Lunes, 24 de Septiembre de 2018

A correr que se acaba el mundo

El libro de Osvaldo Marzullo fue declarado "de interes para la salud, el deporte y la comunicación social", por la legislatura porteña.

07-08-2015


La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires resolvió por unanimidad declarar de "interés para la comunicación social, la salud y el deporte" al libro "A correr que se acaba el mundo", una obra escrita por el periodista y corredor aficionado Osvaldo Marzullo que refleja los beneficios derivados del running, la práctica deportiva de mayor crecimiento en la Argentina durante la última década.

La resolución, que lleva el número 0054/15, había sido aprobada previamente por las comisiones de Deportes, Salud y Comunicación Social de la Legislatura en base a un proyecto presentado por los diputados Cristina García y Roberto Quattromano.

El proyecto destacó que el libro apunta eficazmente a entusiasmar e impulsar a los lectores a "emprender las diferentes metas y desafíos que propone el running, no solamente vinculados al mejoramiento de la forma física sino al estado psíquico y anímico".

"A correr que se acaba el mundo", publicado por la editorial Aguilar a fines de 2014, está a punto de agotar su primera edición y refleja las sensaciones y beneficios que genera salir a correr, una práctica simple y económica que reúne en todo el mundo millones de adeptos y que en la Argentina experimentó un notorio crecimiento en los últimos diez años.

De 272 páginas y con una llamativa portada, el trabajo, que recientemente fue recibido en mano con gran interés por su Santidad, el papa Francisco, subraya que desde que el mundo es mundo, correr es sinónimo de libertad, de energía, de movimiento, y deja en claro que se trata de un ejercicio físico que fortalece el cuerpo, la mente y el espíritu en idénticas proporciones.

No se trata de un manual deportivo ni una guía de entrenamientos. Tampoco es un compendio de consejos para iniciarse en la práctica del running o un libro que revela los secretos para convertirse en un maratonista experto. Aunque algo hay de todo eso.


"A correr que se acaba el mundo" habla de desafíos por asumir y experiencias por asimilar, y ayuda a descubrir esa fuente de energía para el alma que es el running.

Dividido en 21 km (capítulos), como una media maratón, con una entrada en calor (prólogo) y una relajación final (epílogo), "A correr que se acaba el mundo" en definitiva repasa sentimientos y vibraciones comunes a todos los seres humanos, sean o no corredores, como los deseos de superación, la importancia de los afectos, el paso del tiempo, los miedos, los éxitos, los fracasos, y la actitud ante la vida.

Desde su óptica de corredor aficionado, el autor resalta valores como la solidaridad, la alegría y la energía positiva que distinguen al running, una práctica deportiva que solo en Buenos Aires y sus alrededores se estima que tiene más de medio millón de adeptos regulares y mueve miles de personas todos los fines de semana en las distintas carreras de calle.

"Correr es una práctica simple y ecónomica: no requiere pagar un club o un gimnasio, y no se necesita de una cancha o equipamiento especial. Se puede andar por cualquier calle o parque y sólo se precisa tener un par de zapatillas", destaca Osvaldo Marzullo, para quien "el fenómeno del running tiene que ver con un redescubrimiento de la vida sana como arma para combatir el estrés de la vida moderna y sentirse mejor".


Ficha:
Editorial Aguilar
Diseño de tapa: Eduardo Ruiz
Foto del autor: Gabriel Rocca
Formato: 15 x 24 - 272 páginas

Web: www.acorrerqueseacabaelmundo.com
Facebook: https://www.facebook.com/ACorrerQueSeAcabaElMundo

Regresar