Viernes, 23 de Octubre de 2020

El pasado y el presente se cruzaron en el ex astillero de Tigre

Ex empleados, familiares y distintas agrupaciones cantaron presente en el predio La Anguilera del lugar, donde se reunían los trabajadores para bregar por sus reivindicaciones e irrumpieron los militares perpetrado el último golpe militar, en marzo de 1976. "Fuimos llegando hasta el lugar, no teníamos palabras", comentó Graciela Villalba, de la Comisión Provincial por la Memoria Zona Norte.

26-03-2015



El sábado por la tarde, ex trabajadores del lugar, familiares y militantes de distintas agrupaciones sociales, organizadas por la Comisión Provincial por la Memoria Zona Norte, fueron protagonistas de un suceso histórico para la lucha del sector: ingresaron a los predios del ex astillero Astarsa, particularmente a la parte conocida como La Anguilera, donde los obreros construían los buques de mar y -especialmente- usaban como espacio de reunión para su accionar sindical.

La jornada tuvo lugar luego que el año pasado, por un decreto presidencial, el sitio fuera declarado como "lugar histórico nacional" por los antecedentes que tiene, ligados no sólo a las reivindicaciones laborales sino, en general, a la arremetida de la última dictadura militar, que irrumpió el 24 de marzo de 1976 y secuestró a varios de los trabajadores con listas aportadas por los dueños.

Esto fue posible, en tanto, porque los propietarios de las hectáreas donde avanza la construcción de un megaemprendimiento conocido como Venice autorizaron el ingreso de la caravana. Un dato curioso si los hay: el hecho de que avance un complejo como ese genera dudas hasta en los presentes, aunque también destacan la decisión de permitir su incursión, producto de una reunión celebrada tiempo atrás.

No son las únicas gestiones en danza. El sector, conducido por la CPM, también pide un camino de acceso, aun con el barrio privado en marcha.

Algunas de estas cosas, para el caso, fueron explicadas por Graciela Villalba, referente de la comisión en zona norte y luchadora histórica de los derechos humanos. "Estuvimos en la zona de Tigre, fue un referente en la lucha de los trabajadores. El 24 de marzo de 1976, los compañeros llegaron y se encontraron con que la fábrica estaba tomada por los militares", narró.

"Empezaron a levantar gente de la fábrica, estaban con una lista que habían entregado los empresarios", agregó la mujer en diálogo con Buenos Aires 2punto0 Formato Radio.

"Estamos viendo qué pasa ahora, queremos también juzgar a los civiles", explicó luego de acotar que, en más de tres décadas desde la vuelta de la democracia, hay un solo condenado por los crímenes de lesa humanidad, mientras que otras personalidades, algunas con rangos jerárquicos más bajos, nunca fueron sometidos a la Justicia.

También mencionó que en el espacio -conocido por todos como La Anguilera- "se comenzaba y terminaba de armar los barcos, buques de mar, buques grandes; allí se armaba, pero era un lugar emblemático, porque ahí empezaron las primeras reuniones". Y reclaman la conservación del lugar y poner "escuelas de arte y oficio, bibliotecas" para mantener viva la memoria.

Y relató la experiencia de volver, también desde el punto de vista personal, a un sitio tan importante como ese. "Quisimos llegar hasta La Anguilera. Entramos, fuimos llegando hasta el lugar, no teníamos palabras", reveló.

"Va a quedar emplazado detrás de lo que va a ser Venice. Reclamábamos el lugar que ya nos dieron, lo que marca la ley, un camino de acceso. Veremos por dónde se hace", concluyó, no sin antes advertir que "fue todo muy rápido" y especificar que "el juicio es lo más importante".

Audio con la entrevista completa: https://soundcloud.com/ba2punto0/gvillalba260315
Regresar