Martes, 20 de Octubre de 2020

Massa habla de "tres fórmulas como máximo" para la Gobernación

En uno de los tantos problemas de armado que arrastra, como es la cantidad de potenciales candidatos a la Gobernación, el líder del Frente Renovador puso un poco de orden. Por otra parte, minimiza la salida de dirigentes que, junto con la caída en los sondeos, lesionan sus posibilidades.

26-03-2015


El diputado nacional, y precandidato presidencial, salió a poner un poco orden en medio de la dura interna que vive su espacio por la cantidad de candidatos que aparecen anotados camino a la Gobernación, un puesto que es ciertamente codiciado y anida los sueños de varios dirigentes. "Como máximo, habrá tres fórmulas", confirmó en las últimas horas.

Eso último no es decir demasiado, más considerando que de los cinco originales sólo quedarían cuatro postulantes.

En efecto, los candidatos serían Darío Giustozzi, ex Intendente de Almirante Brown, diputado nacional y jefe del bloque en la Cámara Baja, además de ser el primer en lanzarse; Felipe Solá, actual diputado nacional y ex Gobernador de la provincia, acaso su principal carta de presentación; Francisco De Narváez, diputado nacional y de reciente incorporación a las filas del Frente Renovador; y Mónica López, diputada provincial y ex candidata a Vicegobernadora del citado De Narváez.

Hasta ahora, había un quinto aspirante que, hace rato ya, optó por bajarse y recluirse en su pago chico. Es nada menos que Jesús Cariglino, Intendente de Malvinas Argentinas.

El cacique de la Primera Sección Electoral cobró notoriedad cuando, en febrero de este año, pegó el faltazo a una reunión organizada por el propio Sergio Massa en Junín para ordenar a la tropa. Allí estuvieron todos los anteriores pero él no fue de la partida, presagiando que no sólo bajaría su candidatura sino, en realidad, que había importantes diferencias con el tigrense.

El futuro de Cariglino es materia de análisis pero algunos dan por descontado que abandonará el massismo en poco tiempo para volver a confluir con el PRO, en un acercamiento que insinuó entre fines del 2011 y 2012. Detrás de él iría también su eterno lacayo y socio personal, el Intendente de Hurlingham, Luis Acuña, de similar derrotero.

Cabe recordar que, semanas atrás, Massa también había perdido a otro de sus potenciales retadores provinciales: el Jefe comunal de San Isidro, Gustavo Posse, hombre que ahora trabaja para el armado en ciernes entre el macrismo y la Unión Cívica Radical, su partido histórico, un pacto sellado luego de la última Convención Nacional de este mes, en Gualeguaychú.

El ex Intendente de Tigre, por otra parte, trató de minimizar las fugas sufridas en los últimos tiempos, aludiendo que los dirigentes "son importantes, pero secundarios". Sin embargo, para un hombre tan pendiente del terreno de la imagen y las mediciones, el dato más alarmante pasa por los desfavorables sondeos donde -en el último mes- su intención de voto cayó no menos de 10 puntos y bajó al tercer lugar de las preferencias, detrás de Daniel Scioli y Mauricio Macri.

"Abrimos los brazos a todos, pero no hay que volver a las alianzas que en 2001 provocaron dolor", argumentó el propio Massa, con misil para el acuerdo UCR-PRO.


Regresar