Lunes, 6 de Diciembre de 2021

Los radicales que no quieren a Macri buscan aunar criterios

Los sectores que salieron dolidos de la última Convención Nacional, tras el acuerdo estratégico con el PRO, convocaron a una reunión especial para el día lunes en el Congreso. Gerardo Morales, José Cano, Luis Naidenof, Julio Cobos, Ricardo Alfonsín y Héctor Gutiérrez son algunos de los que estarán allí, para presionar a Ernesto Sanz.

28-03-2015


Dirigentes radicales que rechazan el acuerdo del partido con el PRO, y piden otro tipo de aliados a nivel provincial, protagonizarán un encuentro especial en el Congreso este lunes, bajo una serie de premisas, entre ellas presionar para que el titular del Comité Nacional, Ernesto Sanz, defina la política de alianzas en las diversas jurisdicciones del país.

Así como la Unión Cívica Radical tiene acuerdos estratégicos en marcha, junto a los hombres del macrismo, como pasa en Córdoba o especialmente Mendoza, las necesidades son distintas en otros rincones del país.

Hay casos como Gerardo Morales en Jujuy, que buscará el sillón de mando y desbancar de la Gobernación a Eduardo Fellner, identificado con el Frente para la Victoria y Presidente del Partido Justicialista. Ahí el senador nacional exige que Sergio Massa sea incorporado a las alianzas de la fuerza, entendiendo que aportará una base de votos peronista que Mauricio Macri, por su parte, no proporciona.

Es también el caso de José Cano en Tucumán, que arrastra con el mismo problema en su carrera a la competencia con los Alperovich, o Luis Naidenof, cuyo objetivo es imponerse sobre Gildo Insfrán en Formosa.

Los tres legisladores (Morales, Cano y Naidenof) no estarán solos en la cumbre el 30 de este mes, también participará el ex Vicepresidente y ex precandidato presidencial, Julio Cobos, otro que no era partidario de estrechar lazos con el Jefe de Gobierno porteño, o el actual titular del radicalismo bonaerense, Ricardo Alfonsín, díscolo del flamante armado.

Por ese mismo sendero camina también Héctor Gutiérrez, ex Intendente de Pergamino y diputado nacional. "Lo cierto es que un debate de 12 horas y la disciplina de un partido nos compromete a quienes integramos los sectores del partido que perdieron en la Convención Nacional. Nosotros vamos a respetar las decisiones partidarias pero obviamente hacemos nuestras reservas", explicó.

"No vemos un campaña presidencial que el radicalismo esté impulsando, ni tampoco el mismo candidato", agregó.

"Somos muy críticos porque vemos que no hay un programa", insistió el hombre que algunos proponen como candidato a Gobernador bonaerense.

Cabe señalar que días atrás Sanz adelantó que contemplará aquellos territorios donde, por diversas cuestiones coyunturales, exista la necesidad de ensanchar los horizontes del pacto UCR-PRO.

El momento del mendocino no es ideal puertas adentro, presionado por una cantidad importante de sectores con representación en el centenario espacio. Si bien reunió los votos suficiente para lograr que la Convención apoyara su idea, también hay factores adversos: su postulación personal, para competir con Macri en las primarias, no termina de despegar y aparece lejos en los sondeos, además de los cortocircuitos que surgieron por el tipo de acuerdo sellado con el PRO -Macri habló de un "acuerdo electoral", en contraposición con el "acuerdo de Gobierno" que bregaba Sanz-.


Regresar