Jueves, 23 de Enero de 2020

Escándalo en Bahía Blanca: El Intendente no pudo abrir las sesiones

Gustavo Bevilacqua comenzaba a pronunciar su discurso de apertura cuando los familiares de una adolescente fallecida en marzo del 2014, por la caída de un árbol, iniciaron la polémica. Los parientes de la joven Daiana Herlein acusan a la Municipalidad. Bevilacqua tuvo que irse.

02-04-2015


El Intendente de Bahía Blanca, Gustavo Bevilacqua, tuvo que suspender como su último discurso como tal para abrir el período de sesiones ordinarias en el Concejo Deliberante local, frente a los insultos que proferían los familiares de Daiana Herlein, que falleció aplastada por un árbol en marzo del año pasado, entre otras cosas por fallas de planificación del espacio verde.

El acto avanzaba normalmente y el titular del cuerpo, Santiago Mandolesi Burgos, había terminado con su propio discurso y cedió la palabra a Bevilacqua, cuando arrancaron los improperios.

El padre de la adolescente se levantó, tomó un altoparlante y comenzó a insultarlo.

"En estas condiciones no sigo", llegó a decir el Jefe comunal alineado con el massismo y salió de la sala, mientras el Presidente del HCD trataba de poner orden, pedía calma en vano, sin llegar a ningún puerto.

Es importante mencionar que el mismo caso de Herlein generó un duro conflicto a nivel local cuando el alcalde bahiense pidió licencia por 15 días para viajar a España y recoger un premio internacional que recibió por su gestión local, sobre todo en materia de transparencia. Por más de dos semanas, entonces, Bevilacqua tuvo que dejar el mando en manos de su segundo en la línea de sucesión, Ramiro Villalba, concejal del Frente para la Victoria.

Eso naturalmente generó una enorme rispidez, alimentada por el rumbo político de Bevilacqua en el último tiempo. Es que el Intendente accedió a ese cargo de manera interina en diciembre del 2011, luego que el ministro de la Producción bonaerense y electo por la población local, Cristian Breitenstein, pidiera licencia para reasumir como funcionario de la provincia.

Ni bien asumió en el distrito, apenas comenzaba el nuevo período, Bevilacqua empezó a distanciarse de Breitenstein y mostrar una postura fría, lejana a la figura de Daniel Scioli. El tema es que por su eterna cercanía a una figura de renombre en el plano bahiense, Dámaso Larraburu, él saltó a las huestes del Frente Renovador en agosto del 2014 y entró en conflicto con los ediles de su anterior espacio, el FpV, donde todos sus miembros trabajan para Scioli.

Ese era el caso de Villalba, que responde a Breitenstein junto a otros dos concejales y la máxima autoridad del concejo.

Lo cierto es que Villalba aprovechó su estadía en el municipio de la Sexta Sección Electoral para despedir a tres funcionarios de la comuna, a quienes responsabilizaba por la muerte de Herlein, meses antes. Estos eran el secretario privado del Intendente, el secretario de Obras y Servicios Públicos y el subsecretario de Obras Públicas que, eventualmente, fueron reincorporados por el mandamás cuando volvió de su paso por el viejo continente.

El tema quedó zanjado pero ahora vuelve a traer problemas cerca del Intendente, con escándalo incluido.


Regresar