Domingo, 15 de Diciembre de 2019

"Es la hora de los consensos y de gobernar para todos"

El titular del PJ de Morón, una de las patas fundamentales de la unidad del frente de Todos en el distrito, hace un balance pos electoral y de cara a la gestión que se avecina. Apuesta al consenso dentro y fuera del espacio, a las políticas públicas que trasciendan los períodos de uno u otro intendente y a la humildad de "entender que el triunfo es del pueblo".

15-11-2019



Jorge D Andrea no es sólo el presidente del PJ de Morón, sino también una de los principales armadores de la unidad que logró el Frente de Todos en el distrito. Con un trabajo silencioso, comenzó "juntando fichas" primero dentro del peronismo al que representa, consolidando una unidad que pocos creían posible por la historia de fraccionamiento que arrastra el PJ moronense, y terminó incluso aportando una pata fundamental al frente electoral que llevó como candidato de esa unidad a Luchas Ghi.
Recuperar Morón para el peronismo tenía doble significancia. Había sido derrotado en 2015 por Ramiro Tagliaferro, el por entonces marido de María Eugenia Vidal y a pesar de la diferencia que ya se vislumbraba a nivel nacional en favor de Alberto Fernández, hasta último momento el vidalismo confiaba en retener Morón y utilizarlo como meridiano cero y el lugar desde donde podía salir el armado del pos macrismo. No era cualquier distrito y Tagliaferro jugó fuertemente sus fichas para lograr el milagro que no se le dio, porque del otro lado estaba por primera vez en muchos años, un frente unido que representaba a todos los sectores del campo Nacional y Popular. Nuevo Encuentro, el PJ y el Frente Renovador pudieron limar asperezas para que Ghi regrese a la intendencia el próximo 10 de diciembre y nada de eso hubiera sido posible sin una tarea de consenso.

Pero lo que viene no va a ser sencillo. Traspasado lo electoral, ya se piensa en la gestión y la herencia a recibir no es buena. "Estamos en una etapa preocupante porque si bien hemos ganado la elección, ahora queda esta transición que se está llevando adelante en Nación, Provincia y el distrito y hay que ver en qué condiciones económicas queda cada área", sostiene D Andrea, y explica: "En Morón sabemos que hay un déficit muy grande , nos dejan un Hospital absolutamente sin recursos, sin insumos y que incluso tuvimos que mediar con el secretario Gremial del PJ, Luis Duré, para que la gente pudiera cobrar las horas extras que ya habían trabajado. Lo mismo para los docentes que estuvimos conversando con la gente de SUTEBA para ver cómo poder colaborar con el reclamo de la falta de pago correspondiente".

Si bien el PJ no participa formalmente de la transición entre los equipos técnicos del intendente electo y los funcionarios del saliente, el titular del partido sostiene que esperan "tener una reunión con Lucas Ghi, como Partido Justicialista, para ver en qué podemos aportar, como hemos aportado a esta gran unidad, y ver cuál va a ser el proyecto que quiere Lucas llevar adelante".

En ese marco, afirma: "Todos me preguntan "qué va a negociar el PJ" y mi respuesta es que a mí me interesa hablar de política; hoy estamos preocupados por la gente que no tiene trabajo; por los comerciantes, por las PyMEs. Creo que tenemos una enorme responsabilidad política que necesita de mucho consenso".

D Andrea considera que "en la transición es muy importante comentar todo. El pueblo necesita saber de qué se trata; con qué recursos se va a poder contar en la próxima gestión; cuáles son los pasivos, por eso hemos comenzado con Luis Duré una tarea que es sumamente importante para la política; estamos convencidos de que la grieta no se va a subsanar con pico y pala. A esto hay que ponerle un sello y tenemos que empezar a trabajar con la mirada puesta en políticas públicas de corto, mediano y largo plazo y para eso se necesita garantizar el consenso no sólo de quienes somos parte del frente de Todos sino también con los concejales de la oposición".

