Viernes, 29 de Mayo de 2020

Que se rompa y que no se doble, la UCR ya está rota y se abre camino la dispersión rumbo a las PASO

El acuerdo Sanz-Macri dejó como resultado un radicalismo resquebrajado que sólo podrá salvarse por su raigambre federal, aunque existen analistas políticos y dirigentes partidarios que creen que se transformó en una federación de fuerzas provinciales, y hasta llegan a advertir que se le puso la lápida como partido nacional. La UCR aún tiene un cura en cada pueblo, esa característica básica y fundamental de una estructura centenaria que necesitaba como anclaje el jefe de Gobierno porteño para aspirar a realizar una buena elección presidencial y Ernesto Sanz quiso entregar ese patrimonio a la derecha pero los antimacristas dan y darán la pelea interna para desoír el acuerdo. La gran beneficiada de este entuerto será increíblemente Margarita Stolbizer (GEN).

06-04-2015



Por Pedro Noel Romero
Que se rompa pero que no se doble. En realidad, tras el acuerdo con Mauricio Macri aprobado por la última Convención Nacional partidaria de Gualeguaychú, Entre Ríos, donde ganó la posición del presidente de la UCR Nacional, Ernesto Sanz, el radicalismo está virtualmente roto y se abre camino la dispersión rumbo a las PASO de agosto.

Es que Gualeguaychú dejó como resultado un radicalismo resquebrajado en mil pedazos que sólo podrá salvarse por su raigambre federal, aunque hay analistas políticos como Ricardo Rouvier y dirigentes partidarios como Leopoldo Moreau que coinciden en asegurar que se transformó en una federación de fuerzas provinciales, y hasta llegan a advertir que se le puso la lápida como partido nacional.

La UCR aún tiene un cura en cada pueblo, esa característica básica y fundamental de una estructura centenaria que necesitaba como anclaje el jefe de Gobierno porteño para aspirar a realizar una buena elección presidencial. Ernesto Sanz quiso entregar a los curitas de cada pueblo a la derecha, pero los antimacristas dan y darán la pelea interna para desoír el resultado de la última Convención partidaria. La gran beneficiada de este entuerto será Margarita Stolbizer, titular del GEN.

El radicalismo pareciera no haber aprendido nunca las lecciones que le ha deparado la historia. En realidad, siempre ha sido presa de sus vaivenes; de hecho, ya desde su fundación en 1891 debió debatirse en fuertes debates y posiciones ideológicas enfrentadas, a tal punto que Leandro N. Alem dejó inmortalizada su máxima "que se rompa, pero que no se doble" y hubo de todo después, desde las diferencias conceptuales de Hipólito Yrigoyen y Marcelo T. de Alvear, pasando por la historia de fines de los años ?50 cuando hubo una UCRI (Unión Cívica Radical Intransigente) de Arturo Frondizi, escindida del Partido, y en los últimos años hay que reconocer que de las filas del centenario partido emergieron Ricardo López Murphy, Adolfo Sturzenegger, Elisa Carrió, Margarita Stolbizer y hasta Gustavo López, hoy subsecretario General de la Presidencia, en plena gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

De forma que no hay que sorprenderse que existan distintas líneas de pensamiento en la dirigencia que conduce los hilos del radicalismo. Pero el acuerdo impulsado por el presidente de la UCR Ernesto Sanz con Mauricio Macri superó todos los límites en cuanto a concesiones, porque en Gualeguaychú, en la última Convención, por primera vez en la rica historia partidaria no se discutió sobre políticas de Estado, rol del Partido, identidad radical y cómo construir una alternativa al kirchnerismo, sino que todo se redujo a votar si se cedía el curita que la UCR tiene en cada pueblo al PRO, que no cuenta con estructura nacional para ir solo a arrebatarle el poder al cristinismo.

La máxima de Leandro N. Alem se fundamentó en su testamento político: "¡Yo sostengo y sostendré siempre la política de los principios; caiga o no caiga; nunca transaré con el hecho; nunca transaré con la fuerza; nunca transaré con la inmoralidad; nunca transaré con los conculcadores de las instituciones y las libertades públicas! ¡Nunca esperaré el desenlace de ciertas situaciones para entrar en ellas; he de luchar siempre como fuerte y como bueno; sean cuales fueran los resultados, porque para mí la idea moral es la única que puede regenerar la sociedad!".

También Raúl Alfonsín dejó su legado. El Padre de la Democracia dijo el 7 de octubre de 1992 en Virasoro, Santa Fe: "Los radicales hemos cumplido nuestro deber a lo largo de la historia. El problema es cuando no sabemos cuál es nuestro deber, aquí se suele complicar un poco el radicalismo. El partido político tiene dos fines esenciales. Un fin esencial es buscar el poder, si no, no es partido político; el otro fin esencial es convencer a la sociedad de que sus ideas son las mejores, hacer docencia, convencer con sus ideas, sus convicciones, su doctrina, su filosofía. Expresarla permanente".

"Hubo aquí, han supuesto que estos dos fines fundamentales de cualquier partido político en el caso del radicalismo se hacían incompatibles, porque uno estaba en contra del otro; parecía que si nosotros decíamos nuestras cosas, nuestra ideología, nuestras ideas, nuestra doctrina, nuestras convicciones, estábamos alejando la posibilidad de alcanzar el poder, se perdían votos porque la sociedad ?decían? se había derechizado. Por ello se escondieron las convicciones. Nosotros venimos a afirmar que no creemos esto de que la sociedad se haya derechizado, la sociedad estuvo confundida pero cada vez está más clara. Pero, si se hubiera derechizado, lo que tiene que hacer la UCR es prepararse para perder elecciones, pero nunca para hacerse conservadora".

