular de la cartera política, en collage de lo que ha dicho en innumerable cantidad de veces, sólo que está vez no cala con la misma profanidad y hasta suena anticlimático.

El tema, no obstante, está lejos de haber quedado resuelto. Hasta junio habrá más tela para cortar.
Regresar