"Por eso, desde hace unos días nos propusimos llevar a la práctica esto y ya nos reunimos con tres concejales de Cambiemos, Natalin Faravelli, Alejandra Liquitay y Juan Nardo, y logramos tener una reunión muy productiva, porque empezamos a discutir lo que no se discute hasta ahora, que son las políticas públicas. Ellos nos dejan ahora por ejemplo un hospital diezmado, y nos vamos a tener que hacer cargo de eso el 10 de diciembre. No le podemos decir al vecino que se va a atender "no tenemos insumos", nuestra gente necesita soluciones. Por eso empezamos a charlar y anticiparnos a lo que se viene, como lo hicimos cuando nos anticipamos y fuimos gestores de esta unidad electoral", relata.

Sin embargo, no todo fue un lecho de rosas. El armado tuvo sus espinas y aun las tiene a la hora de las acusaciones cruzadas y el propio D Andrea lo reconoce: "Sí, he pagado costos por eso también. En su momento me acusaban de ser de tal o cual sector, pero esas son discusiones chiquitas; nosotros hemos juntado a todos porque estábamos convencidos que de la única manera que se lograra un triunfo era si todos éramos parte de un gran proyecto. Hoy, mirando lo que viene, estamos convencidos que lo que se necesita es consenso y planificar políticas públicas duraderas, no pendulares".

Y sintetiza: "Tenemos una responsabilidad cívica también como Partido Justicialista y lo mismo le pedí a los concejales de Cambiemos, para que acompañen las políticas que se necesitan para mejorarle la calidad de vida a la gente. Ese es nuestro compromiso".

Desde lo político, aventura: "A Tagliaferro no lo vemos con aspiraciones de ponerse como jefe de la oposición, lo vemos más bien apurado para irse el 10 de diciembre y con una actitud que no demuestra ninguna preocupación por hacerse responsable de lo que deja. No es la actitud que uno imagina de un conductor político. En ese sentido, hemos encontrado mejor predisposición en los concejales de su bloque y por eso nos hemos reunido con ellos y lo comentamos porque no es algo que deba esconderse ni hacerse a espaldas del pueblo, sino por el contrario, es parte de la transición responsable que debe encararse antes del 10 de diciembre".

En cuanto al proyecto que espera que encare la próxima gestión, D Andrea no duda en señalar que "Morón necesita ser reactivado".
"Hay que juntarse con las Cámaras de Comercio, con las PyMEs, y también atender de manera urgente, necesidades básicas como gente que está en situación de falta de comida. Eso no puede esperar. Pero si no pensamos en el desarrollo, no sirve".

Y la herencia no será sencilla. "Todo queda diezmado. Ahora se termina el ciclo lectivo, pero en 90 días comienza el próximo y hay escuelas que necesitan ser atendidas con urgencia, porque están muy deterioradas y padecieron 4 años de falta de recursos. Por eso digo que es tan importante discutir políticas públicas. El vecino después sabe quién es su Intendente, quién es su concejal y que hizo cada uno, pero lo que no podemos abandonar nunca es la tarea de planificar políticas públicas que trasciendan gestiones", analiza el titular del PJ.

Para D Andrea, "la falta de debate nos llevó a esto. Incluso nuestro propio espacio debe acostumbrarse a que no hay un "yo", sino que somos "TODOS (nosotros)" y esto a veces cuesta porque hay egocentrismos y chocan cuando cada uno cree que es dueño del triunfo. El triunfo fue del pueblo, de la democracia que nos permitió salir por ese camino y no terminar viviendo la situación de Chile con un pueblo que hoy reclama en la calle o un Golpe como el que hicieron contra Evo Morales en Bolivia. Afortunadamente nosotros los argentinos no lo hemos pasado, pero porque tenemos organizaciones políticas, sociales y gremiales que hicieron una gran contención como para que el desmanejo político y económico de Macri no nos llevara a esas instancias. Hoy, después de un triunfo, hay que gobernar, necesitamos de consensos y hay gente de la oposición que está dispuesta a aportar sanamente en el debate de políticas públicas, más allá de sus orígenes partidarios y sin que ningún sector pierda su identidad".