Retranscribimos la última parte de este valioso discurso del expresidente Alfonsín: "Nosotros venimos a afirmar que no creemos esto de que la sociedad se haya derechizado, la sociedad estuvo confundida pero cada vez está más clara. Pero, si se hubiera derechizado, lo que tiene que hacer la UCR es prepararse para perder elecciones pero nunca para hacerse conservadora".

Para confrontar con el acuerdo Sanz-Macri, el último lunes se realizó en Capital Federal una cumbre del sector antimacrista encabezada por Ángel Rozas, Julio Cobos, Gerardo Morales, Ricardo Alfonsín y Nito Artaza, además del formoseño senador nacional Luis Naidenoff; el tucumano José Cano; el santafesino Carlos Fascendini; el santacruceño Alfredo Martínez; el pampeano Francisco Torroba; la mendocina Laura Montero; el correntino Nito Artaza; el porteño Rafael Pascual, y los bonaerenses Miguel Bazze, César Martucci y Héctor ?Cachi? Gutiérrez.

Los citados dirigentes decidieron insistir ante el presidente del Partido en que se permitan acuerdos provinciales con otras fuerzas, reclama participar del diálogo y las negociaciones con el PRO, y una flexibilización de las alianzas provinciales para poder colgar las listas de Sergio Massa y Margarita Stolbizer.

En una nota que publicó Clarín ?insistimos, Clarín y no Página 12 o Tiempo Argentino o cable de la agencia de noticias Telam?, se remarcaron opiniones vertidas por los dirigentes antimacristas: "Sanz nos mintió y ahora nadie quiere ir colgado de su boleta en las PASO"; "un acuerdo amplio hubiera disimulado la derechización del partido"; "vamos a perder votos a manos de Margarita", y "con la atomización de la oposición, el kirchnerismo va a tener más diputados y Daniel Scioli puede llegar a ganar en primera vuelta".

Es evidente que si en el encuentro que los díscolos dirigentes radicales mantendrán con Ernesto Sanz no asoma un cambio de rumbo en las negociaciones con el PRO, la que se relamerá y celebrará será ni más ni menos que Stolbizer, líder del GEN. Las vueltas que tiene la historia, sobre todo con la buena de Margarita, quien alguna vez huyó despavorida del centenario partido cuando en una oficina tres dirigentes bonaerenses, con el guiño de Raúl Alfonsín, la bajaron como candidata a senadora por la provincia de Buenos Aires para ungir a Luis Brandoni?

Leopoldo Moreau estuvo la semana pasada en Córdoba, ciudad capital, donde expuso sobre "31 años de democracia en el pensamiento nacional", invitado por la Fundación de Graduados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), en el salón de actos de la Facultad de Ciencias Exactas, ocasión en la que dijo que el radicalismo está ?enajenando? el partido en esta provincia.

Consultado por la prensa, Moreau trazó una línea histórica iniciada por Raúl Alfonsín en 1983, "cuando se garantizó democracia para siempre y continuó desde el 2003 con Néstor Kirchner y Cristina Fernández, al asegurarse el concepto de Patria para todos".

El dirigente radical consideró que la Argentina vive un momento "crucial, ya que se están perfilando dos espacios bien diferenciados, uno que representa al pensamiento conservador, que seguramente será representado por Macri, y otro que se va a ir conformando a partir de las tradiciones políticas argentinas, que defiende la identidad nacional, popular, humanista, progresista y democrática".

Sobre la Convención Nacional del Partido Radical en Gualeguaychú, donde Ernesto Sanz impuso la alianza entre la UCR y el PRO, coincidió con la opinión de Ricardo Rouvier, que el radicalismo se transformó en una federación de fuerzas provinciales, diciendo que: "Es cierto, desgraciadamente se le puso la lápida como partido nacional", y agregó, "no sólo eso, lo más grave es que se ha intentado, lo digo porque no todo el radicalismo va a acatar esta decisión de poner a la UCR como furgón de cola de una restauración conservadora en la Argentina".

También, analizó que hoy la UCR "está cooptada por una dirigencia conservadora, que renunció a hacer política y se ata a la agenda que le marcan los medios hegemónicos", señalando a éste como el principal problema de identidad que vive el partido.

Cuando se compara aquella alianza UCR-FREPASO, con el acuerdo con Macri, la gran diferencia es que esa coalición se selló con partidos progresistas. Hoy una gran parte del radicalismo cree que regalarle el Partido a Mauricio Macri es estar de acuerdo con pagarle a los fondos buitre y con las ideas privatizadoras del PRO en temas tan sensibles como YPF ?fundada durante el gobierno de Hipólito Yrigoyen? o volver a las AFJP y volver a rifar Aerolíneas Argentinas. También, dejar de lado el Fútbol para Todos, para que los pobres que no tienen la señal codificada vuelvan a ver los partidos con la ñata pegada a los vidrios de los bares, ajenos al espectáculo mayor del deporte en la Argentina. Si habré puesto la ñata contra un vidrio cuando jugaban River-Boca durante 20 años?

Fuente: AN Digital, link http://www.andigital.com.ar/panorama-nacional/item/44374-que-se-rompa-y-que-no-se-doble-la-ucr-ya-esta-rota-y-se-abre-camino-la-dispersion-rumbo-a-las-paso
Regresar