En materia de salud, el sector gremial del que proviene el dirigente, queda mucho recorrido por desandar, atendiendo en especial lo que se deshizo en la gestión macrista.
"Se necesita mirar fuera de los límites del distrito también. El Hospital Posadas hoy atiende desde la más alta complejidad hasta el caso más pequeño que podía ser resuelto en una sala periférica. Es necesario reordenar los recursos para optimizar la atención. Debería, por ejemplo, convertirse en un hospital de mediana y alta complejidad, como el Hospital El Cruce, de Florencio Varela, al que se llega con derivación de los centros de salud de la región. Pero para eso hay que pensar y planificar un proyecto integral de salud que regionalice y articule entre distritos, provincia y nación", propone.

Para D Andrea, "lo que ha sucedido en estos últimos años es lamentable. Hoy tenemos viejas enfermedades que se creían erradicadas porque no compraron vacunas, por ejemplo. No les interesa la salud pública; desconocen el sistema. Hoy está quebrada la salud privada y los trabajadores que se quedaron sin sus empleos y por ende, sin obra social, son personas que se han volcado a la salud pública y hoy entran a hospitales que no tienen insumos".

"Hay distritos que apostaron a mejorar la salud, como el caso de Hurlingham que hasta incluyó un resonador y la atención para los adultos mayores, pero la gestión de Cambiemos se ha olvidado de todos; hasta de los remedios de los viejos. Que un abuelo consuma 2 de 4 medicamentos que debía consumir, deteriora mucho su salud y luego llegan al hospital más enfermos de lo que estaban y hasta deshidratados y con falta de alimentación adecuada. Hay que devolverles calidad de vida", dice con tristeza e indignación.

Lo que plantea en materia de salud tiene lógica. Regionalizar permite optimizar los recursos, que hoy son escasos, para mejorar las prestaciones, pensando en poner en valor la atención primaria y darle calidad a la mediana y alta complejidad que podría centralizarse, en el caso de la zona oeste, en el Posadas.

En el plano local, D Andrea encuentra pocas cosas rescatables, "casi nada" de la gestión que se va. "Por ejemplo, me hubiera gustado que volcaran los recursos de mejor manera. El Metrobús podría haberse hecho desde Morón Sur al Norte, por ejemplo. En el sur está la mayor cantidad de población, la que más necesita que el transporte público sea ágil y lo acerque hasta la estación de tren, y no donde se hizo. Todo fue a las apuradas y de mala calidad, como la obra del bacheo. Se cayó el velo de la mentira. Llegaron con una campaña plagada de mentiras y se van con una gestión de mentira", sostiene.

"Hoy hay que reconstruir el país. Me gustaría estar en la Argentina de 2015, pero nos dejan en la de 2001. Lamentablemente esa es la realidad que nos va a tocar y tendremos que ser gestores de esta gran responsabilidad, volviendo a poner en marcha el engranaje productivo. Morón no es ajeno a esto. El distrito tiene parado al menos el 60% de su industria, por eso digo que necesitamos de muchas políticas públicas, muchas ganas de trabajar y mucho consenso", analiza.

De lo que no duda es el aprendizaje que se hizo acerca de la unidad. "La primera que marcó un gesto trascendental fue Cristina. No existe en el mundo alguien que haya tenido la grandeza que tuvo ella. Tuvo la visión política de ofrecerle a Alberto que encabece la fórmula y puso ella misma el cuerpo para que esa unidad sea posible. Necesitamos despojarnos de algunos egocentrismos y entender que se precisa de todos. Los errores de la dirigencia no los pagan los dirigentes, sino que los paga el pueblo y ya ha pagado demasiadas consecuencias. Hoy necesitamos humildad, trabajo y aprender a escuchar a nuestra gente.

Regresar